Política Chile

SECUNDARIES

NO + PSU: CRUCH acusa a estudiantes movilizados de “ponerse del lado de los privilegios”

Durante la noche de ayer y la mañana de hoy son más de 30 los establecimientos educativos en los que ha habido diversas manifestaciones y tomas, en rechazo a la rendición de la prueba de selección universitaria.

Nancy López

Estudiante de Educación Básica en U de Chile

Lunes 6 de enero | 12:18

Ante las decenas de manifestaciones que se han desarrollado en distintas sedes de rendición PSU, el Consejo de Rectores a través de Ennio Vivaldi, Rector de la Universidad de Chile y su vicepresidente Aldo Valle, Rector de la Universidad de Valparaíso, realizaron una conferencia de prensa para dar cuenta de aquella situación.

Detrás de un discurso de “defensa del derecho de las y los estudiantes de rendir la PSU”, buscan deslegitimar la movilización de sectores de secundarios que se manifestaron rechazando la prueba.

En realidad, aquel cuestionamiento a la prueba de selección universitaria existe desde hace años en sectores estudiantiles. Hoy somos miles de estudiantes junto a nuestras familias quienes comprendemos que esta prueba estandarizada no es más que un filtro de clase para limitar el ingreso a la educación superior.

Te puede interesar: NO+PSU: por una educación de acceso irrestricto y el fin a la educación de mercado

Quienes acceden a una educación pública altamente precarizada, son quienes luego deben entrar al negocio de los pre universitarios para poder tener un mejor puntaje. Luego somos los mismos quienes nos tenemos que endeudar en la universidad, o quienes tenemos que hacer uso de una beca gratuidad que además exige que termines tu carrera en los años de duración formal, sin considerar la enorme brecha existente entre los liceos públicos y las escuelas privadas.

Entre más precaria tu educación, peores puntajes, más endeudamiento y menos oportunidades.

No es coincidencia que sean los rectores universitarios quienes defiendan la selección, ya que aunque digan hipócritamente que “ellos también tienen críticas”, luego defienden el que la PSU supuestamente sería un sistema más igualitario de admisión, cuando en realidad PSU es igual a segregación.

Son ellos quienes mantienen este filtro de clase, y quienes también mantienen precarias condiciones de estudio, la subcontratación y honorarios, y así sostienen la elitización de las universidades, mientras mes a mes se van a sus casas con sueldos de más de 10 millones de pesos. Son esos rectores los únicos que se colocan del lado de los privilegios.

Lo que muestran las decenas de liceos movilizados hoy, es que las y los estudiantes que venimos hace meses en las calles siendo partícipes activos de la rebelión y el estallido social en Chile, también tenemos demandas que nos afectan directamente. Queremos que se acabe la educación de mercado y con ello, echar abajo la PSU.

Te puede interesar: NO+PSU: Tomas de liceos y barricadas en distintas sedes a nivel nacional

El Estado debe hacerse cargo de la educación pública, dejar de entregar recursos para los negocios educativos de los privados, y asegurar una educación estatal completamente gratuita, donde el acceso sea irrestricto, sin ningún filtro de clase para que todos y todas las estudiantes que así lo deseen puedan ingresar a la universidad, y para abrir de una vez por todas las puertas de la educación superior a las y los trabajadores y el pueblo.

La ACES y CONES, y también la CONFECH, deben cumplir el rol de convocar a la organización de las y los estudiantes y a través de asambleas de base, unificar las demandas de las y los estudiantes, que fue lo que no ocurrió durante el estallido social. Incluso para las movilizaciones en contra de la PSU la ACES recién llamó ayer a asambleas.

Las fuerzas para movilizarnos siguen estando presentes, pero necesitamos ser nosotras y nosotros quienes decidamos cuál será nuestro programa unificado en el movimiento estudiantil, tomando el fin a la PSU y a la educación de mercado, y para ello discutir qué plan de lucha desarrollaremos para conquistarlo.

Así podremos acabar con la PSU, pero también ir por una educación completamente gratuita, de acceso irrestricto a las y los trabajadores, sus familias y el pueblo pobre. Una educación que sea democrática y no sexista. Este proceso constituyente no cambiará nada de los pilares estructurales del neoliberalismo en Chile, por eso no acabará con la PSU ni menos aún con el negocio millonario de la educación. Esta constituyente a la medida de la derecha, no va a resolver nuestras demandas; sino nuestra propia movilización y organización.






Temas relacionados

Política Chile   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO