×
×
Red Internacional

Entrevista. Salvador Misleh: Experiencia del Cordón Industrial Macul y el rol de la autoorganización en la clase trabajadora

En entrevista con Salvador Misleh, ex dirigente sindical de fábrica perteneciente al Cordón Industrial Vicuña Mackenna, abordamos la importancia histórica de los Cordones Industriales, visiones, balances y desafíos de la autoorganización en la clase trabajadora.

Viernes 11 de septiembre de 2020 | 02:03

Entrevistamos al ex integrante del Cordón Industrial Vicuña Mackenna, comuna de Macul,Salvador Misleh, quien nos contó sobre lo que significó ser parte de una de las experiencias de autoorganización más importantes de los años 70 en Latinoamérica, como lo fueron los Cordones Industriales en Chile, los que representaron un verdadero aprendizaje para la clase trabajadora, sobre la base de una democracia obrera.

“Los cordones industriales nacen en el año 72, fundamentalmente por un paro patronal, que además estaba apoyado por los camioneros, para variar”, afirma Salvador al contarnos cómo fue que nacieron estas iniciativas obreras en contraposición de las sucias artimañas dispuestas por la derecha en ese entonces.

Salvador también recuerda sus años como obrero en una empresa textil, de la cual fue presidente del sindicato para ese entonces, donde afirma respecto al rol de las y los trabajadores que: “los trabajadores no fuimos imparciales, no fuimos simples mirones de lo que estaba pasando, sino que teníamos una participación muy activa respecto al acontecer nacional y político, dentro de ello se empezó a gestar el cómo organizar los cordones industriales”.

A su vez también nos retrató un poco sobre el panorama político que se vivía para ese entonces de lo cual dijo que “si bien, la gran mayoría de los trabajadores apoyábamos el gobierno de Salvador Allende, porque las reformas que se estaban haciendo nos favorecían enormemente, al mismo tiempo gozábamos de esa independencia, pero los Cordones Industriales no siempre fueron bien mirados por algunos sectores dentro del Gobierno, porque se tomaban como una fuerza paralela”.

En este tono es que se destaca a su vez el aprendizaje logrado por las masas de trabajadores que se unían a la causa como “una experiencia única, una experiencia increíble, donde se pudo desarrollar todo el potencial que tiene la gente, específicamente los trabajadores cuando se sienten empoderados, cuando sienten que tienen el poder en sus manos, el poder de decidir sin mayores coerciones”.

Respecto a cómo tuvieron que sortear la represión y los distintos ataques patronales ejercidos por los empresarios, afirmó que "teníamos la libertad de poder defender nuestros lugares de trabajo”, haciendo referencia a las diferentes formas de combate que tuvieron que ejercer en ciertas situaciones cuando los conflictos se ponían más álgidos.

Sobre el rol tanto de los partidos políticos como los diferentes movimientos sociales, Salvador nos comentaba que: “Habían sectores que tenían salidas más avanzadas como el partido Socialista, el MIR o el MAPU, Izquierda Cristiana, y después teníamos al Partido Comunista que era más cauto en su actuar, digamos que la tendencia de ellos era siempre a frenar”.

Frente a estas experiencias y más, que ha tenido la clase trabajadora durante años, es que podemos sacar balances que nos permitan poder direccionarnos hacia una victoria dirigida por las y los trabajadores, que durante tantos años se han visto enfrentados a la desidia patronal, los desvíos constitucionales y las democracias a la medida de los empresarios, que solo han logrado desmoralizar y apagar el increíble potencial que tenemos como trabajadores.

Es por eso que debemos retomar la lucha en las calles, con autoorganización y comités que nos permitan ir por una Asamblea Libre y Soberana, para que realmente seamos la clase trabajadora quien decida sobre el destino de nuestras vidas y de la sociedad que queremos tener.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias