×
×
Red Internacional

Persecución. Putin quiere ampliar la ley "anti propaganda gay" y prohibir todo contenido LGBTIQ+ en Rusia

La nueva normativa amplía la legislación rusa incluyendo a la población adulta. Prohibirá totalmente organizaciones, libros, películas y publicaciones que incluyan contenido mostrando una visión positiva de las personas LGBTIQ+.

Viernes 28 de octubre | Edición del día
Foto: Ian Langsdon / EPA

En una votación unánime la cámara baja del Parlamento ruso, llamada Duma, aprobó una ampliación de ley “anti propaganda gay” sancionada en 2013. De esta manera Putin profundiza su política de persecución a las personas LGBTIQ+ y todo tipo de publicaciones ya que ahora incorpora aquellos contenidos que llegan al público adulto.

El texto aprobado ahora plantea que toda información sobre "estilos de vida no tradicionales" o "el rechazo de los valores familiares" será considerada legalmente igual que la pornografía, la promoción de la violencia o el fomento de tensiones raciales, étnicas y religiosas. Incorpora a su vez la prohibición de la información relacionada a "hacer que los menores deseen cambiar de sexo". También prohíbe la "propaganda de la pedofilia", haciendo una operación común que es utilizada para estigmatizar al colectivo LGBTIQ+, como se dio también en Hungría.

Te puede interesar: Hungría prohíbe por ley contenidos LGBTIQ+ en escuelas y la televisión

La ley anterior estaba enfocada la llegada a los menores de “propaganda gay”, así Putín desató una campaña contra la diversidad sexual, buscando que en Rusia sólo se repliquen los valores de la familia tradicional. Esa normativa profundizó la persecución del Estado ruso, prohibiendo las movilizaciones del orgullo y cualquier cosa que considerase “propaganda LGBT”.

En febrero de este año el Ministerio de Justicia presentó una demanda para “liquidar” la organización Red LGBT de Rusia acusada de realizar actividades contrarias a los "valores familiares fundamentales consagrados en la constitución rusa", representando "una amenaza para el orden público y el estado de derecho".

Con el proyecto de ley actual, cualquier contenido en internet, películas y obras literarias con representaciones positivas de la diversidad sexual. Entre las consecuencias que establece dispone multas a individuos que pueden ser de hasta 400 mil rublos (U$S 6.500) o hasta 5 millones de rublos (U$S 81.500) para entidades jurídicas. Para ser establecida como ley, debe ser aprobada en la cámara alta y luego ser ratificada por Putin.

Esto implica que podrían ser censuradas hasta obras de la literatura rusa que inclusive se volvieron reconocidas durante el período del zarismo. Por ejemplo la obra Alas de Mikhail Alekseevich Kuzmin publicada en 1906, según el historiador Dan Healey se trató de la primera novela de Europa en hablar abiertamente sobre relaciones homosexuales con un final feliz.

Para fundamentar esta propuesta, un parlamentario ruso llegó a presentar fragmentos del dibujo animado Peppa Pig, en una escena donde una osa polar (Penny), aparece con dos madres. Eso fue utilizado como un ejemplo de la “propaganda LGBT”.

El patriarca Kirill, jefe de la Iglesia ortodoxa rusa también respaldó esta iniciativa. El oficialismo ruso planteó el proyecto de ley enmarcado en la guerra con Ucrania, donde busca polarizar falsamente entre un “orgullo gay prooccidental” y Rusia como la abanderada de los valores tradicionales. Mientras las variantes de extrema derecha que estigmatizan a las personas LGBTIQ+ están surgiendo en toda Europa, inclusive durante la guerra las personas trans denunciaron múltiples violaciones a sus derechos por parte del gobierno ucraniano. Detrás de esa polarización lo cierto es que Putin hace años utiliza la agenda contra las personas LGBTIQ+ para profundizar el constante ataque a las libertades democráticas en Rusia.

Te puede interesar: La odisea de las mujeres trans para huir de Ucrania


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias