×
×
Red Internacional

El Gobierno celebró avances en la negociación con el Fondo. El ministro se anticipó a las exigencias del organismo, en los primeros seis meses del año hubo una baja real del déficit primario de 64 %, gracias al recorte de jubilaciones y salarios de empleados públicos. Así, Fernández honra la deuda.

Viernes 16 de julio | Edición del día

Martín Guzmán, el ministro de Economía, asistió a la reunión de ministros de Finanzas y bancos centrales del G20 en Venecia. El Gobierno celebró avances en la negociación con el FMI tras los encuentros de Guzmán con la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, y con la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen. Este era el encuentro esperado por el ministro ya que dicho país tiene poder de veto en el organismo.

De la reunión con Yellen también participó, David Lipton, actual asesor de la secretaria del Tesoro, quien fue el número dos del FMI hasta comienzos del 2020 y avaló el acuerdo millonario a Macri. Fue el funcionario que tuvo choques con el entonces presidente del BCRA, Luis Caputo, que luego fue eyectado del cargo. Según trascendió en los medios, Guzmán no mencionó la responsabilidad del organismo en la crisis en la que terminó Argentina durante el macrismo y aseguró que los próximos vencimientos se pagarán.

Te puede interesar: Guzmán en el G20: aunque no lo veamos, el Fondo siempre está

Este jueves el vocero del FMI, Gerry Rice, aclaró (por si había alguna duda) que el organismo negocia con el Gobierno un programa de Facilidades Extendidas que tiene un plazo a diez años. Es decir, que estaría descartado un nuevo acuerdo con el Fondo a un plazo mayor como pedían algunos sectores del Frente de Todos. El acuerdo que se está negociando, por sus características, incluye las clásicas recetas de reforma laboral, previsional y tributaria.

El Gobierno repite que el acuerdo récord que el Fondo le entregó a Macri financió la fuga de capitales. Sin embargo, no está dispuesto a rechazarlo, ni siquiera investigarlo [1]. Un nuevo acuerdo con el Fondo por una década significará mayores penurias para el pueblo trabajador.

¿Fue solo Guzmán?

En paralelo que se negocia la deuda, el Gobierno avanzó con el ajuste. Un reciente informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso confirma un nuevo mes de recortes y señala que “el déficit primario alcanzó los $ 473.102 millones, lo que implicó una disminución real de 64,0 % respecto al déficit del primer semestre de 2020 ($ 908.514 millones)”.

En los primeros seis meses del año, el gasto primario de la Administración Nacional cayó 7,3 % año contra año en términos reales. El documento sostiene que “dicha variación se explica, fundamentalmente, por la caída de las jubilaciones y pensiones (9,6 % a/a) y los salarios públicos (5,0 % a/a)”.

Esta semana Alberto Fernández anunció un bono de $ 5.000 para las jubiladas y los jubilados. Una medida que dejó en evidencia que las jubilaciones pierden contra la inflación con la nueva fórmula de movilidad previsional que impulsó el oficialismo. En el primer semestre del año la inflación alcanzó el 25,3 % mientras que las jubilaciones tuvieron una suba del 21,2 %. El informe detalla que los aumentos de los haberes “no lograron compensar los efectos de la inflación y el poder de compra de los jubilados que cobran el haber mínimo registró una caída real de 13,6 % a/a (-8,9 % a/a en la comparación junio contra junio)”.

Te puede interesar: Ismael Bermudez: “El bono es un reconocimiento a que con la nueva fórmula las jubilaciones pierden”

Estimaciones propias de La Izquierda Diario mostraron que el ajuste fiscal que "logró" el Gobierno ya alcanza los $ 50.000 millones gracias a la nueva fórmula previsional, en comparación con el desembolso que hubiese tenido de haber garantizado que los haberes no pierdan contra la inflación. Esta fue la propuesta de Nicolás del Caño del Frente de Izquierda Unidad que el oficialismo rechazó.

También el informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso advierte que las pensiones no contributivas y las asignaciones familiares, también actualizadas según la fórmula de movilidad, mostraron una disminución de 10,3 % y 8,5 % año contra año, respectivamente.

Te puede interesar: La pobreza, el perverso liberal y la poca fe keynesiana

El recorte no se detuvo acá. El gasto en programas sociales disminuyó 40,8 % en el primer semestre en términos reales. El documento detalla que la caída es producto de “que las transferencias destinadas a la emergencia sanitaria fueron inferiores a las del primer semestre del año pasado”. El informe enfatiza que el gasto en programas sociales es mayor al 2019, pero hay que mencionar que la pandemia aún golpea en el país y se necesitan destinar mayores recursos que lo destinado el año pasado en vez de comparar con 2019. Además, en 2020 el gasto en Covid fue uno de los más bajos de la región, según datos del FMI. Esta semana Argentina superó los 100.000 fallecidos y faltan vacunas, por eso es urgente fortalecer el sistema de salud y restablecer un IFE, siendo que hay más de dos millones de desocupados, entre otras medidas.

Mientras el gasto se redujo, los ingresos mejoraron. Al primer semestre del año los ingresos totales mostraron una suba en términos reales de 18,7 % producto del aumento de los ingresos tributarios que tuvieron una variación interanual de 29,6 %, y de los recursos no tributarios que crecieron 231,9 %, acá se incluye el Aporte Solidario y Extraordinario. Hay que recordar que en vez de destinar lo recaudado a los sectores más vulnerables una parte del aporte solidario va para fracking y subsidio a las empresas.

Este ajuste, que aplaude el exministro de Economía, Domingo Cavallo, no fue responsabilidad exclusiva de Guzmán. El Presupuesto 2021, que incluyó la eliminación del IFE, una pauta de inflación de ficción del 29 %, y un recorte en términos reales de partidas como salud, y salarios, o la modificación de la fórmula de movilidad previsional fueron proyectos aprobadas por todo el oficialismo en el Congreso a pesar de los choques al interior de la coalición. Saqueo que tiene como objetivo reducir el "gasto" para poder pagar la deuda y alcanzar un acuerdo con el FMI. Como bien expresó Fernando Rosso, en su columna del programa de radio El Circulo Rojo “no hubo una oposición al ajuste, sino una línea de hacerlo más digerible. Es simple: si el frente es de todos, el ajuste también es de todos”.

La promesa de terminar con el ajuste de Macri fue falsa. Hay que pelear por una salida de la clase trabajadora.

Te puede interesar: Ajuste, lucha de gabinete y lucha de clases

[1] Para profundizar sobre este tema se recomienda ver el debate organizado por Autoconvocatoria Deuda, donde participaron Pablo Anino (economista, columnista de economía en el programa de radio El Círculo Rojo y en La Izquierda Diario), Claudio Lozano (funcionario en el Banco Nación y dirigente de Unidad Popular), Fernanda Vallejos (Diputada del Frente de Todos), Beverly Keene (Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina) y el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias