×
×
Red Internacional

Prensa internacional. Rusia de la guerra a la recesión

Replicamos la editorial del economista marxista Michael Roberts publicada en su blog personal donde analiza las implicancias económicas de la acción militar Rusa.

Martes 1ro de marzo | Edición del día

El presente artículo es parte de la sección "Partes de guerra de la prensa internacional", donde se publican artículos de distintos medios, incluidos los de la prensa burguesa internacional, que pueden ser de interes para nuestros lectores para el seguimiento del conflicto. Estas no reflejan la opinión editorial de La Izquierda Diario.


La guerra económica entre la OTAN, liderada por Estados Unidos, y Rusia se está calentando junto con la guerra real en Ucrania. En respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, Estados Unidos y Europa han subido la apuesta al imponer sanciones económicas. La primera de ellas fue la suspensión de cualquier trato con varios de los principales bancos rusos, incluidos los dos más importantes, Sberbank y VTB. Sin embargo, fue significativo que las sanciones excluyeran a Gazprombank, el principal prestamista ruso de las empresas exportadoras de energía. Está claro que Occidente no quiere interrumpir las exportaciones de petróleo y gas mediante sanciones, cuando sólo Alemania depende en un 40% de las importaciones rusas de energía.

Por ello, el paquete de sanciones de la OTAN tiene importantes excepciones. En particular, aunque sanciona a las principales instituciones financieras rusas, exime a ciertas transacciones con esas instituciones relacionadas con la energía y los productos agrícolas, que representan casi dos tercios del total de las exportaciones. Es significativo que Italia haya presionado con éxito para que la venta de bolsos italianos de Gucci a los ricos de Rusia quede exenta de la prohibición de exportación.

Así que ahora la líder de la UE, Von der Leyen, y Biden en la Casa Blanca han anunciado que "trabajaremos para prohibir a los oligarcas rusos que utilicen sus activos financieros en nuestros mercados". Biden dice que EE.UU. "limitará la venta de ciudadanía -los llamados pasaportes dorados- que permiten a los rusos ricos conectados con el gobierno ruso convertirse en ciudadanos de nuestros países y acceder a nuestros sistemas financieros". La UE y EE.UU. van a poner en marcha un grupo de trabajo para "identificar, perseguir y congelar los activos de las empresas y oligarcas rusos sancionados, sus yates, sus mansiones y cualquier ganancia mal habida que podamos encontrar y congelar".

No hay que perder de vista la ironía y la hipocresía de estas medidas propuestas. Durante décadas, los gobiernos occidentales han aceptado con gusto este "dinero sucio" e incluso han permitido que los oligarcas obtuvieran la ciudadanía y privilegios especiales para ejercer influencia en la política de sus países con el fin de reforzar los partidos procapitalistas. Ahora se les va a retirar estos privilegios (aunque ya veremos hasta dónde llega esto).

Los súper ricos de Rusia (incluido Putin) han aumentado masivamente su riqueza durante la pandemia. Los multimillonarios de Rusia (en Occidente nos gusta llamarlos "oligarcas") tienen la mayor proporción de riqueza con respecto al PIB de todas las principales economías capitalistas, seguidos de cerca por la "socialdemócrata" Suecia, y luego por Estados Unidos.

Al igual que otros multimillonarios, los rusos exportan y ocultan su riqueza en paraísos fiscales y en bancos suizos y de otros países, y también compran propiedades y activos en el extranjero. Su riqueza "offshore" es muy superior a la de otros grupos de multimillonarios.

Las prohibiciones a las exportaciones y al comercio, la suspensión de los tratos con determinados bancos y la retirada de algunos privilegios a los oligarcas rusos tendrán poco efecto en Rusia. El comercio energético continuará, y Rusia seguirá proporcionando entre el 25 y el 30% del suministro energético europeo. Y Rusia ya no depende de la financiación exterior. El superávit por cuenta corriente de Rusia ha pasado de estar por debajo del 2% del PIB en 2014 a alrededor del 9% del PIB en 2021, lo que deja un importante colchón de ahorros excedentes al que se puede recurrir en caso de necesidad. El sector público en general, incluido el Banco Central de Rusia (BCR), el sector empresarial y el sector financiero son acreedores externos netos. El BCR tiene más de 630.000 millones de dólares en reservas, suficientes para respaldar tres cuartas partes de la oferta monetaria nacional, por lo que no sería necesario imprimir rublos para financiar la actividad económica. Además, Rusia cuenta con un fondo soberano de 250.000 millones de dólares que, aunque relativamente ilíquido, podría utilizarse para reforzar la financiación.

Las empresas rusas y el gobierno se han preparado para posibles choques futuros, como la pérdida de acceso al dólar, y el uso del dólar en las transacciones comerciales y financieras ya ha disminuido considerablemente. El Ministerio de Finanzas ya no tiene activos denominados en dólares en su fondo petrolero y el Banco Central de Rusia también ha reducido la proporción de dólares en sus reservas a la mitad, hasta alrededor del 20%, ya que el euro, y en menor medida el renminbi chino, se han convertido en las alternativas preferidas. Muchas empresas y bancos rusos incluyen ahora de forma rutinaria cláusulas en los contratos que estipulan el uso de otra moneda para la liquidación en caso de que no se pueda utilizar el USD. Rusia también ha acelerado el uso de sus propias tarjetas de pago, como Mir, así como su propio servicio de mensajería similar al Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros (SPFS). Sin embargo, ambos funcionan actualmente sólo a nivel nacional, lo que deja la vulnerabilidad a las transacciones transfronterizas en otras monedas.

Por eso los gobiernos de Estados Unidos y Europa han decidido ahora introducir sanciones mucho más graves. Ahora planean expulsar a los bancos rusos del sistema de transacciones internacionales SWIFT y congelar los activos del banco central ruso. La medida de SWIFT complicará enormemente la capacidad de los bancos rusos para realizar actividades internacionales. Se verán obligados a utilizar acuerdos bilaterales con bancos "amigos", o tecnología antigua como el fax.

Pero esto también podría perjudicar a la banca y el comercio para Europa, en particular, si el prestamista energético ruso Gazprombank también es eliminado de SWIFT (no es probable).

La medida más grave es la propuesta de congelar los activos en dólares del banco central ruso. Esto nunca le había ocurrido a un Estado miembro del G20. Sólo los bancos centrales de Venezuela, Corea del Norte e Irán han sufrido este destino. Si se hace efectiva, significaría que las reservas de divisas de Rusia en dólares no podrían utilizarse en absoluto para respaldar el rublo en los mercados internacionales de divisas o sostener la financiación en dólares de los bancos comerciales nacionales. El gobierno tendría que depender de la financiación en rublos (y el rublo está cayendo en picado en los mercados mundiales de divisas) y de monedas no fiduciarias como el oro.

La mayor parte de las reservas de divisas de Rusia se encuentran en los bancos centrales occidentales. Rusia tiene alrededor del 23% de sus reservas en oro, pero no está claro dónde se encuentra físicamente. Si se aplica esta propuesta de sanción, podría dañar gravemente los flujos monetarios y el rublo ruso, provocando una aceleración de la inflación e incluso corridas bancarias.

También están las sanciones de "combustión lenta" sobre el acceso de Rusia a tecnologías clave. El objetivo de EE.UU. es cortar el acceso de Rusia al suministro mundial de chips. La medida cierra el suministro de los principales grupos estadounidenses, como Intel y Nvidia. Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, el mayor fabricante de chips por contrato del mundo, que controla más de la mitad del mercado mundial de chips por encargo, también se ha comprometido a cumplir plenamente estos nuevos controles de exportación. A partir de ahora, Rusia no podrá acceder a semiconductores de alta gama ni a otras importaciones tecnológicas fundamentales para su avance militar. Sin embargo, es posible que las empresas chinas, especialmente las que han sido objeto de sanciones estadounidenses, ayuden a Rusia a eludir los controles de exportación. Huawei podría intervenir para desarrollar el mercado ruso de equipos de telecomunicaciones.

En definitiva, la invasión de Ucrania por parte de Putin es una gran apuesta que, si no consigue "neutralizar" a Ucrania y forzar a la OTAN a un acuerdo internacional, debilitará gravemente la economía rusa. Y Rusia no es una superpotencia, ni económica ni políticamente. Su riqueza total (incluida la mano de obra y los recursos naturales) está muy por debajo de la de Estados Unidos y el G7.

Tras el colapso de la Unión Soviética en 1990, Yeltsin y el gobierno pro-capitalista aceptaron las políticas de "terapia de choque" de los economistas occidentales para privatizar los activos estatales y desmantelar los servicios públicos y el estado de bienestar. Una pequeña élite, en su mayoría antiguos funcionarios del gobierno soviético, pudo comprar a bajo precio activos estatales en energía y minerales, mediante sobornos y amenazas. Surgieron los oligarcas de Rusia, junto con un régimen cada vez más autocrático personificado por Putin. El PIB de Rusia se desplomó y el nivel de vida medio cayó en picado. La economía capitalista rusa se recuperó finalmente con el auge mundial de los precios de las materias primas después de 1998, pero en 2014, el crecimiento medio anual del PIB de Rusia seguía siendo sólo del 1,0%.

La esperanza de vida en la Rusia capitalista ha sido superada por China.

Y si nos fijamos en el Índice de Desarrollo Humano del Banco Mundial, que mide las dimensiones clave del desarrollo humano (una vida larga y saludable, tener conocimientos y un nivel de vida decente), encontramos que desde 1990 Rusia ha obtenido peores resultados entre las principales economías emergentes y en comparación con la media mundial.

La economía rusa depende sobre todo de las exportaciones de energía y recursos naturales. Tras un breve auge por el aumento de los precios de la energía entre 1998 y 2010, la economía se ha estancado. Aunque la economía rusa es mayor que en 2014 en términos reales, la demanda interna final sigue estando en su nivel anterior a 2014. Y el crecimiento acumulado del PIB durante este periodo solo fue positivo porque las exportaciones fueron un 17% más altas en términos reales en 2019 que en 2014. El stock de capital de Rusia sigue siendo inferior en términos reales en comparación con 1990, mientras que la rentabilidad media de ese capital sigue siendo muy baja.

El Banco Mundial calcula que la tasa de crecimiento potencial del PIB real a largo plazo para Rusia es de apenas el 1,8% anual, e incluso eso es más rápido de lo que ha logrado en la última década. Esta guerra va a ser costosa para Rusia y su pueblo. La consultora Oxford Economics calcula que hará caer al menos un 1% al año el crecimiento del PIB real en los próximos años. Si eso ocurre, básicamente Rusia estará en recesión económica durante varios años.

Por supuesto, mucho depende de cómo se desarrolle la guerra. Si Putin consigue hacerse con el control de Ucrania, se abrirán importantes riquezas que explotar. Ucrania es rica en recursos naturales, especialmente en depósitos minerales. Posee las mayores reservas mundiales de mineral de hierro de calidad comercial: 30.000 millones de toneladas de mineral, lo que supone una quinta parte del total mundial. Ucrania ocupa el segundo lugar en cuanto a reservas conocidas de gas natural en Europa, que hoy en día están en gran parte sin explotar. La geografía de Ucrania, mayoritariamente llana, y la composición de su suelo, de gran calidad, convierten al país en un gran actor agrícola regional. El país es el quinto exportador mundial de trigo y el primer exportador mundial de aceites de semillas como el girasol y la colza. La minería del carbón, los productos químicos, los productos mecánicos (aviones, turbinas, locomotoras y tractores) y la construcción naval son también sectores importantes de la economía ucraniana.

Todo ello está por explotar. A la UE y a Estados Unidos también se les cae la baba ante la perspectiva de hacerse con estos recursos. Como mostré en mi último post, el gobierno ucraniano planea vender enormes extensiones de tierra a inversores extranjeros y nacionales para su desarrollo. Eso podría dar enormes dividendos a cualquier poder que controle el país. En cualquier caso, una vez que la guerra haya terminado y después de que miles de personas hayan muerto o hayan resultado heridas, el pueblo ucraniano verá pocos beneficios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias