×
×
Red Internacional

El monto de una canasta de consumos mínimos en abril para un hogar de dos adultos mayores y dos menores es de $ 154.134, según publicó la Junta Interna de ATE Indec. La elevada inflación profundiza la caída del poder de compra, es necesario un aumento salarial de emergencia para recuperar todo lo perdido en estos años.

Martes 17 de mayo | Edición del día

La suba de precios no se detiene, el Gobierno echa más nafta al fuego al autorizar aumentos de combustibles, y de tarifas de los servicios públicos. Las consecuencias de la inflación recaen sobre los trabajadores y los sectores populares, que hacen malabares para llegar a fin de mes.

Ante el deterioro del poder de compra, ¿cuánto debiera ser el salario como mínimo? La Junta Interna de ATE Indec estimó que la canasta de consumos mínimos al 30 de abril fue de $ 154.134.

El informe señala que un hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijos en edad escolar necesitó, en abril de 2022, de $ 154.134 para satisfacer sus necesidades. Este valor se compone de $ 53.029 necesarios para adquirir una Canasta Alimentaria Mínima y de $ 101.105 para acceder a otros bienes y servicios básicos.

Te puede interesar: Informe especial. Inflación caliente: ¿quiénes se benefician con la suba de precios de alimentos?

Los trabajadores del organismo aclaran que, no es ningún ideal, pero incluye el pago del alquiler, ítem que no está considerado en la canasta de pobreza que elabora el Indec. La canasta, que elabora la Junta Interna de Ate Indec, contiene un ingreso requerido en la actualidad para cubrir las necesidades básicas de los trabajadores y su núcleo familiar.

“Ningún trabajador debería ganar-de bolsillo-menos que el valor calculado es este ejercicio”, destacan los trabajadores del Indec.

Deterioro del poder de compra

En tanto, el informe advierte sobre la pérdida salarial de los trabajadores públicos, en abril de este año la caída del poder adquisitivo para una categoría D0 es del 40,3 % con respecto a diciembre de 2015.

También los trabajadores denuncian la precarización laboral en el Estado. Muchos trabajadores son monotributistas y el documento advierte que “a la pérdida del poder adquisitivo general, se le debe sumar la no percepción de medios aguinaldos, presentismo y las exiguas sumas fijas que el gobierno otorga como paliativo. Por ejemplo, tomando un salario neto mensual de $ 48.263.-, sólo en los últimos 53 meses, ha perdido la suma de $ 614.920.-, el equivalente a 17 sueldos en casi 4 años y medio”.

Te puede interesar: El “modelo” económico, la insatisfacción y las continuidades de(l) Fondo

El Gobierno prometió recomponer los salarios tras el derrumbe durante el macrismo, pero el poder de compra sigue por detrás de los niveles del 2015. El poder adquisitivo de los trabajadores registrados privados aún está un 21,4 % por debajo de 2015 (marzo 2022 versus octubre 2015), en el sector público registrado la merma en marzo en relación a 2015 es de 25,8 %, y en los sectores informales la pérdida con respecto a octubre de 2016 es del 31 %.

Ante la carestía de la vida es necesario un aumento salarial de emergencia para recuperar todo lo que se perdió durante el Gobierno de Macri y con Fernández. Los dirigentes sindicales deberían estar a la cabeza de un plan de lucha en defensa del salario y del empleo con medidas como un salario mínimo de $ 95.000, que se actualice por inflación, en el camino de lograr un mínimo que cubra la totalidad de una canasta familiar. Así como también pelear por el pase a planta permanente de los trabajadores contratados, tercerizados, e informales, y por la unidad de trabajadores ocupados y desocupados.

Te puede interesar: Editorial de Raúl Godoy: ¿cómo continuamos después de la Marcha Federal?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias