×
×
Red Internacional

MINERÍA. Royalty minero: La derecha espera negociar en el senado ante el miedo de fracasar en el TC

Pese a la "Reserva de Constitucionalidad" impulsada por diputados de Chile Vamos cuando se discutía el Royalty en diputados, ni en el oficialismo o gobierno planean ir todavía al Tribunal Constitucional para frenar la iniciativa que pretende poner un impuesto mínimo de 3% a las ventas de cobre de las grandes mineras. El gobierno apostaría así por el lobby en Senado. Las millonarias ganancias del 2020, el gran precio que ha alcanzado en 2021 y la campaña del terror de las grandes mineras, abre la pregunta si se nacionalizara el cobre para ser gestionado por sus trabajadores y comunidades en beneficio de todo el pueblo.

Miércoles 12 de mayo de 2021 | 04:15

Si bien el fin de semana el Ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda afirmó que ante la aprobación del nuevo Royalty a la minería del cobre y litio, “obviamente tenemos que ejercer nuestras facultades y eso significa ir al TC”, todavía la amenaza del gobierno y la coalición de Piñera no se concreta. ¿El motivo? Esperan que el proyecto se modere en el Senado y que el impuesto sea menos dañino para las inversiones, es decir, que se toquen menos las fabulosas ganancias que ha tenido la gran minería del cobre y el litio.

Te puede interesar: Cobre no para de subir ¿Y si lo nacionalizamos en beneficio de todo el pueblo?

El proyecto que fue aprobado el jueves de la semana pasada supone impuestos a las ventas en un 3%(actualmente se gravan las utilidades lo que permite a grandes mineras maquillar sus cifras para pagar menos o no pagar impuestos). El precio de referencia que se utilizará son sobre los US$2 dólares la libra (precio al que las mineras ya obtienen utilidad) y en su detalle el 25% del impuesto irá a parar al Fondo de Convergencia Regional y el restante 75% irá a ayudas sociales o ingresos generales del fisco.

Te puede interesar: ¿Qué hacer con el cobre? Su precio por el cielo, el pueblo por el suelo

Entre las declaraciones rimbombantes de los empresarios mineros, Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI) y ex presidente de Codelco nombrado por Bachelet en 2010, planteó que las compañías mineras no podrán aguantar estos niveles de tributos e incluso que de salir el royalty, Chile podría “no tener más minería” .

Lo cierto es que las compañías mineras amasaron fortunas en las últimas décadas y en particular en el último año. AMSA, propiedad del grupo Luksic pasó de valer US$11.000 millones a US$25.000 millones en el último año y sus ganancias le reportaron más de US$300 millones durante 2020. Mientras el pueblo se empobrecía, las grandes mineras ganaron a manos llenas.

Para entender "dimensión extraordinaria” del saqueo en palabras de Julián Alcayaga, se calcula que entre 1990 y 2019, las mineras se han llevado alrededor de US$900.000 millones de dólares, una cifra abismal. Para tener una comparación a esa cifra, el presupuesto anual fiscal de Chile es de US$73.000 millones, es decir, se podría financiar más de 12 años completos de presupuesto fiscal con todo lo que se han llevado las mineras en las últimas 3 décadas.

¿Qué hacer entonces con el "sueldo de Chile"?

Si hay algo claro es que el cobre seguirá siendo una de las principales fuentes de financiamiento para el país. Goldman Sachs definió hace unas semanas al cobre como "el nuevo petróleo" para mostrar la demanda que tendrá el metal rojo en los años venideros a partir de diversos factores: la renovación tecnológica verde, los planes de estimulo de Estados Unidos, la creciente demanda China, entre otros.

Entonces la pregunta es qué hacer con este gran recurso que hoy está en manos de grandes transnacionales y empresarios nacionales como Luksic (70% de la producción es privada). El cobre debe ser nacionalizado, sin pago a quienes lo han saqueado, gestionado por sus trabajadores junto a las comunidades y profesionales. Sus enormes recursos podrían ir en ayuda de la población y resolver las necesidades sociales de salud, educación y vivienda.

Corresponde a las y los trabajadores junto al pueblo, protagonista de la rebelión popular del 2019, recuperar todas nuestras riquezas, lo que exigirá una lucha y movilización independiente. Los mineros pueden jugar un rol central en esta pelea, agrupando las fuerzas de la clase trabajadora junto al pueblo. Hay que fortalecer la lucha para un movimiento de estas características.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias