×
×
Red Internacional

DESIGUALDAD SOCIAL.Se estanca el Índice de Calidad de Vida en Antofagasta mientras las mineras obtienen miles de millones

Si bien, el estudio realizado por la Cámara Chilena de la Construcción establece que la ciudad de Antofagasta mantiene un nivel de desarrollo "medio-alto", en la última década solo se aumentó el Índice de Calidad de Vida Urbana de los 47,62 puntos a los 52,36, expresando un estancamiento que no se condice con las riquezas de la zona y el buen momento que atraviesa el sector minero.

Jueves 24 de diciembre de 2020 | 20:24

El objetivo del Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU)- informe realizado por la gerencia de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción- es "medir y comparar la calidad de vida urbana de comunas y ciudades en Chile, en cuanto a la provisión de bienes y servicios públicos y privados a la población residente y sus correspondientes impactos socio-territoriales”. Este año el análisis abarca la última década, tomando entre los años 2011 y 2020.

En el caso de la ciudad de Antofagasta, el past presidente de la CChC Antofagasta y director zonal norte, Andrew Trench, afirma que "el ICVU demuestra el avance que Antofagasta ha tenido como ciudad durante los últimos diez años, desde que inició el ICVU en 2011. Es así que vemos que dimensiones como Condiciones Laborales, Ambiente de Negocios, Condiciones Socio Culturales han mantenido un nivel alto la última década; Conectividad y Movilidad un nivel medio alto; Vivienda y Entorno medio bajo; y Salud y Medioambiente, bajo", haciendo un balance positivo.

No obstante, si bien el estudio establece que se mantiene un nivel de desarrollo "medio-alto", en la última década solo se aumentó el Índice de Calidad de Vida Urbana de los 47,62 puntos a los 52,36, expresando un estancamiento que no se condice con las riquezas de la zona y el buen momento que atraviesa el sector minero.

Si se desmenuzan datos del informe, por ejemplo, el ICVU sobre "condiciones laboral" disminuyó de los 69,14 puntos en 2011 a los 56,58 puntos en 2020; en el ítem "vivienda y entorno" bajó de los 28,57 puntos a los 27,46 puntos; en cuanto a "salud y medio ambiente" disminuyó de los 50,74 puntos a los 48,32; esto sin siquiera considerar que el estudio no contempla la pandemia de este año y sus consecuencias en materia de empleo y salud, lo que claramente se ha agravado.

Y es que efectivamente el estudio no muestra hasta el final la realidad que se vive en la región y en la ciudad de Antofagasta, donde la tasa de desempleo es de las más altas a nivel nacional con un 12,2%- arrojando al trabajo informal y ambulante a miles de personas-, y donde más de 7.500 familias viven en campamentos, una situación que ha empeorado en este 2020, producto de la falta de trabajo y precarización, y las consecuencias de la pandemia.

Ni qué decir el drama de la salud pública en una ciudad donde viven cerca de 400.000 personas, pero consta de solo un hospital público y precarios centros de salud, donde miles de habitantes se atienden en precarias condiciones, y donde las y los trabajadores de la salud ganan bajos sueldos y enfrentan una constante inestabilidad laboral, con miles de funcionarios a honorarios o subcontratados, con despidos a fin de año, entre otras problemáticas.

Estas problemáticas sociales que afectan a las grandes mayorías de Antofagasta no se condicen con la situación que actualmente vive el sector minero, por ejemplo. Hace tres semanas ya que el precio del cobre alcanzó un aumento de US$3,481 en la Bolsa de Metales de Londres, lo que no se veía desde el año 2013. Según Cochilco, la productividad laboral minera aumentó un 25% en el tercer trimestre y 28% en el segundo; esto principalmente debido a que las mineras nunca dejaron de producir este año, incluso con menos dotación y en los peores momentos de la pandemia y contagios entre los trabajadores.

Respecto al problema de la vivienda, Daniel Vargas, abogado y candidato a constituyente por la región de Antofagasta considera que "no puede ser que más familias estén viviendo estas condiciones, mientras las grandes inmobiliarias se enriquecen, dándose el lujo de tener departamentos completos sin arrendatarios por los altos costos. Hay instituciones como la Cámara Chilena de la Construcción que hacen creer que realmente la mayoría de la población vive en condiciones buenas, con niveles de desarrollo que son altos, pero eso no es real, esta zona tiene enormes riquezas, pero estas son saqueadas por las trasnacionales y empresas mineras que se llenan los bolsillos con miles de millones, no son utilizadas para resolver de manera estructural los problemas sociales. Para esto hay que enfrentar el negocio de la vivienda y de los recursos naturales como el cobre, para ponerlos al servicio de las necesidades de las mayorías y no de los bolsillos de magnates como Luksic, Escondida u otros".

Te puede interesar: Daniel Vargas: "En una de las regiones más ricas del país, hay más de 7 mil familias viviendo en campamentos"




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias