×
×
Red Internacional

Veto presidencial. Se cae proyecto de infraestructura crítica por rechazo a veto sustitutivo del gobierno y la derecha endurece el tono

De esta manera se viene abajo la reforma constitucional en su conjunto, y quedando sin efectos lo votado el día de ayer en el Senado. Un duro golpe para el gobierno, quien de manera sistemática ha venido cediendo a las presiones de la derecha en distintos espacios, esta vez, materializándose en la cámara baja.

Jueves 21 de julio | 04:53

FOTO: Agencia UNO

El día de ayer, el gobierno sufrió su primera gran derrota en el parlamento. Esto luego que con 61 votos a favor, 69 en contra, y tres abstenciones, la cámara de diputados decidiera rechazar el veto sustitutivo presentado por el presidente Gabriel Boric, el cual permitía a este, en su calidad de presidente disponer de la acción de las Fuerzas Armadas, con el objetivo de “resguardar” la infraestructura crítica, junto con una serie de atribuciones y criterios relacionados a la misma.

Sin duda el sector más contento con este resultado es la derecha, quien salió inmediatamente a celebrar la votación como triunfo, y golpear al oficialismo con sus distintos partidos.

"Nosotros no nos íbamos a prestar en ningún caso para la maniobra que trató de impulsar el Gobierno para darle el gusto al Partido Comunista de no renovar el Estado de excepción constitucional en el sur del país ni en ninguna parte de Chile", señaló en conferencia de prensa, la diputada por Renovación Nacional (RN), Camila Flores.

Una mirada claramente diferente es la del Ministro Secretario General de la Presidencia (SEGPRES), Giorgio Jackson, quien refirió de acuerdo al medio Cooperativa:

Los propios parlamentarios que dijeron que esto era muy necesario y muy útil para proteger la infraestructura crítica de nuestro país, y que apoyaron el proyecto, y que nos criticaron en su momento por nosotros, no están decididamente teniendo una línea o patrocinando este proyecto. Fueron exactamente los mismos parlamentarios el día de hoy lo terminaron votando en contra".

Las presiones de la derecha sobre la agenda del gobierno

Es así como la derecha mostró la fuerza con la que cuenta al interior del Congreso, al frenar las iniciativas del oficialismo.

Este ha sido el ánimo que ha venido imprimiendo este sector en la situación nacional, frente a un gobierno que se muestra totalmente defensivo, y con una derechización cada vez más notoria de su política, adoptando elementos vistos incluso durante el último gobierno de Piñera, en materia de orden y seguridad, junto con la militarización del Wallmapu. Ejemplo patente de esto, ha sido su apoyo irrestricto a fuerzas represivas como Carabineros, y la utilización de las Fuerzas Armadas frente a aquellas circunstancias que le resultan problemáticas.

Un gobierno cuya moderación ha reoxigenado a los elementos más moderados y conservadores al interior del oficialismo, y con un Partido Comunista totalmente zigzagueante, en lo que refiere a línea política desplegada por el ejecutivo y sus respectivos ministros. Esto mientras el plebiscito del 4 de septiembre sobre el apruebo o rechazo de una nueva constitución, se toma los debates públicos en las redes y grandes medios.

Es por esto que no podemos depositar ningún tipo de confianza en que el parlamento resolverá las grandes problemáticas que afectan al pueblo trabajador, como es la carestía de la vida, con una inflación que se pronostica superará la barrera del 11%, con sueldos de hambre, y una serie de derechos totalmente ajenos a las urgencias reales de la casta política.

Resulta necesario entonces, volver a retomar el camino de la movilización, e instalar nuevamente las demandas históricas que se expresaron durante la rebelión del 2019, que cuestionó integralmente el modelo del saqueo de nuestros derechos y recursos con la consigna “No fueron 30 pesos, fueron 30 años”. Luchar por un sueldo mínimo de 650.000 pesos, por el reparto y reducción de las horas de trabajo a 6 horas durante 5 días a la semana, sin afectar el salario, para que trabajemos menos, y todos puedan trabajar. Por salud y educación gratuita y el derecho a una vivienda digna.

Hoy en que los grandes empresarios lograron incrementar sus ganancias incluso estando en pandemia, y donde la crudeza de la vida busca acomodarse sobre nuestras espaldas, hay que levantar una alternativa a este gobierno conciliador, y ¡Que la crisis la paguen los grandes empresarios!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias