Política Chile

DISCRIMINACION

¿Orientación o condición? Una sola respuesta; Homofobia de Estado

"¿La homosexualidad es una condición o se trata de una orientación sexual? queremos leerte", esa fue la pregunta lanzada por el Observatorio de Participación Ciudadana y No Discriminación, encendiendo las alarma de quienes luchamos por los derechos de la comunidad LGTBI+

Pamela Contreras

Valparaíso, Chile

Miércoles 5 de agosto

“¿La homosexualidad es una condición o se trata de una orientación sexual? queremos leerte”. Esta invitación al debate por parte de la entidad estatal contiene un sesgo homofóbico, que durante años la comunidad LGTBI+, junto a diversas organizaciones de DDHH, a nivel internacional hemos combatido.

Hablar de condición es situarse desde la patologización de las sexualidades no hegemónicas, ubicándose en la idea de que algo puede o debe ser sanado, por ello es un término ampliamente utilizados en la medicina, psicología o psiquiatría, por ejemplo: cuando hablamos de la condición de salud de un ser humano, de este modo genera un imaginario entre lo aceptable socialmente y lo que debe corregirse, mejorarse o adecuarse para integrarse a la norma.

Pensamientos limitados que coartan la sexualidad humana, la cual no se puede ni debe restringirse. Dado que los seres humanos no escogemos o elegimos ser homosexuales, heterosexuales, bisexuales u otros.

Lo que si podemos elegir, es actuar en consonancia o no con lo que sentimos, sabiendo que para una parte de la población significara enfrentar la discriminación institucional y social.

La controvertida pregunta, contiene este elemento de odio a las sexualidades no heterosexuales, y de lo cual, no es de extrañar que provengan de los políticos del orden, en especial del conglomerado del Chile Vamos, que junto a otros partidos conservadores, como la Democracia Cristiana, tienen un historial anti derechos a la comunidad sexo diversa.

Desde la patologización de la sexualidad no procreativa a mediados del siglo XIX hasta la actualidad, los estados capitalistas han mantenido una política sistemática frente al control de la sexualidad, antes en manos de los confesionarios y ahora institucionalizada en leyes, reglamentos y/o psiquiátricos.

Por ello no creemos en las disculpas emidas por la institución, ni el lavado de cara de poner a un experto para explicar porque la homosexualidad es una orientación y no una “condición”, tampoco en las palabras del ministro Secretario General de Gobierno, Jaime Bellolio: “(…) uno de mis principales objetivos es que nadie sea discriminado en razón de su origen, raza u orientación sexual, así como promover una cultura que se enriquece con la diversidad y la inclusión. Me duele el error cometido”, palabras que claramente no tienen coherencia con el accionar gubernamental.

Tampoco creemos que “pedir la renuncia” cambie el contenido del gobierno de esta acción, porque no se trata solo de una persona que se “equivoco” sino de una política sistemática de discriminación por parte de las instituciones del estado. No les molesto los dichos ofensivos y transodiantes emitidos por la ex directora, Paula Molina Mallea, del Observatorio de Participación Ciudadana en múltiples ocasiones al negar la identidad de personas transexuales, con argumentos biologicistas.

El problema de la discriminación no se resuelve removiendo a les encargades de esta campaña, dado que es parte del ADN de la constitución, que se basa en la idea de la familia heterosexual como base de la “patria”.

Mientras quienes somos parte de las sexualidades no normativas, seguimos siendo discriminados por las instituciones estales, con leyes diferenciadas o no reconociendo nuestra diferencia, en lo cotidiano debemos soportar la violencia, estigma y la discriminación

Por esto, y más, es necesario a que no sean ellos los que sigan dictando las reglas del juego, para que no decidan los mismos de siempre, debemos buscar múltiples formas para que nuestras voces se escuchen, esa es la pelea que está planteada desde octubre, avanzar hacia una asamblea constituyente, realmente libre y soberana, donde podamos hacer valer nuestros derechos dejando de ser tratados como personas de segunda categoría.






Temas relacionados

diversidades sexuales   /   LGBTI   /   Sexualidad   /   Política Chile   /   Homosexualidad   /   Homofobia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO