×
×
Red Internacional

Nuevamente profesores y apoderados se ven afectados por la inoperancia de las autoridades de la Corporación Municipal de Antofagasta, que no dan respuesta ante las inquietudes de la comunidad escolar tras la medida unilateral de la directora de la escuela F-78 Ximena Joo, de mantener a la profesora Iris Núñez privada de ejercer la docencia.

Viernes 27 de julio de 2018 | 04:19

Los profesores y apoderados de la escuela F-78 vienen dando un tremendo ejemplo de lucha para el resto de las unidades educativas. Ambos estamentos están en paro para exigir a las autoridades de la Corporación den una solución. En el fondo este paro significa cuestionar a las autoridades municipales que prefieren sacar de sus puestos de trabajo a profesores de aula, antes de sacar a sus directores, muchos a pesar de tener denuncias por maltrato y prácticas antisindicales.

Las mismas autoridades que están formalizadas por fraude al fisco siguen siendo autoridades y tienen en sus manos la educación municipal. Nos quieren imponer condiciones laborales precarias a través de directores autoritarios y arbitrarios a la cabeza de las escuelas y liceos y así seguir gastándose los recursos en cualquier cosa, menos en capacitaciones para los profesores, asistentes de aula para todos los cursos y perfeccionamientos.

A través de esta movilización están mostrando a toda la comunidad cómo se lucha contra el autoritarismo y la precarización de la educación pública. El Ministro de Educación hace unos días causo gran polémica con sus palabras donde se burla de la manera en que profesores y apoderados muchas veces mejoramos nuestras escuelas y liceos a través de actividades como bingos para reunir dinero.

El Ministro se burla de una realidad: la educación de mercado nos tiene trabajando en escuelas que se caen a pedazos mientras las corporaciones municipales hacen desaparecer los fondos destinados para la educación pública. La Corporación municipal de Antofagasta debe 43 millones de pesos a la educación y aun así tiene el descaro de querer imponer su autoridad pasando encima de la opinión de profesores y apoderados.

La Escuela F-78 es un ejemplo de cómo cuestionar las decisiones arbitrarias por parte de los directores, toda la comunidad escolar está en paro mostrando que solo con esta unidad entre trabajadores de la educación, apoderados y alumnos es la mejor arma contra este sistema educativo que hoy nos mantiene trabajando en precarias condiciones como lo son los contratos a plazo fijo y las malas condiciones en la que se encuentran los establecimientos educativos.

La unidad de los trabajadores es fundamental para poder ganar todas nuestras demandas, por eso la presencia de los trabajadores despedidos del ferrocarril en las concentraciones de apoderados y profesores fortalece ambas luchas que se vienen dando contra los despidos y el autoritarismo de los jefes en nuestros lugares de trabajo.

La solidaridad entre todos los sectores de trabajadores ayudara a potenciar esta voz y poder cuestionar al sistema educativo actual de conjunto. Quienes realmente pueden mejorar la educación son las y los apoderados, estudiantes, trabajadoras y trabajadores de la educación, es por eso que ellos deberían decidir quienes deberían estar a la cabeza de las escuelas y liceos a través consejos escolares resolutivos democráticos que discutan y tomen las decisiones en las escuelas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias