×
×
Red Internacional

Derechos LGBTQIA+. ¿Qué pasa con la población trans en el sistema de educación?

No puede ser que se sigan pasando a llevar las circulares de educación y no se acepte la decisión de los estudiantes. ¡Necesitamos un sistema educacional que nos respete!

Viernes 22 de julio | 08:02

En este sistema educacional la población trans ha existido visiblemente desde aproximadamente 2016, que fue cuando el colegio municipal de maipú El trigal, acogió a la primera niña trans en su colegio sin ningún impedimento, ya que hasta esa fecha habían jóvenes trans pero los establecimientos no ocupaban el nombre social, no los dejaban entrar a los baños, les acosaban los estudiantes y docentes o simplemente se les negaba la matrícula al entrar en conocimiento de que el estudiante era trans.

En abril de 2017 se creó la circular para estudiantes trans, circular N°768, que comprende los derechos de niñas, niños y estudiantes trans en el ámbito de la educación. Esta circular menciona los deberes y obligaciones de las direcciones y sostenedores de los establecimientos educacionales, también su forma de operar y aplicar la circular. Menciona como un punto importante los derechos del estudiante y las medidas básicas de apoyo que deben de cumplirse obligatoriamente. Si estas no se cumplen deben de recibir una sanción en el procedimiento administrativo. Sin embargo ante la creación de la ley de identidad de género esta circular puede seguir siendo usada pero bajo términos legales esta no es actual, por lo cual en diciembre del 2021 se cambia por la resolución N°812, esta resolución agrega algunas definiciones y facilita algunos derechos a los estudiantes.

Luego en diciembre del año 2018 se publica la ley que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género, ley N°21.120. Esta menciona los derechos sociales y civiles, también menciona los principios relativos al derecho a la identidad de género y los procesos a seguir para el cambio de nombre y sexo registral.

La gran invisibilización de las disidencias sexuales en la educación se puede ver ampliamente, ya que aun hasta el dia de hoy, 5 años después de la creación de la circular N° 768 existen ciertos establecimientos que no tienen conciencia ni noción de cómo actuar ante las necesidades de los estudiantes trans, por eso en lo que va del año hemos podido entrar en conocimiento de la gran cantidad de acoso a las personas trans y ciertas denuncias públicas a varios establecimientos. Lo cual por suerte ha sido visibilizado en movilizaciones de algunos liceos que dentro de su petitorio agregan la necesidad de protocolos para las disidencias sexuales.

No debemos seguir siendo invisibilizados, hasta se puede demostrar en cuestiones legales, ya que la circular de salud para las personas trans, N°21 fue publicada en septiembre de 2011, es decir, casi 6 años antes de la de educación, no es posible que en esos 6 años se haya pensado en que las infancias y adolescencias trans no existen, esto se debe al adultocentrismo que tiene la sociedad tan normalizado, ya que desde siempre se le ha dicho a los niños que ellos no son lo suficiente maduros para saber y decidir sobre estos temas, y luego al estar tan normalizado los adultos solo dejaron de lado a los jóvenes.

Ahora mismo está en el Senado el proyecto de ley José Matías, el cual obliga a los establecimientos educacionales a contar con un equipo de convivencia escolar. Este proyecto nace por la muerte de José Matías Guevara De La Fuente en 2019 a causa de suicidio por el constante acoso que recibía por parte de la comunidad escolar. La iniciativa fue ingresada en noviembre de 2020, por las diputadas y diputados: Daniella Cicardini (PS), Pamela Jiles (PH), Erika Olivera (IND), Camila Rojas (Comunes), Juan Santana (PS) y Marisela Santibáñez (PC); y los ex diputados y ex diputadas Natalia Castillo, Maya Fernández, Gonzalo Fuenzalida y Camila Vallejo. Luego de ser analizada en la Comisión de Educación, la iniciativa obtuvo 94 votos a favor, 22 en contra y 22 abstenciones.

Debemos de seguir luchando por nuestros derechos y para que la ley José Matías pueda ser publicada con los derechos con la que fue propuesta, siendo estos: que los establecimientos tengan ejemplares de sus reglamentos utilizando el lenguaje inclusivo y que los alumnos tengan derecho a que se respeten y reconozcan su libertad personal y de conciencia, así como su estatus migratorio, identidad cultural y pertenencia étnica.

No podemos seguir dejando que las personas cisgenero decidan si nosotres podemos existir en un lugar, porque nosotres hemos estado aquí todo este tiempo, solo que ahora estamos exigiendo lo que nos han negado siempre. ¡Vamos por la aprobación de la ley José Matias en el senado y por una educación sexual que no nos excluya!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias