Mundo Obrero Chile

TRABAJADORES

Dentro de la nueva propuesta de negociación colectiva de Starbucks, un grupo de mujeres del sindicato decide golpear la mesa y poner al frente la demanda por salas cunas universales, cuestionando que el cuidado infantil recaiga exclusivamente sobre las mujeres.

Jueves 11 de abril

Coincidiendo con su aniversario número 10, el sindicato de trabajadores y trabajadoras de starbucks presentó durante la jornada de ayer un nuevo proyecto de negociación colectiva.

El objetivo de dicho proyecto es mejorar las condiciones laborales de un segmento de jóvenes que trabajan para grandes transnacionales que entregan, en su mayoría, los empleos peores pagados.

Dentro del sindicato un grupo de mujeres, remecidas por el avance del movimiento de mujeres, decidieron golpear la mesa y poner al frente una demanda histórica de dicho segmento: cuestionar que el cuidado infantil recaiga exclusivamente sobre las mujeres.

Starbucks hasta ahora solo se ha apegado a la ley, entregando el derecho a sala cuna (o cuidadora) a las mamas y buscando diversos subterfugios para dificultar horas de amamantamiento o alterar las jornadas laborales.

Pero esta situación que viven las mujeres no es culpa de starbucks o de la ley, sino de una condición estructural en la sociedad capitalista que considera que el cuidado infantil debe recaer sobre las mujeres y desde ahí buscar las maneras para que estas puedan integrarse a la fuerza laboral.

En este caso starbucks, una de las transaccionales más conocidas del mundo, aprovecha esta condición para aumentar los márgenes de explotación y sometimiento contra las mujeres, no por nada se escucha en las marchas feministas: patriarcado y capital, son alianza criminal.

Mientras miles de mujeres salen a la calle a rechazar la violencia de género, a exigir la igualdad de derechos entre otros, el gobierno anunció una reforma a la ley de sala cuna que sólo profundiza el beneficio para las empresas y recarga el costo de la crianza de los niños de las mujeres trabajadoras.

El proyecto fija un monto de 245mil pesos para el pago de la sala cuna pudiendo la trabajadora optar por una más económica o una más cara pero de haber diferencia será la madre la que deba cancelarla. ¿Qué ocurrirá si dentro de un perímetro y con opciones restringidas, una trabajadora no pueda optar por una sala cuna próxima a su hogar o trabajo? Esta deberá sacar dinero de su bolsillo para poder seguir trabajando.

Además, tanto la ley actual como el proyecto del gobierno, no entregan, salvo contadas excepciones, la responsabilidad de velar por el cuidado infantil a los padres COMO SI ESTOS NO EXISTIERAN!

El actual proyecto del gobierno solo contemplan esa posibilidad en 2 casos: muerte de la madre o tuicin total de los infantes. Por eso es tan importante la demanda que levantan las trabajadoras de starbucks, porque cuestionan la estructura patriarcal que buscan imponer las empresas y el gobierno, ya que el centro de la demanda es que todo padre pueda optar a la sala cuna de igual manera que la madre, dejando esta decisión a la pareja y no al empleador.

Desde Pan y Rosas creemos que las salas cunas deben ser financiadas por los empresarios y que para poder lograr arrebatar derechos mínimos a los capitalistas y cuestionar la estructura patriarcal es fundamental el apoyo en el movimiento estudiantil para enfrentar a la trasnacional Starbucks y el gobierno que precariza tanto a las y los estudiantes que trabajan como a miles de trabajadores y trabajadoras.






Temas relacionados

Sindicato   /   Mundo Obrero Chile   /   Starbucks   /   Juventud trabajadora   /   Mujeres trabajadoras

Comentarios

DEJAR COMENTARIO