Mundo Obrero Chile

REGIÓN DE ANTOFAGASTA

Tocopilla: ¿Quiénes son los responsables de las zonas de sacrificio?

Compartimos transcripción de la charla de Lester Calderón junto a trabajadores en huelga de la empresa Ingepromin, de la faena Mantos de la Luna, Tocopilla. El trabajador industrial y candidato a diputado obtuvo más de 21 mil votos como candidato a gobernador, y en esta ocasión se refirió a los problemas estructurales y sociales de las zonas de sacrificio, como Tocopilla, y al factor clave de las y los trabajadores para invertir las prioridades hacia las demandas de la población expresadas en octubre.

Martes 7 de septiembre | 15:13

En la charla “Tocopilla en el enclave minero de la región de Antofagasta”, el trabajador industrial y dirigente del Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR), comenzó problematizando la idea de que los trabajadores “no deben hacer política” y sean sólo objeto de explotación: “Generalmente, en los problemas políticos a los trabajadores nos dejan al lado, como un objeto de explotación, es decir: “vayan a trabajar, trabajen y váyanse a su casa, ustedes no tienen derecho a opinar o a hacer política”, porque en las fábricas y en las minas existe dictadura patronal: “si tu jefe te oye hablando política te va a echar del trabajo”. Nosotros tenemos una concepción completamente distinta a la que la dictadura y los 30 años han inculcado: que somos objeto de explotación, algo que no compartimos”, comentó Calderón.

Tocopilla en el enclave minero de la región de Antofagasta

Tocopilla es una zona de sacrificio, donde lo más importante son las termoeléctricas, está AES Gener, que tiene importantes ganancias. Se establecen dentro de Tocopilla para generar energía para las mineras, por eso Daniel (refiriéndose a Daniel Vargas, quien expuso el primer punto) decía que Tocopilla no se puede pensar fuera del enclave minero, por fuera de la segunda región.

También es importante que reconozcamos que la clase trabajadora es una clase fundamental para el enclave minero, por ejemplo, si todas las termoeléctricas, tanto de Mejillones, como Tocopilla, pararan, no podrían funcionar Chuquicamata ni Escondida, ninguna minera podría funcionar. Entonces, ahí está el poder de la clase trabajadora. Entendiendo que nosotros producimos las riquezas, pero también movemos el mundo.

Pero, tenemos cosas irrisorias, por ejemplo, dentro de Tocopilla, AES Gener paga una patente de 19.800, paga casi lo mismo que un negocio de esquina. La empresa minera de Tocopilla, que es parte de los accionistas de la empresa Mantos de Luna paga 395.000 de patente en la ciudad de Tocopilla. SQM ha agudizado este circuito de la extracción del litio, sobre todo con el tren que pasó históricamente por Tocopilla, donde paga una patente de 796.000 pesos. De estas termoeléctricas, que trabajan para la minería, deja un pago irrisorio de patente, y las millonarias ganancias no las recibe Tocopilla, porque todas esas casas matrices están en Santiago y se paga en Santiago.

El problema es que tenemos que ser consciente qué les deja estas empresas a los trabajadores y sus familias, porque no estamos hablando del pueblo en general, estamos hablando de que ustedes mismos, que viven en la zona, son los que sufren las consecuencias del saqueo por ser parte del enclave minero, pero también sufren las consecuencias por ser parte de la zona de sacrificio. No solo pagan patentes irrisorias, sino que también han contaminado históricamente la ciudad, aún transitan camiones al cenicero del lado norte, playas como Salitre, que están negras porque están completamente contaminadas.

Tenemos a SQM, la dictadura le regaló SQM a Ponce Lerau, y hoy es una de las empresas más importantes de extracción de litio, que tiene por ejemplo extracción de litio en el Salar de Atacama (...) fui a acompañar a los trabajadores de la huelga Albemarle, y se puede ver cómo tienen completamente destruido el Salar de Atacama, tienen completamente desplazadas a las comunidades de los Lickanantay; esa empresa es la misma que ha utilizado Tocopilla como parte del proceso de circulación de su mercancía, que es el litio, y que además obtuvo a precio de huevo, que deja zonas de sacrificios, desplazamiento de comunidades ancestrales y destrucción del medio ambiente.

Después volvemos a Tocopilla. El problema es que hay responsables de la contaminación (…) uno lo puede ver no sólo en ciudades donde hay cenizas y polvo. También debemos tener en consideración que en Tocopilla existe mucha contaminación del agua por arsénico ¿Quiénes son los responsables? Las empresas.

Es totalmente aberrante lo que ocurre en Tocopilla: primero, existe un 176% de probabilidades de enfermarse de cáncer , y hoy existe un 22% más de personas con cáncer que vive en la ciudad; por otra parte, hay un 76% más riesgo de enfermarse por causas respiratorias en relación de la media nacional. Lo que pasó en Tocopilla es un Chernóbil​, peor que un Chernóbil​, de eso tenemos que ser conciente los trabajadores. Muchos de los que se movilizaron en Tocopilla salen porque son conscientes, lo viven cotidianamente. Los que vivimos en Antofagasta somos conscientes, porque también tenemos el puerto, tenemos el galpón, tenemos a FCAB, y ese responsable de Luksic, es el mismo que tenía Centinella, y es el mismo que ocupa el puerto de Michilla. Tenemos responsables, son los empresarios. Los empresarios hablan de progreso, pero el progreso son sus ganancias, porque lo que deja a la región de Antofagasta son zonas de sacrificio.

Cuando nos movilizamos el 18 de octubre nos movilizamos por esto, nos movilizamos por los sueldos miserables, por el multirut, por las condiciones precarias, y nos movilizamos (…) el multirut, la precarización, es concreto. Estamos hablando de una división de no sé cuántos sindicatos de diferentes sectores, es una fragmentación de los trabajadores, porque no nos podemos unir porque la legalidad está hecha para que ellos sigan ganando plata. Por tanto, son consecuencias reales, concretas. Estamos hablando que el sueño es de los empresarios, para los trabajadores es otro tema. Nos siguen metiendo el dedo en la boca. Nos dicen apruebo y rechazo, pero la misma convención no te permite cambiar absolutamente nada. Las demandas de octubre todavía están inconclusas, como no más AFP, salud de calidad, educación.

La política en los sindicatos, por organizaciones democráticas de las y los trabajadores

En los sindicatos queremos desarrollar organizaciones democráticas, es decir, que los trabajadores se puedan organizar democráticamente y que la asamblea sea soberana. Como los políticos están encerrados en cuatro paredes, también hay dirigentes sindicales que están acostumbrados a hacer acuerdos en cuatro paredes. Nosotros estamos en contra de esa posición. ¿Los dirigentes sindicales, nosotros, estamos para qué? Para que exista libertad, para que los trabajadores puedan opinar y discutir sus posiciones, para eso debemos tener sindicatos democráticos. Hay algo elemental también, que cuando nosotros estamos en los sindicatos, tratamos de sobrepasar una legalidad que está hecha para los empresarios. El compañero que es dirigente sabrá que el Código del Trabajo, que incluso con la reforma laboral del 2017, es un código del trabajo que sirve para matar las huelgas, o sea, tenemos que estar votando a cada rato, tenemos que tener porcentaje, que el quórum, tenemos que ir a votar, que sí hay una barricada la empresa te pone una demanda por práctica desleal, todo está hecho para que ellos ganen. Justamente también tratamos de que los trabajadores y las trabajadoras vayan un poco más allá, es decir, que existan sectores de los trabajadores que cuestionen esta legalidad, no solamente las cuestionen por la vía parlamentaria, sino que también la cuestionemos en los hechos.

Nosotros nos hemos paralizado en la fábrica no sólo por negociaciones colectivas, hemos paralizado también porque a veces no hay condiciones de trabajo, pues es una fábrica de explosivos entonces cuando no hay condiciones y te hacen trabajar, es un problema porque te puedes morir. El año 2016 se murieron dos compañeros en la fábrica cuando explotó, estuvimos dos meses paralizada la fábrica, por esa muerte de los compañeros, antes en la fábrica un viejo se moría y la empresa decía “mañana sigamos produciendo”. Nosotros estuvimos en contra de eso. Paralizamos dos meses, es decir, una clase trabajadora que sabe que sin nosotros los empresarios no tienen ganancias, ¿o ustedes creen que los gerentes de Mantos de la Luna van a estar produciendo o extrayendo el mineral? ¡No lo van a hacer! El tema es cómo nosotros somos capaces, y tratamos como Partido de Trabajadores Revolucionarios, que los trabajadores también se politicen. Porque a veces los viejos dicen “no queremos que se meta la política en los sindicatos”, pero el tema es que eso hace el juego a lo que en últimos 30 años han dicho, o sea, “no te metai en política, anda a trabajar, vuelve a tu casa”, ¿y la política qué es? Es elegir a tus representantes, que sigan haciendo cositas por arriba y te siguen metiendo el dedo en la boca y sigue todo como si nada pasara. En algún punto tenemos que decir basta, eso es lo que nosotros tratamos desde el PTR, que pueda emerger una fuerza, y esa fuerza social somos nosotros, somos Orica, son los profesores, las docentes, son los trabajadores de la salud, son ustedes. Si el 12 de noviembre hubiera continuado una huelga, si todos los sectores productivos se hubieran paralizado, si, por ejemplo, los mineros hubieran participado más, ¿ustedes creen que Piñera seguiría en el cargo? Se para la minería, se paran los puertos, se paran los forestales, y ya está. De esa fuerza social estamos hablando.

Para que una voz de los trabajadores llegué al Congreso

Nosotros hoy nos estamos presentando a diferentes candidaturas, pero tampoco nos perdemos, yo voy a diputado, Daniel igual, Galia va a Senadora. Las elecciones anteriores fui a gobernador regional, soy ex candidato a gobernador, sacamos 21 mil votos en las elecciones, sacamos un 13%, somos la cuarta fuerza, pero eso no significa que me voy a convertir en un político tradicional. Si llegamos alguno de nosotros tres al parlamento, nosotros no vamos a partir ganando los sueldos millonarios que tienen los otros políticos. Nosotros vamos a partir ganando igual que un trabajador calificado, como una profesora, y todo los demás lo vamos a donar a las luchas, a las huelgas, a las organizaciones sociales, que son las que realmente responden a las necesidades sociales que existen en la región. Por ejemplo, hoy tenemos una crisis migratoria que se ve en los terminales, y el gobierno no ha dicho nada, y están al frente las ollas populares, los sindicatos. Porque creemos que ganan como millonario, igual que un gerente (…) una realidad que te aleja completamente de lo que viven permanentemente las y los trabajadores.

Hemos exigido que los jóvenes puedan votar, saltaron los torniquetes, pero hoy en términos penales un joven de 14 años lo pueden encarcelar, pero no tiene derecho a votar. Es bastante contradictorio lo que genera el régimen, es un régimen completamente antidemocrático. En la convención todavía existen los 2/3, donde la derecha como minoría puede vetar, por eso decimos que la convención es amañada, que tiene trampas, por ejemplo, hay empresas que tienen acciones en las AFPs quieren hacer denuncias internacionales por los TLC que ha firmado Chile, tratados internacionales, que como son parte de los TLC y tienen las mismas reglas no se pueden tocar, entonces ¿Cuándo vamos a echar abajo las AFP? ¿Cuándo nuestros ancianos dejan de recibir pensiones de 98 mil pesos? Cuando van a dejar de robarnos, si finalmente las pensiones son ahorros de nuestro esfuerzo, eso es lo importante.

Nosotros decimos que queremos expresar los reclamos, las denuncias, las exigencias de los trabajadores y la población, no solamente para hablar en el parlamento, lo vamos a hacer, porque tiene repercusiones, porque queremos llegar a más gente, no queremos ser marginales. No solamente queremos organizarnos con ustedes, queremos llegar a más gente en Tocopilla, ocupamos las tribunas electorales, pero no nos perdemos, nosotros la vamos a utilizar para desarrollar la movilización y organización, ese es el fundamento del PTR, buscar organizar a la clase trabajadora. Si tenemos organización, tenemos movilizaciones y tratamos de coordinar los diferentes sectores, como el Comité de Emergencia y Resguardo en Antofagasta, que con asambleas de 200 o 300 personas de todos los sectores y discutimos todo en común (…) cuando uno va más allá y plantea la idea de coordinación, es un fundamento que es básico, si nos unimos los diferentes sectores, si hoy en día los trabajadores de Mantos de la Luna, de AES Gener, los trabajadores de SQM, los mineros, los portuarios, los docentes se pararan con ustedes, la empresa Mantos de la Luna ¿le seguirán negando sus derechos? Difícil. Si tenemos una coordinación previa a los diferentes conflictos, podemos conquistar nuestras demandas. Pero también debemos cuestionar el capitalismo, porque nos van a seguir generando zonas de sacrificio, por eso nuestro programa es nacionalizar todos los recursos naturales bajo control obrero y las comunidades, respetando también la relación entre la producción, el medio ambiente y las comunidades. Decimos también reconvertir la industria ¿Existe la tecnología para hacer reconversión industrial? Existe, el problema es que no lo hacen porque les cuesta plata a los empresarios, por tanto, debemos invertir las prioridades, y esas prioridades no pueden ser la de los empresarios, porque van a ser las ganancias, la plata. Tenemos que invertirla para que se tomen en cuenta los intereses de la población, los trabajadores y el pueblo.

Hemos planteado el fin de las AFPs, un sistema de salud universal para todas y todos. Ahora con la crisis sanitaria nos hemos dado cuenta de que la salud está toda privatizada, y colapso con el Covid 19, mientras en Antofagasta las mineras no pararon ¿cuál es el discurso de los empresarios cuando hay huelga? en Albemarle dicen “no, que hay una pandemia, pero nunca pararon” y eso implicó mayores contagios en la región de Antofagasta. No era porque nosotros éramos especiales que había más contagio, no. Era porque las aglomeraciones en las faenas era un espacio expedito para que el covid 19 pudiera avanzar y se propagara. Es cuestionar no solamente los privilegios de la casta política sino también el fundamento social que está basado en las ganancias y por eso también creemos que nuestras tribunas, no solo la vamos a utilizar para la organización y la movilización, sino también decimos que los trabajadores, los que movemos el mundo, los que generamos las riquezas, con nuestras familias, nuestras parejas nuestros hijos, podamos justamente gobernar. Racionalmente, sobre todo porque en esta sociedad todo es irracional, o sea acá se generan tantos recursos de la minería que se podría pagar todas nuestras demandas, pero se va todo a las casas centrales, entonces BHP tiene en Australia y toda la platita se la llevan para allá. El problema es que hay que invertir las prioridades.






Temas relacionados

Tocopilla   /   Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   Antofagasta   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO