×
×
Red Internacional

CONVENCIÓN CONSTITUYENTE.Profesora María Isabel Martínez, candidata a constituyente: "Para generar cualquier cambio profundo, debemos estar organizados y movilizados"

La profesora María Isabel es una luchadora de toda la vida. Nacida y criada en la comuna de Estación Central; ha desarrollado su vida entre esta comuna y el Quisco, donde fue dirigenta comunal del Colegio de Profesores. Ha sido partícipe directa de los grandes procesos que ha atravesado Chile desde los años 80, hasta la fecha. Va como pre candidata constituyente por el distrito 8 que comprende las comunas de Quilicura, Estación Central, Pudahuel, Maipú, Cerrillos, Colina, Lampa y Til Til.

Fernando JiménezTrabajador patrimonial y columnista de La Izquierda Diario Cultura

Sábado 2 de enero | 08:39

Actualmente, María Isabel vive en Estación Central. Comuna tristemente famosa por las mega construcciones autorizadas durante la alcaldía de Rodrigo Delgado, actual Ministro del Interior. Hoy la comuna tiene casi 10.500 habitantes por kilómetro cuadrado (más que Hong Kong o Singapur) lo que significó un verdadero caldo de cultivo de enfermedades, miseria y desesperanza durante la pandemia. Todo gracias a las nulas políticas públicas del gobierno de Piñera.

Introducción a la vida política

En los años 80, a la edad de 17 años, María Isabel ya comenzó a interesarse por la organización política. Junto a otros vecinos cercanos a su edad, y con el apoyo de militantes de izquierda que actuaban en la clandestinidad, consiguieron refundar la Junta de Vecinos de su villa. Los dirigentes anteriores fueron perseguidos y/o encarcelados durante los 70, sin embargo, el miedo no fue motivo para detener a la joven activista: «nos sentíamos muy valientes, conscientes de que había que combatir los miedos e ir levantando cada espacio de organización».

María Isabel estudió pedagogía en el mítico Pedagógico, por esos años la recientemente inaugurada Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (a partir de 1985) «Me di cuenta que uno podría hacer mejor aporte a la sociedad, a cambiar la injusticia en que ocurrían en Chile a través de la educación. Aunque con el tiempo me di cuenta que con motivar a los estudiantes a salir adelante no era suficiente, pero si podría hacer un gran aporte en alimentar el crecimiento de la autoestima de niños y jóvenes de la clase trabajadora, porque era precisamente allí en donde nos daban duro, desde los grupos de poder».

De clases en el aula a la organización política

Luego de haberle dedicado años a la pedagogía, la profesora se involucró cada vez más en tareas políticas y organizativas. «Desde muy joven siempre quise organizar a mi gente, o ser un aporte en la organización de mi gente». En el 2008, a raíz de movilizaciones de carácter salarial en el Colegio de Profesores, María Isabel junto a otros colegas deciden activamente organizar los comunales de El Quisco y Algarrobo, participando en las elecciones de ese año y asumiendo como parte de la directiva comunal. Sin embargo, el sindicalismo no fue suficiente para sus ganas de transformar la realidad: «en el andar me di cuenta de que para poder enfrentar el tremendo poder de los dueños de Chile era necesario estar organizados en un contexto superior, no sólo en cuanto a cantidad de personas sino que fundamentalmente en cuanto a la la política y la estrategia a seguir, una estrategia para vencer».

El 2011, durante las históricas movilizaciones que sacudieron el país, María Isabel entró a militar en el Partido de Trabajadores Revolucionarios, donde aún se organiza. Fue desde su militancia en esta organización donde le tocó afrontar una de las más grandes movilizaciones docentes de los últimos años, la llamada “Rebelión de las Bases”: cuando los docentes de base rechazaron de manera casi unánime la dirección autoritaria y unilateral de Jaime Gajardo (PC), que con una llamada telefónica, sin consulta a ninguna asamblea, pretendía sofocar dicho proceso de movilización.

«La Rebelión de las Bases me enseño la importancia de la autoorganización de los trabajadores. Especialmente cuando hay dirigencias sindicales burocratizadas, autoritarias, que están al servicio de intereses ajenos a los de los trabajadores que tendrían que representar. A pesar de que yo estaba cesante de profe, trabajando en costuras y en un call center a trato, igual participé de todas las movilizaciones, recorriendo toda la región metropolitana porque necesitábamos establecer contactos para movilizarnos todos juntos en forma unificada.»

Lecciones del estallido

El estallido social de octubre tomó a todes por sorpresa. La magnitud de la movilización, combinada con la posibilidad real de echar abajo al gobierno de Piñera a partir de la huegla general del 12 de Noviembre, hizo de éste un momento histórico. María Isabel comenta: «Fue la expresión de algo que se venía gestando durante muchos años, a partir de las movilizaciones estudiantiles del 2006 y del 2011. Expresión del hastío que existía hacia la concertación y luego hacia el desvío implementado por el frente amplio luego de las movilizaciones estudiantiles. Ellos también son parte del régimen de los 30 años».

Sin embargo, este proceso no estuvo exento de contradicciones. El acuerdo del 15 de Noviembre firmado entre los partidos del viejo régimen, junto con la renuncia del PC para convocar más movilizaciones (pese a no haber formado parte del acuerdo); instaló un desvío con el objetivo de encauzar todo el descontento y la rabia hacia la convención constituyente: «Nos mostró la debilidad de no contar con una organización que unificara y condujera el movimiento».

«Por eso voy de candidata a la convención constituyente por el Distrito 8. Estoy cansada de que sean otros quienes deciden por nosotras y nosotros, creo que es una tarea de primer orden el posicionar una izquierda consecuente, que no renuncie a su programa de ruptura con el capitalismo; al mismo tiempo enfrentando a la derecha, a la ex-concertación, al Frente Amplio y al PC, todos responsables de mantener a flote este régimen podrido.
Nuestra batalla no es sólo electoral. No soy ingenua. La única vía realista para cumplir con todas las demandas del estallido como la lucha por Pan, Trabajo, Salud y Vivienda; es la vía de la movilización. Para generar cualquier cambio profundo, debemos estar organizados y movilizados; tal cual lo acaban de hacer las compañeras de Argentina. Allá el aborto se votó en el Senado, pero se ganó en la Calle»




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias