Mundo Obrero Chile

CASO FRUNA

¡No más trabajadores muertos! Que la CUT llame a movilización y paro nacional

La empresa Fruna, denunciada por tener a decenas de trabajadores contagiados con COVID-19 y más de 7 muertos producto de la pandemia, muestra la peor cara de la realidad que viven miles en el país. Esto se suma a otro escándalo patronal, en el Norte Grande crecen los contagios, la gran minería arroja a más de 1.000 trabajadores a la enfermedad ¡Es necesario un paro nacional ya, por el cese de las empresas no esenciales y para enfrentar los ataques de los empresarios y el gobierno!

Beatriz Bravo

Militante del Partido de Trabajadores Revolucionarios

Sábado 27 de junio | 07:28

Es un verdadero caso de genocidio empresarial el de la empresa Fruna, conocida como "la fábrica del terror", producto del historial de abuso y sobreexplotación empresarial, y que generó mucho impacto en los medios de comunicación.

A los centenares de contagios y muertos producto de la pandemia, se suma que la empresa, con tal de salvaguardar sus ganancias, habilitó un jardín infantil clandestino con un permiso trucho, donde cerca de 80 trabajadoras llevaban día a día a sus hijos por ser obligadas a trabajar en medio de la crisis sanitaria, y es que el mísero bono maternal que entregó la empresa de $80.000, no alcanza.

Dicen, a su vez, haber realizado varias denuncias a la municipalidad de Maipú, que simplemente miró para el lado. Mientras la empresa, conocida por producir golosinas, se declaró como trabajo esencial para seguir manteniendo la fábrica funcionando, enfermando a los y las trabajadoras hasta morir, y jugar con la vida de sus hijos e hijas. Un escenario similar al que se vive en la minería.

El Consejo Minero dio a conocer una escandalosa cifra de 1.040 mineros contagiados y, más de la mitad de ellos, subcontratados, con epicentro en la ciudad-habitación de Calama. Hace meses, gracias al gobierno, la minería también se había declarado como esencial. Estas imágenes son la realidad a la que hoy la clase trabajadora y los sectores populares están expuestos producto de los intereses empresariales.

Te puede interesar: 1.000 mineros contagiados y crisis en el norte grande: ¡paro regional por nuestra salud y contra los despidos!

La realidad del Chile en la pandemia son cientos de sectores no esenciales que se han mantenido funcionando durante la crisis, con escasas y tardías medidas sanitarias, con miles de trabajadores obligados a ir a la pega, muchos siendo población de riesgo o teniendo familiares que lo son, pues ir o no ir, no es una elección.

Son amenazados por posibles despidos, suspensiones que arrebatan sus salarios y bajo el hostigamiento patronal para que no denuncien las condiciones en las que se encuentran ¡El cese de los trabajos no esenciales ya es una demanda vital para el conjunto de la clase trabajadora!

La estrategia sanitaria del gobierno ha llevado a una crisis sin precedentes, sus cuarentenas truchas y la manipulación de datos, junto con políticas como la maldita Ley de “Protección del Empleo” o el "Acuerdo Nacional", una nueva cocina 2.0, de cuyo presupuesto, el 80% se utilizará para subsidiar a los empresarios, hipotecando el futuro de las nuevas generaciones.

Es un descaro la declaración de la actual ministra del trabajo, Zaldívar, donde dice que los fondos de cesantía han sido fondos puestos por los empresarios ¡claro, empresarios de buena voluntad como el de Fruna que enferma a los trabajadores y sus hijos hasta morir! Todo, para justificar la rienda suelta que le han dado a los más ricos.

La CUT y las direcciones sindicales como la Constramet deben salir ya de su cuarentena ¿cuántas “fábricas del terror” como Fruna deben darse a conocer para que los dirigentes sindicales salgan de su inactividad? Su resistencia a luchar, junto con la tregua criminal, mientras que piden mesas de diálogo con el gobierno y los empresarios, son factores que traen de la mano estas consecuencias.

Es necesario un paro nacional ya ¡Ni una muerte obrera más! Necesitamos un plan de lucha para enfrentar los ataques del gobierno y los empresarios, e imponer el cese de los lugares de trabajo no esenciales, la prohibición de los despidos y el pago íntegro del salario a todos los y las trabajadoras suspendidas, junto con un salario de emergencia de $500.000.

La pelea por la reconversión de la industria para ponerla al servicio de los intereses de las y los trabajadores y sectores populares para enfrentar la crisis sanitaria, y la expropiación y control obrero de toda fábrica que como Fruna, que abusa y sobre-explota a los trabajadores, van de la mano con dar una salida obrera a las terribles consecuencias sobre las condiciones de trabajo y vida de los más explotados y precarizados.

Tomando ejemplos como el Comité de Emergencia y Resguardo en Antofagasta, que recientemente conquistó la reincorporación de un trabajador despedido, y la coordinación que hoy se impulsa desde el Comité de Salud y Seguridad del Hospital Barros Luco que junto a asambleas territoriales y Comités de Emergencia como el de La Granja y el de San José, trabajadores de la industria y jóvenes, deciden organizarse para enfrentar al gobierno y los empresarios, es que podemos tomar un camino que se proponga derrotar a este gobierno criminal y dar una salida a esta crisis que sea favorable para la clase trabajadora.






Temas relacionados

Obreros   /   Mundo Obrero Chile   /   FRUNA   /   CUT Chile   /   Mujeres trabajadoras   /   Trabajadores   /   Opinión   /   Salud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO