×
×
Red Internacional

Valentin Quezada Saldías era un joven de 25 años y estudiaba Medicina Veterinaria en la Universidad de Concepción, se encontraba desaparecido desde el 2 de febrero día en que salió de su casa rumbo al hogar de su hermana. Su muerte ha develado lo dificil que es ser trans en Chile y, sin duda, en el mundo.

Sábado 12 de febrero | 06:41

Este martes, la Policía de Investigaciones (PDI) confirmó el hallazgo sin vida del cuerpo en las aguas del Río Chillán, específicamente bajo el Puente Nebuco. Valentín Quezada era un joven trans de 25 años y se encontraba desparecido en la ciudad de Chillán.

Hay que agregar que en el lugar donde fue encontrado el cuerpo de Valentin ya han sido encontrado cuerpos de otras personas en distintos periodos de tiempo. El pasado 7 de febrero fueron encontrados dos cuerpos, el primero es el de una mujer de entre 25 a 30 años de edad y el segundo de un hombre de entre 20 y 30 años de edad; el 2018 fue encontrado el cuerpo de Lissete Fritz Cordero de 45 años que se encontraba un mes desaparecida.

La muerte del joven genero consternación en la comunidad LGBTIQ+ del país. Desde entonces, se han realizado velatones en ciudades como Chillán, Rancagua, Santiago, Antofagasta y Calama:

La familia de Valentín señaló que si bien él se encontraba con una depresión que comenzó poco tiempo después del inicio de su transición de género, su desaparicion era un hecho anormal en el comportamiento del joven:

"Jamás había desaparecido sin dejar rastro, dijo que se iba a encontrar con su hermana, le dijo en un momento que iba caminando, como a las 19:00 horas, pasó la hora y no llegó; le enviaban mensajes a su teléfono y le entraban, pero dejó de responder. A las 23:00 horas apagó el teléfono" detalló una de las primas del joven.

Preliminarmente, los detectives y peritos determinaron una muerte por asfixia sin participación de terceros. Tal situación ha sido confirmada por el informe forense elaborado por el SML tras realizar la autopsia de rigor, donde se señala que su fallecimiento se debió a una asfixia por inmersión, descartando así lesiones atribuibles a terceras personas.

No obstante, aún estan pendientes otras diligencias claves aún pendientes, como los resultados de los exámenes histológicos y toxicológicos. Sobre esto, la Policía de Investigaciones (PDI) sostuvo en un comunicado que estos peritajes "son relevantes para determinar definitivamente la causa precisa y necesaria de muerte, y descartar completamente la intervención de terceros, sumada a la investigación que paralelamente llevan los detectives de la brigada de homicidios".

La Realidad trans en Chile

Sobre este caso se refirió Franco Fuica, coordinador de la Unidad de Políticas Públicas de Organizando Trans Diversidades (OTD) Chile:

“Las personas trans en América, tienen una esperanza de vida de 35 años, de las personas trans casi no hay referencia respecto de ellas, porque son un grupo muy invisible”.

“Sin duda hoy en día en Chile, hay cada vez más personas trans masculinas, mucho más visibles y están sufriendo atentados de violaciones correctivas, como lo que paso con un joven en Valdivia. Esperamos que se haga justicia, que el Estado se haga cargo de mejorar las condiciones, a través de la legislación, así como las condiciones materiales”, complementó.

“Es muy duro perder a alguien sobre todo tan joven, y con tantos sueños por delante, espero que este descansando si fue su decisión y si no fue así, las personas trans que sobrevivimos, exigiremos justicia hasta que se cumpla”.

Ha esta realidad expuesta, hay que sumar la discriminacion, violencia, hostigamiento y acoso en lugares de trabajo y espacios publicos.

En temas de salud, y específicamente para la población trans, el acceso no está garantizado en ninguna ley. Las normativas existentes, corresponden a documentos administrativos emanados desde el Ministerio de Salud y de algunos Servicio de Salud puntuales. Hay un documento llamado vía de atención clínica de temas exclusivamente clínicos (especifica el tipo de cirugías, hormonas, exámenes, diagnósticos, etc.) y dos circulares ordinarias sobre cómo hacer registro del nombre social de las personas transgénero y cuáles espacios divididos por género pueden usar.

En temas educativos, el único documento existente para regular el derecho a la educación en el caso de estudiantes transgénero, era la Circular nº 0768 del Ministerio de Educación. Pero el pasado 21 de diciembre se dio a conocer un nuevo anexo a la ley de identidad de género ( 21.120 ), en donde la Superintendencia de Educación sustituyó la Circular 768 sobre derechos de lxs estudiantes trans, permitiendo a lxs mayores de 14 años solicitar a los establecimientos educacionales que se respete su género y nombre social sin la necesidad de que su apoderada o apoderado esté de acuerdo.

Te puede interesar: El Sistema educativo y la niñez trans en Chile


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias