×
×
Red Internacional

La única corriente oceánica que circunnavega el planeta se está acelerando, según una investigación que ha detectado un cambio en el océano Antártico, la región que absorbe la mayor parte del calentamiento inducido por el ser humano a nivel mundial.

Lunes 29 de noviembre de 2021 | Edición del día

El análisis de décadas de datos ha permitido a los científicos comprobar, por primera vez, que la Corriente Circumpolar Antártica (CCA) está sufriendo esa aceleración, indica un estudio que publica Nature Climate Change, firmado por expertos estadounidenses y chinos.

Para el estudio se usaron mediciones por satélite de la altura de la superficie del mar y datos recogidos por la red mundial de boyas oceánicas Argo (en pleno funcionamiento desde 2007), para detectar una tendencia en la velocidad de la capa superior del océano Antártico que había permanecido oculta para los científicos hasta ahora.

Los vientos predominantes del oeste se han acelerado con el calentamiento del clima y los modelos muestran que no cambia mucho las corrientes oceánicas, sino que, más bien, dinamiza los remolinos oceánicos, que son movimientos circulares de agua que van en contra de las corrientes principales.

Tanto a partir de las observaciones como de los modelos, el equipo vio que el cambio de temperatura del océano está causando la importante aceleración de las corrientes oceánicas detectada durante las últimas décadas.

La CCA rodea la Antártida y separa el agua fría del sur del agua subtropical más cálida justo al norte. Esta parte más cálida del océano absorbe gran parte del calor que las actividades humanas añaden a la atmósfera de la Tierra.

Por esta razón, los científicos consideran vital comprender su dinámica, pues lo que ocurre en ella podría influir en el clima del resto de lugares, señaló al Universidad de San Diego (EE.UU.) en un comunicado.

El patrón de calentamiento del océano es importante. Cuando el gradiente, o cantidad de diferencia de calor, entre las aguas cálidas y las frías aumenta, las corrientes entre esas dos masas se aceleran.

"La CCA está impulsada principalmente por el viento, pero demostramos que los cambios en su velocidad se deben sorprendentemente en su mayor parte a cambios en el gradiente de calor", dijo Lynne Talley, coautora del informe de la Universidad de San Diego.

Para los autores, es probable que la velocidad de la corriente aumente aún más a medida que el océano Austral siga absorbiendo calor por el calentamiento global inducido por el ser humano.

Nature Climate Change publica otro estudio en el que se considera que la retirada estratégica de centrales eléctricas supercontaminantes podría salvar acumulativamente seis millones de vidas en el mundo entre 2010 y 2050, suponiendo que se aplicaran políticas de mitigación que eviten con éxito un calentamiento global de 1,5 grados.

Sin embargo, la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), terminó sin ningún compromiso serio de las principales y más contaminantes potencias del mundo para evitar este escenario. A pesar de los compromisos y la retórica empleada por los países miembro de realizar una serie de acciones tendientes a morigerar las causas del calentamiento global, la realidad es que las promesas no fueron diferentes a las de ediciones anteriores y también se contradicen con las políticas y negocias de cada uno de los países que incluyen el extractivismo, contaminación y deforestación masiva, entre otras.

Te puede interesar: COP26: alerta roja climática y postales de la hipocresía capitalista




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias