×
×
Red Internacional

8 DE MARZO. No queremos seguir muriendo: Mas de 65 mil mujeres somos asesinadas cada año en el mundo

Un plan de emergencia se hace necesario para poner freno a la violencia machista y los femicidios, que provocan más de 65 mil asesinatos anuales a mujeres en el mundo.

ZikutaSantiago de Chile

Lunes 27 de febrero de 2017 | 09:15

Es urgente que el Estado garantice la construcción de mas casas de emergencia transitorias para las mujeres víctimas de la violencia y un plan de vivienda y habitación permitiendo el acceso a créditos sin tasas de intereses para las mujeres trabajadoras, financiado mediante impuestos progresivos a las empresas.

A las mujeres nos están asesinando. Un estudio realizado por las Naciones Unidas el año 2016 muestra las horrendas cifras que han ido en aumento año a año, y que el origen primero de estos son los crímenes de odio hacia las mujeres, donde los Estados también son responsables.

Hasta la fecha en Chile, en términos jurídicos, el asesinato de una mujer no es considerado un femicidio, si quien asesinó a una mujer no tiene un vinculo legal matrimonial, sino tienen hijos en común o no conviven en la misma casa, realidades que no siempre son reflejos de las relaciones de pareja hoy en Chile, y en el resto del mundo, y que coinciden también, con las ideas que la propia iglesia ha promulgado en el desarrollo de su historia.

El Latinoamerica y El Caribe el promedio de la muerte de mujeres es de 12 al día, solo por el hecho ser mujer.

Por su parte, el Organismo de Observación de Genero (O.I.G) aclara que "estas cifras corresponden a la cuantificación anual de homicidios de mujeres de 15 años de edad y más, asesinadas por razones de género y que, dependiendo del país, se pueden denominar: feminicidio u homicidio agravado por razones de género". Pues mas allá de la conceptualizacion que se puede dar a los asesinatos de las mujeres, es claro, la mujeres somos victimas de femicidios a nivel mundial y de estos son responsable los Estados.

Los femicidios se constituyen en el modelo capitalista como el último eslabón de una cadena de violencia, que el propio sistema de vida brutal del cual hoy somos parte avala.

Exigencias y garantías básicas, un plan de Emergencia

Desde Pan y Rosas Teresa Flores creemos debemos levantar un Plan de Emergencia que ponga freno a los femicidios.

Para esto no solo es necesario como una exigencia y una garantía básica (que no tenemos en la mayoría de los casos) que existan o se creen refugios transitorios de emergencias para las mujeres victimas de violencia y un plan de vivienda, financiado mediante impuestos progresivos a las empresas y grandes fortunas, sino que estas también puedan estar ligadas a la exigencia de un sistema permanente de licencias laborales para quienes somos trabajadoras y hemos sufrido de la violencia de genero, un sistema que sobrepase el ámbito público, privado, de planta o de contrata de quienes hoy somos parte activa de la fuerza laboral en el mundo, donde se garantice el goce de nuestros sueldos de manera integra.

Es necesario que las mujeres trabajadoras podamos acceder de manera gratuita al asesoramiento de equipos de profesionales interdiciplinarios, que tengan un desarrollo profundo en la prevención, la asistencia a las mujeres víctimas de violencia y las politica de genero.

Creemos que estas exigencias básicas, pero muy necesarias hoy ante la realidad de violencia que vivimos las mujeres, acá en Chile, podemos conquistarlas. En Argentina, Nicolas del Caño, Miryam Bregman, dirigentes del Partido de Trabajadores Socialistas y del Frente de Izquierda de los trabajadores ( F.I.T) ya lo han impulsado, a partir de la movilizacion y exigencias de las mujeres del país vecino.

Comisiones de mujeres, un germen de lucha y organización de las mujeres

Es importante que desde nuestros sindicatos podamos levantar comisiones de mujeres en ellos, que nos permitan autorganizarnos a partir de la idea de constituirnos como sujetas políticas transformadoras de nuestra realidad laboral y de vida, como un ejercicio político propio de las mujeres el sector mas oprimido y explotado de la sociedad.

Estas nos han permitido a través de la historia, conquistar y abrir puentes concretos con otros sectores de la sociedad, poner al centro la posibilidad de organización y lucha de las mujeres, en tiempos donde el machismo recorre el mundo sindical, constituido principalmente por hombres.

Es necesario podamos aumentar la sindicalizacion de las mujeres trabajadoras, organizar desde los propios sindicatos y comisiones la lucha y las demandas por salarios igualitarios, garantizar salas cunas para nuestros hijos, respeto por las licencias medicas en periodo amamantamiento, y levantar desde el movimiento de trabajadores la demanda por Ni Una Menos y el termino de las AFP.

Las comisiones de mujeres son canteras de organización y de movilizacion y educación de las mujeres trabajadoras, o solo para quienes conforman los espacios laborales, sino también para las mujeres familiares, esposas y hermanas de quienes dan vida a la fuerza laboral. Ya lo vemos en Orica, la fabrica de explosivo en Antofagasta y el Sindicato del GAM acá en Santiago. Así fortaleceremos la unidad de nuestra clase trabajadora, hombres y mujeres, en su lucha contra los capitalistas que nos explotan y oprimen.

Las mujeres trabajadoras queremos decidir sobre nuestros cuerpos

La educación sobre la violencia en sindicatos, escuela y universidades es una necesidad central que debe ser garantizada, que vaya de la mano con una educación no sexista de la vida y que profundice a la vez una educación que nos permita tener presente que somos las mujeres quienes podemos y debemos decidir sobre nuestras vidas y cuerpos.

La propuesta del aborto en sus 3 causales que el gobierno de la Nueva Mayoria propone, y que la Derecha y la Iglesia reaccionaria se niegan a incluso legislar, si bien es una avance para las mujeres, este es completamente insuficiente pues porque no sobre pasa mas del 6% de la realidad de las mujeres que anualmente en Chile abortan en condiciones clandestinas. Ante esto, levantamos la demanda y conquistar la exigencia de un aborto, legal, seguro, gratuito y en el hospital es central.

Las mujeres trabajadoras somos sujetas políticas y de transformación

Hoy a partir de las leyes que rigen en Chile, podemos ver, que estas y su abordaje no rompen con un énfasis punitivo de abordar las problemáticas estructurales de la violencia hacia las mujeres.

Desde el Sernameg, se habla principalmente de respuestas ligadas a condenas y años de presidios para quienes asesinan y cometen femicidios contra las mujeres, que si bien pueden dar respuestas circunstanciales a las condiciones de violencia que vivimos las mujeres, no incluyen una prevención educativa sostenida en el tiempo, ni a la organización de las mujeres de la clase trabajadora y todas las explotadas y oprimidas, en línea con la política de la Nueva Mayoría y el PC que dirige este Ministerio, aunque no llega tan lejos como la derecha que pretendía erigir monumentos a la virgen María en los edificios públicos.

Esta visión no hace mas que alimentar una idea de las mujeres como meras víctimas de una realidad, que el propio Estado legitima, con bajos salarios, con la inestabilidad laboral, las precarias condiciones de trabajo, donde el subcontrato tiene rostro de mujer y que no permite ni piensa a las mujeres como activas creadoras de sus propia realidad, mas aun que nos anula como sujetas políticas.

Nos acercamos a un nuevo 8 de Marzo

Este 8 de marzo en las calles y en nuestros espacios laborales organizadas con la fuerza de la mujer trabajadora exigiremos con fuerza un Plan de Emergencia que ponga freno a los femicidios, creemos necesario que la Central Unitaria de Trabajadores, el Colegio de Profesores, y los distintos organismos de los y las trabajadores se sumen y organicen a una gran jornada contra los femicidios y la violencia machista este 8 de Marzo.

Desde Pan y Rosas adheriremos al paro internacional de mujeres,donde ya miles y miles de mujeres levantado las banderas contra la violencia machista y los femicidios, al igual como lo hacen las mujeres en Estados Unidos, contra el machista, xen’ofobo y racista del presidente Trump.

En Chile seguiremos fortaleciendo las comisiones de mujeres en los sindicatos, porque creemos estas dan fuerza la organización de las mujeres y a la lucha de las demandas y derechos que como tal tenemos y se nos han arrancado, y fortalecen al conjunto de la clase trabajadora, hombres y mujeres, explotada y oprimida por los capitalistas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias