Sociedad

CULTURA

Temuquenses marchan por el cierre de los Zoológicos

Más de 100 personas se reunieron éste sábado 25 de Junio en la Plaza Teodoro Schmidt de Temuco, para marchar bajo la consigna de “Exigimos el cierre del zoológico metropolitano!”.

Martes 28 de junio de 2016

En el evento, participaron niños, jóvenes, familias, batucadas y activistas animalistas y ambientalistas, en una jornada que recorrió el centro de la ciudad contagiando a los transeúntes de un mensaje de empatía, con cánticos como “liberar, liberar, al hermano animal”, “Ellos nacieron libres, sin rejas ni cadenas, el egoísmo humano impuso su condena”.

La marcha tuvo distintos momentos, donde los manifestantes denunciaron también a la industria de explotación animal cárnica y peletera, representadas en los locales de McDonalds y Todopiel; así como también a la Municipalidad de Temuco y al alcalde Miguel Becker, criticado por su política de mantener un canil en donde se asesina animales y un deficiente box de esterilización que no da abasto, como únicas soluciones al problema de los perros callejeros.

Por el cierre del Zoológico Metropolitano.

La marcha nace como una forma de visibilizar la problemática de los zoológicos, luego de las muertes de dos leones en Chile y un gorila en Estados Unidos, en situaciones similares, donde el protocolo de seguridad de los zoológicos autoriza a disparar a los animales en exposición si un humano corre riesgo por entrar en una jaula.

El caso de Chile fue particularmente perturbador. El joven Franco Ferrada entró voluntariamente en la jaula de los leones, los que en un principio jugaron con él y no lo atacaron, y aún así fueron abatidos por los funcionarios. En el caso de Estados Unidos, fue un niño quien cayó a la jaula de los gorilas, provocando que uno de éstos animales se acercara a inspeccionar y conocer al niño, sin atacarlo en ningún momento, pero nuevamente, el protocolo de seguridad ordenaba el asesinato del gorila.

Esta marcha se une a otras organizadas en Chile con el mismo fin, y propone crear refugios y santuarios para animales en peligro de extinción, sin jaulas y sin exponerlos al estresante régimen de visitas que llega al extremo de invertir el ciclo de animales nocturnos a través de luces artificiales, para que los visitantes puedan verlos.

Los organizadores de la marcha

Si bien, el cierre de los zoológicos es una consigna contingente, los organizadores (el Movimiento Animalista Revolucionario) se declaran como Antiespecistas, y que por lo tanto, están contra “todas las actividades que utilizan y maltratan animales”, planteando que todos los animales nacen libres, que el ser humano es sólo una de las especies animales y que establecer una dicotomía “animal humano/no humano” es comparable a la discriminación entre “negros y blancos, heterosexuales y homosexuales, hombres y mujeres”.

Para los representantes del Movimiento, la marcha fue un éxito, ya que a pesar de ser la primera que se organiza, tuvo gran convocatoria y simpatía de niños y familias que se acercaron a saber de que se trataba y a contar sus propias experiencias de ayuda a animales.

Siguientes acciones

Los distintos actores que levantaron la marcha también invitaron a seguir informándose y concientizar a la juventud y las bases de la sociedad, para sensibilizar sobre este tema; así como a hacerse parte de la “campaña por un centro de esterilización municipal para Temuco”l y la lucha contra la tala de casi 100 árboles en avenida Javiera Carrera, otra de las inconsecuencias del RN Becker, que ha establecido como motto de la comuna “Temuco, ciudad verde”.

Implicancias políticas

Los zoologicos actuales, conocidos bajo el eufemismo de “jardín zoológico” o “parque zoológico”, son herederos de la práctica de mantener “menageries”, una suerte de muestra itinerante con el que los aristócratas del siglo XVII demostraban su poder y ostentaban su riqueza, exhibiendo animales exóticos capturados durante viajes a colonias africanas o americanas. Dentro de estas exhibiciones, los colonos aristócratas también capturaban familias humanas de etnias indígenas en lo que se llamó “antrozoológico”. En muchas partes del mundo, los zoológicos ya no se ven como muestras exóticas, sino como recintos científicos, sin embargo, el cautiverio aún sigue generando un debate que ha forzado que muchos países prohíban los zoológicos, y ha logrado el cierre de recintos icónicos, como es el caso del Zoológico de Palermo en Buenos Aires, Argentina, que será convertido en un Ecoparque.






Temas relacionados

Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO