Política Chile

POLÍTICA

[OPINIÓN] La guerra abierta entre el “Paulinistas” y “Karencistas” no tiene nada que entregar para la población trabajadora

Estos últimos meses no han sido de buen augurio para la instalación del gobierno de Piñera en la segunda región: la salida técnica -y en algunos casos obligada – de seremis, pasando por polémicas con personeros comunales tales como la alcaldesa Karen Rojo y la reciente catástrofe en la provincia de El Loa -y su mal manejo- ahora se filtró un verdadero tráfico de influencias salpicando a personeros del gobierno regional.

Sebastián Castro

Director Colegio de Periodistas Antofagasta

Domingo 24 de febrero

Con la reciente publicación de parte del diario El Mostrador, donde se revelaron las conversaciones que mantuvo el ex Senador UDI, Pablo Longueira, mejor conocido como el coronel (de la corrupción) con Guillermo Ruiz, dueño de la empresa Santa Marta (la misma del relleno Santa Marta en Santiago), fue salpicado de sobremanera la figura del intendente RN Marco Antonio Díaz.

Este lobby, tenía como fin allanar el camino para que la apertura y funcionamiento del relleno sanitario Chaqueta Blanca tuviera humo blanco. Sin contradicciones, tuvo como principal detractor a la Municipalidad de Antofagasta, quien administra el basural La Chimba, donde el cierre parcial de este recinto era la moneda de cambio para el comienzo de operaciones en CB.

En estas conversaciones vía correo, se interpelaba directamente al actuar del intendente para el fin de este engorroso episodio. Lo cierto es que el alto nivel de lobby que mantuvo Bernstein (gerente general de Santa Marta), Longueira y GR solo expresa el cinismo de quienes legislan y mantienen relaciones políticas y personales solo para velar por sus intereses.

Lo fundamental fue ver para quien trabaja el intendente, más allá del discurso pro ciudadanía y de enfrentamiento a la alcaldesa Rojo, solo se mostró como un títere más de personeros de alta categoría. ¿Y que podemos esperar de uno de los principales negociadores de Luksic en la región?, toda esta verborrea basada en la protección del “habitante promedio” solo se cae ante estos acontecimientos.

Viene en decadencia, no solo se pone en peligro toda su carrera en miras de las próximas elecciones de gobernador para el año 2020, sino también su actual cargo para el segundo año del gobierno de Chile Vamos.

La oposición se alineó con Karen Rojo, en declaraciones, la aireosa alcaldesa pidió la cabeza de los “influyentes” de la región. No solo será Marco Díaz, algún que otro miembro del gobierno regional debería eventualmente caer, tal como en un dominó.

“Me está llamando el Intendente, debe ser por el cierre de La Chimba de hoy… Rodolfo”; “Espero que con la gestión del Intendente podamos salir adelante”, con estas frases los correos mostraban como Longueira y Rodolfo Bernstein orquestaban una salida donde el ejecutor material de esa política fue Díaz.

Para cerrar, tras la resolución de la Seremi de Salud quien dio permiso de funcionamiento en octubre del año pasado, la felicidad de los involucrados se cerró con un correo de parte de Bernstein a Longueira donde con una semana de anticipación ya se estaban gestando las presentaciones y apariciones del intendente en esta temática.

“Adjunto resolución de Seremi de Salud donde confirma permiso de funcionamiento y la construcción de la piscina (de lixiviados) en un plazo de 60 días. Veremos la bajada de la noticia del Intendente la próxima semana”, sentenció el correo.

Si bien el intendente salió a responder rápidamente, desmarcándose y relevando responsabilidades a terceros, como por ejemplo el ex intendente Arturo Molina, no puede quitarse el peso que significaron la aparición de estos decidores correos.

La derecha local viene dividida: entre los “Karencistas” y los “Paulinistas”, la guerra comenzó. No se descartaría que haya sido el sector pro Karen Rojo quienes tiraron esta bomba al interior de la página de Chileleaks. En la juventud UDI, su presidente Patricio López dejó clara su posición anti paulinista.

Por otra parte el silencio de Paulina Núñez, diputada RN y principal referente de la derecha local expresa que algo huele a podrido al interior de la coalición.

Karen Rojo por su parte, enlodada con sus variados casos judiciales y extra judiciales por supuesto fraude al fisco y grave falta a la probidad administrativa (caso cementerio, reclamación de parte de concejales al TER, el abullado caso asesor entre otros), fue la fortalecida con este episodio. Pero no puede cantar victoria, su fortaleza, radicada en su manejo mediático y asesoría externa hoy puede ser abiertamente un arma de doble filo ante la negación del cierre del vertedero La Chimba, pero esto depende de cuanta audacia pueda salir el gobierno regional del paso.

Es una situación abierta, que traerá notorias consecuencias a las gestiones de ambos bandos y que tendrá como telón de fondo las próximas elecciones municipales y de gobernador regional.

Solo queda esperar el desarrollo de los acontecimientos pero algo si queda claro: los intereses de Karen Rojo, en sus aspiraciones parlamentarias y la del gobierno regional, fiel a los intereses empresariales de la derecha no pueden ni tienen nada que entregar a trabajadores, la juventud y las mujeres que vivimos en una linea paralela, en una suerte de “mundo aparte”, en el patio trasero de este telón.

Quienes vivimos contaminados, con sueldos que no alcanzan para sostenerse en la segunda ciudad más cara del país y viven los despidos y el malestar provocado por estos personajes no podemos esperar una respuesta satisfactoria a nuestros intereses inmediatos, debe quedar claro que esta disputa y su resultado no tendrá grandes cambios en la forma de vida de miles que trabajamos día a día, más bien, lo que está en juego es el futuro político de la derecha y los puestos millonarios que seguirán ostentando estos personajes ajenos totalmente a la cotidianidad de la población regional.






Temas relacionados

Basura   /   Karen Rojo   /   Política Chile   /   Antofagasta   /   Corrupción   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO