×
×
Red Internacional

Política.Para Gabriel Boric no todos los presos de la revuelta deberían salir de la cárcel

En una frase que causó diversas reacciones, Gabriel Boric afirmó que “no se puede indultar a una persona que quemó una iglesia, una pyme o que saqueó un supermercado”. Sus dichos significan un retroceso respecto a la propia Ley de Indulto que se tramita en el Senado, por lo que fueron celebrados por el ministro del Interior Rodrigo Delgado y el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli.

Viernes 26 de noviembre | Edición del día

Sus dichos respecto a las y los presos de la rebelión marcan un claro cambio respecto a lo que venía planteando el candidato de Apruebo Dignidad. En el debate presidencial del 11 de julio, Gabriel Boric había afirmado que estaba “de acuerdo con el proyecto de indulto que hoy se discute en el Senado y con la declaración que hicieron 105 convencionales respecto a este tema (...). El proyecto que se discute en el Senado es acotado y por mi parte no hay reparos”.

El candidato afirmó en Mentiras Verdaderas en La Red que “las personas condenadas por incendios, saqueos, delitos que revisten gravedad, desde mi punto de vista, no es aceptable pensar en un indulto para todos”. Estos dichos fueron validados por Karol Cariola, quien sostuvo que “dijo lo que hemos dicho siempre: los delitos que tienen prueba se tienen que condenar como corresponde“.

Sin embargo, la Ley de Indulto que se tramita en el Senado establece un indulto general a imputados y condenados por causas enmarcadas en el estallido social, desde el 7 de octubre del 2019 hasta la presentación del proyecto.

Ahora el candidato plantea que sólo “vamos a conversar” en los “casos en donde hubo un abuso grave por parte de las facultades del Estado con querellas de Ley de Seguridad Interior del Estado, con testigos protegidos, con pruebas falsas y con prisiones preventivas extendidas”. Con este criterio, habría condenados que hoy están en la cárcel que serían beneficiados por la actual Ley de Indulto, que podrían quedar fuera, como Jordano Santander, Cristian Cayupan y Felipe Santana.

El subsecretario del Interior Juan Francisco Galli celebró sus dichos, calificándolos como “una buena noticia esta novedosa postura del diputado”. Lo mismo hizo el ministro del Interior Rodrigo Delgado.

Gabriel Boric esta semana ha centrado su agenda en “seguridad, orden y progreso” y en guiños a los partidos de la ex Concertación. No olvidemos que pactar con la derecha en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución y vaciar la calle para llevar todo a un cambio institucional que no fue es lo que ha permitido fortalecer a la derecha.

Es por este giro que la recién electa senadora Fabiola Campillai aseguró que “sólo podría conversar” sobre un apoyo a Boric en segunda vuelta si se compromete realmente a la libertad de las y los presos de la revuelta y a "prometer justicia y verdad" para "presos del estallido".

Evitar cualquier movilización seria y rebajar aún más el programa es lo que ya está sucediendo. De hecho, ya hay quienes plantean entre las organizaciones de DDHH que incluso una Ley de Indulto, que ya es limitada, está perdida en el Senado, y que lo único que resta es hacer campaña por Boric. De esta forma, eliminan cualquier perspectiva de movilización para conquistar la libertad de las y los presos, en circunstancia que desde el día uno sabíamos que los votos del Senado no estaban y que sólo podíamos confiar en la fuerza de la movilización en las calles.

Para enfrentar el avance de la derecha hay que confiar en la movilización de la clase trabajadora y los sectores populares en lucha y no en las palabras de Boric




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias