×
×
Red Internacional

Plebiscito. Rechazo triplica los recursos financieros del apruebo gracias a aportes de grandes empresarios

Con más de $1.301 millones de pesos los aportes recibidos por el Servel para la campaña del rechazo triplica los aportes que ha recibido la campaña del apruebo, destacando grandes aportes de familias millonarias del país.

Daniel VargasAntofagasta, Chile

Miércoles 17 de agosto | 08:13

A menos de 3 semanas del plebiscito del 4 de septiembre, el Servel ha dado cuenta de los aportes que ha recibido la campaña de ambos sectores, destacando el sector del rechazo, el cual cuenta con cuantiosos aportes de los más millonarios del país.

Mientras el apruebo en total alcanza un monto de $332.809.823 pesos, el rechazo acumula $1.301.208.062 pesos gracias a enormes aportes económicos de empresarios, entre los cuales el 70% ha sido aportado por apenas 120 donadores.

Destacan, a su vez, los aportes de las familias Cuneo, relacionados gigante del retail Falabella, y Ossandon Larraín, de negocios inmobiliarios y relaciones con el Opus Dei, quienes han aportado $66 millones y cerca de $49 millones de pesos, respectivamente.

Sin embargo, más recientemente en el mes de agosto el rechazo vio ampliar sus aportes enormemente. En tan solo 15 días 9 empresarios aportaron más de $135 millones, aportando cada uno 15 millones de pesos a la campaña de mentiras, con aportes de empresarios inmobiliarios.

Con estos enormes recursos la derecha viene impulsando una campaña odiosa y demagógica, llena de fake news y sentidos comunes que buscan defender con uñas y dientes sus grandes negocios, muy bien cuidados gracias a la obra de la dictadura.

El resultado del 4 de septiembre no los va a calmar, sea que gane el apruebo o el rechazo, según dice el presidente de la Cámara de la Producción y el Comercio, el odioso Juan Sutil, Chile va a tener turbulencias.

Para hacerles frente el gobierno y sus partidos pretenden calmarlos mediante un nuevo pacto para “aprobar para reformar”, que no es nada más que negociar con la derecha y entregarle al Senado la posibilidad de borrar y reescribir lo que se vote el 4 de septiembre.

Los trabajadores y los sectores populares, incluyendo a quienes guardan expectativas de cambio, tienen que confiar en sus propias fuerzas para conquistar las demandas pendientes del estallido social y que fueron olvidadas arrojadas a la basura por la convención.

Para acabar con el odiado sistema de pensiones, la renacionalización de los recursos naturales, la libertad de los presos políticos, la autodeterminación del pueblo mapuche, y tantas otras demandas, será necesaria la organización y movilización independiente de los partidos que defienden esta cocina al servicio de los grandes millonarios del país.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias