×
×
Red Internacional

El oficialismo prometió durante la campaña electoral que se recuperaría el poder de compra perdido durante el macrismo, pero eso no sucedió. Los salarios corren por detrás de la inflación, y es una odisea llegar a fin de mes.

Jueves 6 de octubre | Edición del día

“Nos encantaría recuperar los 20 puntos de salario que se perdieron con la pandemia”, pero “estamos con un problema inflacionario severo”, fueron las declaraciones del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, quien justificó la caída del poder de compra de los salarios ante la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. Los salarios pierden contra la inflación, pero el Gobierno con sus propias medidas alimentó la suba de precios, y garantiza haberes de miseria.

En 2019 el Frente de Todos prometió en la campaña electoral recomponer los salarios de las trabajadoras y los trabajadores del derrumbe durante el macrismo, pero eso no sucedió. El argumento de la pandemia para justificar el deterioro de los haberes contrasta con las ganancias de las grandes empresas que mejoraron a pesar de la crisis.

Te puede interesar: “El que no salta es patronal”: neumáticos, lucha de clases y poder de fuego de la clase trabajadora

Los trabajadores del neumático irrumpieron en la escena sindical y política, con sus métodos y logrando un triunfo. Mientras muchos sectores pierden contra la inflación los trabajadores lograron una defensa del bolsillo y la garantía de no perder ante la suba de precios. Una lucha que muestra el camino para arrancarle a las patronales y al Gobierno mejores condiciones de trabajo.

¿Cuánto perdieron los salarios?

En el promedio salarial, el índice de salarios total muestra una suba de 197 % entre noviembre de 2019 y julio de 2022, frente a un aumento de precios de 212 %, según datos del Indec. Esto significa una pérdida de poder de compra de 4,8 % en el mismo período, que comprende los años del gobierno del Frente de Todos.

En el caso de los trabajadores del sector privado registrado la baja del poder adquisitivo en el mismo período fue de 2,7 %, en tanto los trabajadores registrados del sector público tuvieron un descenso de 3,6 %. Los que más sufrieron el derrumbe de salario fueron los trabajadores no registrados, con una caída de 13 % en el mismo período.

En tanto, el poder de compra está por detrás de los niveles del 2015. Los trabajadores registrados tuvieron una pérdida de 22 % en julio en relación a octubre de 2015, y en el caso de los trabajadores públicos la merma fue del 27,6%. Por su parte, los trabajadores no registrados mostraron un descenso de 34,8 % en julio en relación a octubre de 2016.

La Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) es otra estadística salarial que llega al mes de agosto y muestra que la caída del poder de compra se profundizó en el octavo mes del año. Este dato es importante porque refleja la realidad de las trabajadoras y de los trabajadores que pueden considerarse mejor pagos. La baja interanual fue del 3,5% y en comparación con diciembre de 2019 descendió un 2,4%.

Te puede interesar: Desigualdad con Macri y el FdT: los trabajadores perdieron U$S 70.000 millones en cinco años

Otra manera de ver quiénes ganan y quiénes pierden es con los datos que difundió el centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores sobre distribución del ingreso. De ese informe se desprende que entre 2018 y 2021 los asalariados perdieron U$S70 mil millones que fueron a parar a manos del gran empresariado. La mayor transferencia se produjo durante el actual Gobierno. No todos perdieron.

Inflación por las nubes

Las consecuencias de la inflación recaen sobre la clase trabajadora, cuyo poder de compra se degrada. Las medidas del Gobierno, controles y acuerdos de precios, son impotentes para contener la suba de precios y no atacan el poder concentrado que tienen las grandes empresas. Tampoco hubo nuevos anuncios ni medidas nuevas, los empresarios dejan correr la remarcación.

Además, el Gobierno anunció la suba de las tarifas de los servicios públicos, a pedido del FMI, y realiza minidevaluaciones del tipo de cambio, medidas que alimentan la inflación. Este jueves, el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central estimó que la inflación del año será del 100,3%.

Se necesitan medidas de emergencia como una suba para recuperar lo perdido para jubilados, ocupados y programas sociales. Que nadie gane menos de lo que cuesta una canasta básica, en la actualidad en $125.958, que se ajuste mes a mes según la inflación, en el camino de lograr un salario mínimo igual a la canasta de consumos mínimos que calculan los trabajadores del Indec

Te puede interesar: La crisis, el kirchnerismo y la corta "luna de miel" de Sergio Massa


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias