×
×
Red Internacional

CAMPAÑA. #ParoEducativoYa: Las vidas son más importantes que el "año escolar"

Hoy tenemos que rechazar los planes de des-protección del empleo y el rescate a las grandes empresas que afectan a las familias. El gobierno pretende exponer a los profesores primero por el sector rural y luego los liceos con menos de 500 alumnos. No podemos volver a clases en estas condiciones de precarización.

Jueves 23 de abril de 2020 | 04:01

#ParoEducativoYA
#ConHambreNoHayClases
#FueraFigueroa

El peligro de volver clases

Piñera tras 1 mes de medidas de emergencia en Chile quieren reactivar las clases y el sector público en general. Demagógicamente dicen que “no se puede perder el año escolar” o que “no se han podido vacunar a los alumnos”. Mañalich dijo la aberrante frase de que hubiese sido mejor no suspender las clases aquel 18 de marzo. Una brutalidad que da cuenta que no quieren proteger la vida de los trabajadores y sus estudiantes. Hay un enorme rechazo al retorno a clases. Sin embargo los dirigentes del CdP se han limitado al llamado a no asistir, declaraciones por redes sociales y exigir al gobierno “monitorear” los despidos.

Campaña: Paro nacional por las condiciones de la educación y las familias de los estudiantes

El gobierno pretende quebrar a los profesores por el sector rural y luego los liceos con menos de 500 alumnos. No hay condiciones mínimas como mascarillas, alcohol gel y re-acondicionamiento de los establecimientos para reducir a 20 alumnos por sala. No queremos ser un experimento de contagio masivo. La estrategia mediática y cupular de Mario Aguilar, presidente del gremio de profesores, será impotente para evitar la entrada a clases y la división que se creará. La única forma de resistir estos planes perversos del gobierno es con un paro nacional de trabajadores de la educación. La política actual de Aguilar es mantener la cuarentena y omitir la condición de vida actual de los estudiantes, exigiendo que se mantenga una condición de tele-trabajo y evitando la vuelta a clases, como si quisiera preservar un privilegio del cual no gozan el resto de los trabajadores. Los trabajadores de la educación no podemos ser ajenos a la realidad de los trabajadores en general.

Los profesores tenemos que defender a las familias de nuestros estudiantes. Exigimos una votación nacional ahora con las opciones apruebo o rechazo un paro nacional. Es urgente pues ya hay municipios y directores convocando a asistir el lunes 27 de abril a clases y está comprobado que el principal foco de contagio es el transporte y las aglomeraciones. Es la vida de los estudiantes y sus familias una prioridad, antes que el año escolar. Hay que actuar en forma unitaria para cambiar la situación del país.

Hacemos un llamado a que las y los trabajadores de la educación levanten asambleas virtuales, ya sea en sus comunales o en sus liceos y escuelas para organizarnos frente al ataque a la vida y seguridad de les niñes y sus familias, y el de toda la población, que lleva adelante el gobierno de Piñera.

Las condiciones de vida de las familias trabajadoras están empeorando

Las familias de nuestros estudiantes, mayoritariamente de la clase trabajadora, no son las mismas de antes de la pandemia. 300 mil trabajadores fueron despedidos sólo en marzo. No es seguro que sean reabsorbidos y esta cifra es 30% más alta que el promedio de ese mes el año pasado. Con la ley de “des-protección” del empleo del gobierno 700 mil trabajadores fueron suspendidos y recibirán un salario más bajo que será pagado por el seguro personal de cesantía. El endeudamiento en los hogares según el Banco Central es equivalente al 75% de los ingresos en múltiples hogares y con mucha certeza aumentará. La pobreza de los adultos mayores también ha crecido como resultado de las miserables pensiones de las AFP que perdieron fondos por la especulación en el mercado.

Plan de 5 medidas de emergencia

Este paro nacional es por la seguridad de los profesores, los estudiantes y todo funcionario en educación. Pero también es en protesta contra los ataques que ha realizado el gobierno. A continuación resumimos en 5 puntos los posibles objetivos del paro:

1-. No retorno a clases hasta que se levante la emergencia sanitaria y existan insumos masivos de seguridad, principalmente barreras como mascarillas y limpieza como alcohol gel. Junto con esto es necesario re-acondicionar los establecimientos para dividir las jornadas y los cursos para un máximo de 20 alumnos.

2-. Canasta básica universal por familia. Actualmente la Junta Nacional de Alimentación, Auxilio y Becas (JUNAEB) tiene un bajo presupuesto, se entrega mercadería en forma focalizada, por estudiante prioritario y es una caja de productos envasados, carente en vitaminas, proteínas y minerales. En Chile hay recursos para cuestiones tan básicas como una alimentación garantizada por el Estado.

3-. Colaboración del sistema escolar con el sistema de salud pública. Los liceos y escuelas podemos ser una pieza fundamental para proveer a la comunidad de insumos básicos. Estos deben también deben ser garantizados por el Estado.

4-. Un salario de emergencia para todo trabajador desempleado o informal que no pueda ejercer sus labores normales, equivalente a una canasta básica familiar de $500.000.

5-. El financiamiento de estas 5 medidas pueden obtenerse rápidamente con un impuesto del 20% a los diez grupos económicos del país, que acumulan y acumulan riqueza mientras las mayorías reciben miseria.

Los profesores hemos sido en varias oportunidades voz de los trabajadores y sus familias. Defendimos la educación pública los últimos años. Denunciamos en 2019 que había liceos que se llovían por el desfinanciamiento del Estado. Exigimos mejores condiciones laborales para una mejor educación pública. Y hoy no podemos volver a clases dando el amén al gobierno mientras esta realidad ocurre en los hogares.

Hoy tenemos que rechazar los planes de desprotección del empleo y el rescate a las grandes empresas. Las y los trabajadores de la educación de la agrupación Nuestra Clase (PTR + independientes) luchamos por estas 5 medidas básicas en el marco de un programa que realmente de salida a la crisis: la prohibición de los despidos por ley, la unificación del sistema público y privado de salud, la creación de Comités de Higiene y Seguridad en cada lugar de trabajo con plenos controles, la estatización de cualquier empresa que despida, suspenda o cierre, y la nacionalización de los recursos naturales bajo control de sus trabajadores, para poner las riquezas al servicio de los necesidades y no de la ganancia particular.

Con la fuerza de un paro tenemos que decir basta, unificarnos con los trabajadores de la salud, que han denunciado con protestas las engañosas cifras del gobierno y la falta grave de insumos básicos. Esta crisis no la debe pagar el pueblo trabajador.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias