Política Chile

VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

“Señora, ¿qué estaba haciendo que su marido le pegó?”: Un 81% de las mujeres tienen una “experiencia negativa” al denunciar en Carabineros

Un reciente estudio entregado por la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres en el marco de un nuevo Día Internacional Contra la Violencia hacia la Mujer, dejó en evidencia el negligente actuar de la institución de Carabineros con las mujeres víctimas de violencia de género e intrafamiliar. En el estudio un 81% de las consultadas indicó haber tenido una “experiencia negativa” a la hora de realizar la denuncia en dicha institución.

Nathaly F. Torres

Trabajadora del comercio

Viernes 27 de noviembre de 2020

En los últimos años se ha vuelto más evidente el problema de la violencia hacia la mujer y los casos de femicidios. La relación entre ambos hechos radica en que en múltiples ocasiones el femicidio es el resultado final de la violencia de género, la cual es ejercida principalmente por la pareja o el cónyuge de la víctima. Es a propósito de esto en el marco de la conmemoración de un nuevo Día Internacional por la eliminación de la Violencia hacia las Mujeres, que la Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres entregó los resultados del estudio “Respuestas de Carabineros frente a denuncias realizadas por Mujeres que sufrieron violencia”. Las conclusiones son aberrantes, las mujeres no se sienten acogidas y seguras a la hora de decidirse a denunciar.

Si bien en Chile el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género es el organismo encargado de velar por el cumplimiento de la Ley sobre Violencia Intrafamiliar (VIF), no se ha dispuesto ni de mayores herramientas legislativas ni políticas públicas acorde a lo establecido por los Derechos Humanos. Dentro de la orientación entregada por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, se insta a las mujeres a denunciar presencialmente para acceder al circuito de protección que debería entregar el Estado a las mujeres víctimas de VIF. Es aquí, según consigna el estudio, donde el circuito nunca comienza, porque una de las instituciones a cargo de estas denuncias es Carabineros de Chile, que hoy por hoy, consigna una de las peores evaluaciones por parte de la población.

Del total de mujeres que respondieron, un 14% manifestó tener una percepción positiva o neutra de su experiencia denunciando o intentando denunciar a su agresor en Carabineros, mientras que un 81% de las participantes dio cuenta de que su experiencia fue negativa. Un 4,9% de las mujeres prefirió no incluir el relato de su denuncia.

Las respuestas entregadas por carabineros a las víctimas son escabrosas, respuestas del tipo “Señora, ¿qué estaba haciendo que su marido le pegó? Si lo sacó de las casillas es su culpa” y cuestionamientos tales como “¿y por qué tardó tanto? Bueno, si quería hacer algo debió hacerlo antes… bloquéelo, así evita tener contacto con él”, son recurrente entre las consultantes.

Según consigna el informe “Las experiencias narradas por las mujeres, muestran a funcionarios públicos con nula empatía y comprensión frente a una mujer que está siendo víctima de una situación violenta o de agresión física, además de sentirse con el poder como para hacer comentarios inadecuados y repulsivos”.

¿Y qué más podemos esperar de una institución tan podrida como Carabineros de Chile que desde la revuelta ha sido objeto de múltiples denuncias por violaciones recurrentes a los Derechos Humanos?

Recordemos que según los datos entregados por el Instituto de Derechos Humanos (INDH) existen más de 4.000 reportes por violaciones a los Derechos Humanos durante el estallido social, con 163 traumas oculares, de las que se presentaron 2.520 querellas, con 2.340 hacia Carabineros lo que corresponde a un 93%. ¿Cómo van a facilitar el resguardo y cuidado de las mujeres víctimas de violencia de género una institución que solo está para defender los intereses de un puñado de ricos? Claramente, Carabineros de Chile no está para resguardarnos.

Te puede interesar: Impunidad policial: 86% de los policías indagados por casos de DD.HH. fueron sobreseídos

Todo esto solo evidencia que una ley en papel muerto es una medida que no ataca la raíz del problema, en tanto no toca en lo más mínimo el carácter social y sistemático que tiene la opresión de la mujer en la sociedad capitalista y patriarcal.

En el marco del actual proceso constituyente, que abre la posibilidad de debatir qué sociedad queremos vivir, pero que dado a sus trampas no nos va a permitir conquistarla a través del proceso mismo, se hace más necesario que nunca que el movimiento de mujeres organizado en los lugares de trabajo, estudio y poblaciones, junto a nuestros compañeros trabajadores, pobladores y estudiantes, avancemos a pasar por encima del proceso constituyente a la medida de los empresarios, imponiendo con un plan de lucha hacia el paro nacional, todas nuestras demandas y necesidades. Sabemos que la solución entonces, pasa por la transformación radical de esta sociedad. Organizándonos y luchando por nuestros derechos y libertad.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO