Política Estado Español

ARAGÓN

Podemos e IU garantizan un gobierno para el PSOE y el PAR

Finalmente se configuró el nuevo Gobierno de Aragón. Pasando de la coalición (PSOE-CHA) al cuatripartidismo (PSOE-CHA-PAR-Podemos). Gracias a la formación morada el régimen político y empresarial tiene garantizado un gobierno en Aragón “estable”, de “centro” y “moderado”.

Carlos Muro

@muro_87

Miércoles 18 de septiembre | 16:59

Ciertamente, como dice el diario Arainfo, estamos ante un gobierno continuista desde varios puntos de vista respecto al anterior. El PSOE sin apenas esfuerzo consiguió un apoyo total de 36 diputados para obtener una mayoría y formar gobierno: 24 del PSOE, 5 de Podemos, 3 de PAR, 3 de CHA e 1 de IU.

El papel de Podemos ha sido fundamental para garantizar un gobierno de tipo “Frankenstein” conjunto con nada más y nada menos que con la derecha aragonesa rancia del PAR. Prácticamente no ha cambiado nada con los nuevos miembros del selecto club de la casta política: Carlos Pérez Anadón por Fernando Gimeno en Hacienda, la incorporación de Arturo Aliaga del PAR (Vicepresidencia e Industria), Maru Díaz de Podemos (Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento) y Felipe Faci en Educación.

Para echar a la derecha…Podemos pacta con la derecha y el PSOE

Parece ser que la “gran estrategia” política de Podemos (y de Nacho Escartín en Aragón) para que “en Aragón no haya un gobierno de las derechas” y sin “repetición electoral” es hacer un pacto con el “centro-derecha”. Entrar a gobernar a toda costa aceptando a la derecha misma (en este caso del PAR) con un programa que hasta la CEOE estaría de acuerdo.

Alguien podría decir que es preferible este gobierno que uno integrado por Vox. El problema es que formar un gobierno con el PSOE (que ha implementado la mayoría de leyes antiobreras) junto con el derechoso PAR es garantía segura de “desilusión”. Es el mejor camino para que como ha pasado en el ayuntamiento de Zaragoza lleguen las derechas.

Se podría pensar que por lo menos este pacto puede “contener” a la “extrema derecha” al mismo tiempo que se hace alguna medida social desde la consejería de Ciencia y Universidad. Pero, como criterio básico, habría que preguntarse qué tipo de programa se ha pactado, y este es otro elemento que nos indica más bien continuidad que ruptura.

De la crítica a la casta a gobernar con ella

Podemos no ha planteado ni mínimamente un programa democrático contra la casta para explicar al conjunto de la mayoría social un programa alternativo. Su forma de luchar contra la “vieja política” es gobernar con ella. Es irónico, pues, que la burocracia sindical de CCOO saliera a denunciar el escandaloso incremento de altos cargos del nuevo gobierno en casi un 25% en el caso de las Direcciones Generales o más del 50% en el caso de los asesores.

Lo que supone un aumento de 2,3 millones de euros más al año del presupuesto para mantener a la burocracia política del nuevo gobierno de Aragón, cuando el número de miembros y funciones son las mismas. El partido morado ni siquiera ha planteado un programo democrática contra los altos salarios que perciben los políticos por gestionar los negocios de los capitalistas, planteando, por ejemplo, que todo diputado y todo miembro de los gobiernos cobren igual que el salario medio de un o una trabajadora.

Es más, Maru Díaz es la responsable de la consejería de Universidad y ni siquiera ha denunciado a la enorme casta universitaria que durante años viene (gracias a los gobiernos del PSOE) subiendo las tasas universitarias, rebajando las becas, expulsando a miles de estudiantes y favorece a las empresas y bancos privados para lucrarse con la investigación y los recursos universitarios.

Tan solo ha anunciado que bajará las tasas universitarias y aumentará las becas. Es increíble que ni siquiera se haga una denuncia al hecho de que miles de familias trabajadoras no puedan pagar los estudios universitarios a sus hijos e hijas, ni una denuncia de la universidad neoliberal instalada con el Plan Bolonia. Podemos, obviamente, no se plantea un programa por una universidad totalmente gratuita (con su entrada al gobierno acepta la educación privada y concertada) y donde puedan acceder libremente todas las personas trabajadoras.

Otro elemento básico es que ni siquiera se cuestiona el pago de una deuda que es ilegítima, y que los y las trabajadoras no han tenido derecho a decidir, ni siquiera han tenido el derecho a votar los presupuestos. Una deuda que en Aragón alcanzó en 2018 el récord de 8.251 millones de euros, el 21,9% del PIB.

Además acaban de aceptar el rescate de Motorland, sin ni siquiera una mención a la necesidad de rescatar a las miles de familias trabajadores aragonesas que no pueden llegar a final de mes o que no pueden pagar el incrementos desorbitado del alquiler de las viviendas productos de las medidas antiobreras llevadas adelante en gran medida por el propio PSOE.

Parece ser que también se han olvidado de la lucha contra la precariedad laboral. Explotación laboral, bajos salarios, recortes en derechos sociales y derechos democráticos son el pan de cada día. Es alarmante pues que ni siquiera se tenga una mínima sensibilidad social para miles de familias pobres, es necesario un verdadero programa obrero de emergencia social que le imponga el costo de la crisis a la patronal.

Es necesaria una izquierda de clase y anticapitalista

Pero este pacto tampoco habría sido posible sin el voto de Izquierda Unida (IU) que decidió un “voto a la portuguesa”. Es decir conceder un voto gratuito al PSOE pactando un programa ultra moderado. Se puede consultar el programa pactado aquí [http://www.iuaragon.com/wp-content/uploads/2019/07/Acuerdo-de-Investidura-IU-y-PSOE.pdf]. Es increíble que temas tan sentidos como el no pago de la deuda, la expropiación de las viviendas vacías, la municipalización de las contratas o la precariedad laboral ni siquiera sean nombrados.

Otro sectores de la izquierda como Anticapitalistas en Aragón abandonaron la dirección de Podemos y apostaron por concurrir con la izquierda reformista de ZeC. Pablo Rochela de Anticapitalistas tiene razón cuando dice que podemos blanquea a los partidos tradicionales y que es “un error estratégico con consecuencias enormes querer gobernar a toda costa y con cualquier socio”.

Pero habría que recordarles que también es un error pedir el voto a la portuguesa como pide su corriente a nivel estatal a Podemos. A pesar de su crítica al PSOE y llamar a no confiar, lo cierto es que su salida estratégica no es muy diferente cuando dice que hay otras alternativas “como apoyar una investidura tras un acuerdo programático y negociar una a una las leyes de la legislatura”.

Muy lejos de esta posición es necesaria una izquierda que plantee claramente un programa obrero y realmente socialista que haga pagar los años de crisis, explotación y pobreza a los capitalistas. Evidentemente este programa es imposible con partidos como el PSOE o PAR, solo la más amplia movilización obrera y popular con un programa de ruptura y por su derecho a decidir todo es garantía de ruptura con esta democracia para ricos.






Temas relacionados

Unidas Podemos   /   Aragón   /   Política Estado Español   /   Zaragoza en Común   /   Zaragoza   /   Podemos   /   PSOE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO