Política

DECLARACIÓN PÚBLICA

Que todo parlamentario gane lo mismo que un profesor

Casi la mitad de los parlamentarios son empresarios. Según la declaración de intereses de los políticos, 73 legisladores tienen participación en sociedades, de un total de 157 parlamentarios en ejercicio. Una cueva de corruptos. Al menos 15 legisladores son investigados por la justicia en casos de corrupción.

Jueves 18 de junio de 2015 | 22:06

Mientras los profesores vienen saliendo a luchar para mejorar sus condiciones laborales y los estudiantes vuelven a levantar las pancartas por terminar con la educación de mercado impuesta en dictadura. Un nuevo remezón de corrupción vuelve al aparecer en el escenario nacional. Esta vez no solo son los ya conocidos hechos de corrupción, en declaración de patrimonios e intereses estas semanas evidenciamos lo que para todos era un secreto a viva voz: los parlamentarios no solo legislan para las grandes empresas, sino que además, son parte de estas grandes empresas.

De todo tipo y de ambos sectores políticos, derecha y Nueva Mayoría confluyen con diputados y senadores miembros de sociedad o empresas de diferentes rubros. Más claro echarle agua.

En el caso de los senadores, de un total de 38, la mitad tiene algún tipo de sociedad. Por parte de la derecha, Andrés Allamand, Baldo Prokurica, Hernán Larraín, Ena von Baer, Francisco Chahuán, Alberto Espina, Jacqueline Van Rysselberghe, Jaime Orpis, Manuel José Ossandón, Juan Antonio Coloma y Alejandro García-Huidobro tienen participación en una o más sociedades. Desde la Nueva Mayoría, los senadores Ignacio Walker, Patricio Walker, Jorge Pizarro, Andrés Zaldívar, Felipe Harboe, Eugenio Tuma y Manuel Antonio Matta califican como empresarios. En el caso de los diputados, 37 de ellos admite tener una firma y 17 más de una. Llamativo es el caso de José Antonio Kast de la UDI, quien declara tener participación en 14 sociedades.

Pueden llegar a ganar 24 millones de pesos mensuales. Hay que terminar con los privilegios de los parlamentarios, todo parlamentario debería ganar lo mismo que un profesor, ¡para que sepan lo que cuesta el trabajo!

Recordemos que los diputados ganan por sobre los $ 14 millones de pesos mensuales, es decir, 40 veces el sueldo mínimo. En informes del congreso un parlamentario puede llegar a ganar 24 millones de pesos entre su dieta parlamentaria y gastos complementarios. A su vez, los diputados chilenos tienen el promedio de sueldos más altos de todos los países que conforman la OCDE. Y esto corresponde sólo a la dieta, puesto que en la cifra no se incluye lo que perciben por su participación en empresas. Y así, el parlamento se configura como un nido de corruptos. Una casta privilegiada que pretende decidir sobre nuestras vidas. Es por esto que desde el Partido de Trabajadores Revolucionarios consideramos importante que la izquierda denuncie estos privilegios irrisorios, que son una bofetada para los miles de trabajadores y trabajadoras que viven con el salario mínimo, que nunca alcanza, más aun si vivimos en un chile neoliberal que te cobra por educación, salud y vivienda. Terminar con los privilegios de esta casta es una tarea que debemos denunciar, porque ellos no saben lo que cuesta el trabajo, ¡porque no trabajan! Si quieren decidir por nosotros deberían primero que todo vivir como nosotros, todo parlamentario debería ganar lo mismo que un profesor a ver si así se siguen negando a conceder las demandas de los profesores.

Vamos por la revocabilidad de todos los cargos de elección popular y una asamblea constituyente libre y soberana basada en la movilización de los trabajadores y el pueblo pobre.

Pero no basta con terminar con los privilegios de la PENTA casta, es inaceptable que luego de descubrirse nexos de corrupción, conflictos de intereses, entre otros casos, este nido de corruptos funcione igual que siempre y sean los mismos implicados los que se mantengan decidiendo por nuestras condiciones de vida y trabajo. Es por esto que desde el Partido de Trabajadores Revolucionarios consideramos que a la vez que hay que denunciar todos los privilegios de esta casta política, debemos luchar para que exista revocabilidad de todo cargo de elección popular, los trabajadores y el pueblo pobre debemos tener este derecho.

Hoy los profesores y los estudiantes lo demuestran en las calles: este régimen político está en crisis, es por esto que sin titubeos debemos luchar por una asamblea constituyente libre y soberana basada en la movilización de los trabajadores y el pueblo pobre porque es la casta PENTA, son sus parlamentarios, pero también lo es todo su régimen político la rodea, derribar toda la herencia de la dictadura es tarea fundamental para la izquierda obrera y socialista.






Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO