×
×
Red Internacional

Universidad. ¿Qué está pasando en la UTFSM?

Agobio académico, desfalco de autoridades y crisis en docentes por falta de dotación.

Miércoles 13 de julio | 07:56

Un grupo de académicos de la Universidad técnica Federico Santa María (UTFSM) a través de la columna de opinión ¡BASTA! exponen hechos de profundas irregularidades por parte de la rectoría de dicha casa de estudios, encabezada por el rector Darcy Fuenzalida. Lo que ponen en evidencia nuevamente como opera la educación privada en las universidades y el descaro por parte de las autoridades al gestionar fondos que se generan en base a los aranceles elevados que tienen que pagar los y las estudiantes, muchas veces endeudándose y que su carestía no se condice con la calidad y las condiciones educativas, laborales y de infraestructura de toda la comunidad educativa de los establecimientos.

Hace unos meses atrás, en la columna de opinión !BASTA!, académicos de la casa de estudio exponen graves problemas de probidad, desvinculaciones arbitrarias, y otros antecedentes relacionados al presupuesto y al proceso de admisión:

Gastos absurdos e hipocresía de altos mandos.

En la Universidad técnico Federico Santa María se realizó un ajuste presupuestario a partir del año 2019, a raíz de la pandemia y la revuelta de octubre, a partir de este se adoptaron medidas extremas como la no renovación de vacantes académicas dejadas por profesores en retiro, o el rechazo de contrataciones de reemplazos por licencias médicas de docentes y altos cargos, de las que se incluían licencias de tipo maternales. Pero este ajuste no se termina de entender con el aumento absurdo de personal para áreas administrativas, donde en los casos más drásticos pasaron de ser 5 funcionarios a 40 en áreas donde no se explica esta decisión por parte de autoridades.

Otro caso fue la compra del edificio de la Bolsa de Comercio (BOVALPO) en más de 1.800 millones de pesos, y sumándole a esto, para su restauración se destinarán mil millones más a dicho inmueble; el que además será destinado principalmente a sectores de la administración. Si bien esta adquisición que fue aprobada por el consejo superior de la Universidad, carece totalmente de sentido, ésta se realiza en plena negociación colectiva, a dos meses de la revuelta, y en las actas del Consejo Superior no hay registro de los aportes que esta compra tendría para la Universidad, ni tampoco de cómo se están adjudicando y ni gestionando el multimillonario proyecto.

Otro gasto que va en esta misma lógica de autoritarismo y arbitrariedad es la compra de un auto de alta gama evaluado casi en 50 millones de pesos por parte del rector, esto mientras las autoridades informaban a la comunidad educativa del ya mencionado ajuste presupuestario. Y se suma la remodelación de la oficina de rectoría donde el costo únicamente de las lámparas supera los 13 millones de pesos.

Tras la revuelta de Octubre, el Rector anunció el 2019 que reducirá su sueldo un 30% para supuestamente reducir la brecha salarial de manera interna en la universidad, esta declaración la hace en pleno proceso de negociación sindical por parte de un grupo importante de trabajadores, los que interpretaron esta acción como anti-sindical pues afecta la cohesión de la movilización. Es importante añadir que esta disminución jamás se hizo efectiva, y termino siendo apenas una disminución de menos de un 20%.

Líder en multas y demandas laborales

Existe un clima laboral deteriorado, con múltiples despidos, sobrecarga laboral, maltratos denunciados, y licencias de meses donde no se contratan reemplazos lo que incide en el agobio laboral de trabajadores de diversas áreas, además de dejar cargos desocupados sin alguien que cumpla con las respectivas tareas.

Y situando a la UTFSM respecto a otras instituciones, se analizo en la columna BASTA el número de demandas laborales realizadas contra la institución durante el año 2021, donde la casa de estudios llega a la suma de 40 demandas laborales, siendo el primero en la lista de las Universidades que componen el G9. Esto se agrava más cuando es negado por las autoridades, reflejando la nula voluntad de revertir esta situación.
Además de demandas laborales, también lidera la lista por las multas recibidas por parte de la Inspección del Trabajo, entre los años 2019 y 2021 recibió 37 multas correspondientes a un monto de 78 millones de pesos. Algunas de ellas son por faltas graves, como a la igualdad de remuneración entre géneros, por no cumplir con la cuota de trabajadores con discapacidad y no cumplir con estipulaciones de contratos colectivos.

A esto se suma no haber dado cumplimiento al “Protocolo de Vigilancia de riesgos psicosociales en el trabajo”. Este protocolo no se viene haciendo hace 3 años según la columna, y es grave cuando refleja que a la institución no le interesa realizar catastros tan mínimos como este para conocer el estado físico, psíquico y social de trabajadores y docentes.

Ante estas situaciones crítica un grupo de profesores convocaron a un claustro pleno, instancia extraordinaria que hace más de 4 años no se realizaba en la casa de estudios, y donde participa administrativos y docentes de todos los campus y sedes con el objetivo de debatir sobre un punto o situación controversial. Este claustro se realizó el 8 de abril y tuvo por principal resolución la creación de una comisión investigadora que permitiera primeramente aclarar aún mas esta situación, además de servir como evidencia en el caso de comprobarse la culpabilidad incuestionable del rector.

En octubre se realizarán las nuevas elecciones de rectoría, y ante la espera del cambio de directiva, no se puede esperar con pasividad la salida de Darcy Fuenzalida en completa impunidad, ya que la administración de una casa de estudios, que significan el futuro de cientos de estudiantes que anualmente ingresan a la UTFSM, no puede hacerse dentro de cuatro paredes, en base a decisiones arbitrarias y abusos de poder. Estos estudiantes que se endeudan para optar por un mejor futuro para ellas(os) y sus familias, costeando aranceles que superan en muchos casos los 5 millones, tienen que tener voz y voto ante decisiones tales como el destino de estos recursos; ya que si no se avanza en democratización y triestamentalidad seguirán habiendo casos de abuso de poder y autoritarismo por parte de los altos mandos.

Esta lucha por triestamentalidad y democracia universitaria solo se conquistará mediante la organización tanto de estudiantes como de trabajadores, donde se les exija a federaciones y sindicatos la movilización y lucha por esta justa demanda. Esta vía es la que históricamente ha llevado a la conquista cambios reales, lo vimos en la lucha de los trabajadores de la Universidad de Chile, que tras meses de movilización junto a estudiantes lograron demandas mínimas que les garantizaron horas y espacios de organización asegurados dentro de sus jornadas, entre otras ganadas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias