×
×
Red Internacional

Violencia machista. Trabajadoras del Servicio de Prevención de las Violencias de Neuquén exigen presupuesto para atención de mujeres

Se trata del único servicio especializado en atención a mujeres víctimas de violencia en la provincia. Le exigen al Gobierno del MPN políticas públicas con presupuesto real. Denuncian que la pandemia agravó la situación de las mujeres.

Sábado 27 de noviembre de 2021 | Edición del día

En el marco del 25N Día de lucha contra la violencia hacia las
mujeres, trabajadoras del Servicio de Prevención de las Violencias
dependientes del Ministerio de Desarrollo Social Provincial dieron a
conocer un informe sobre la situación del dispositivo.

Trabajadoras del único Servicio especializado en la atención de
mujeres víctimas de violencia difundieron un pronunciamiento en el
que destacan la situación de las cientos de mujeres que atendieron
durante el período de enero a noviembre de este año. Denuncian la
responsabilidad del Estado y le exigen al Gobierno Provincial del MPN,
políticas públicas con presupuesto para garantizar derechos de las
mujeres víctimas y trabajadoras del sector.

• Compartimos su pronunciamiento:

Hoy, a 61 años de los femicidios de las hermanas Maribal, las trabajadoras del SERVICIO DE PREVENCIÓN DE VIOLENCIA FAMILIAR, continuamos exigiendo al Estado, y a las diferentes instituciones: políticas públicas, presupuesto real para los todos los dispositivos que abordamos la problemática de las violencias, trabajo, vivienda, capacitación especializada, y la aplicación real y asertiva de las leyes, para lograr el objetivo que nos fuera legado por las tres hermanas: la erradicación de todo tipo de violencia ejercida contra las mujeres.
Desde el Servicio de Prevención de Violencia familiar, recibimos y abordamos las demandas derivadas desde la Oficina de Violencia del Poder Judicial, de los Centros de Salud, de Organizaciones Sociales, CAJ/144, Consultorios Privados, de las Escuelas, Defensorías Civiles, del dispositivo de emergencia del Ministerio de Ciudadanía, Línea 148 y otros tantos dispositivos intra-ministeriales, además de las demandas espontáneas.

Luego de la pandemia, la gravedad, el riesgo y las estadísticas hablan por sí solas. Durante l periodo Enero- Noviembre de este año se presentaron 432 situaciones de violencia familiar (esto es, el doble que durante el año 2020) en la Ciudad de Neuquén.

  •   Demandas espontaneas 71 situaciones
  •   Desde los distintos dispositivos intra-ministeriales: 57 situaciones
  •   Por Oficio Judicial: 231 situaciones
  •   Por LINEA 148: 73 situaciones
  •   Otras instituciones: 15 situaciones
    Actualmente hay 130 situaciones activas, 23 se corresponden a Código A (existe riesgo de vida) y 107 situaciones Código B (no existe riesgo de vida).
    La edad promedio es 34 años, la mayor zona de residencia es en el oeste neuquino (Hipódromo, Alma Fuerte II, Cuenca XV, Asentamiento Casimiro Gómez). El promedio de hijes por grupo familiar es de 3. Y se registraron 13 ingresos a Refugio.
    La pandemia también socavó el deterioro de las distintas instituciones públicas, las cuales se encuentran desbordadas y el funcionamiento anómalo-crónico, es sistemático y progresivo. Y esto se refleja en nuestro dispositivo ya que contamos con un equipo de trabajo compuesto por 15 trabajadoras: 4 Psicólogas, 4 Trabajadoras Sociales, 3 Ejecutoras, 2 Administrativas, 1 Coordinadora y 1 Directora. Lo que dificulta abordar la complejidad de los distintos casos de manera interdisciplinaria como establece la normativa vigente. Cabe aclarar que la demanda es constante, se incrementa continuamente y el equipo de intervención continúa en el número mencionado.

    Sumado a ello, no podemos dejar de mencionar la violencia institucional que vivimos a diario, que es indirecta, simbólica, y que se nos presenta en nuestro diario transitar, dificultando el accionar establecido en los marcos normativos que son la base y el encuadre del SPVF. Nosotras, como mujeres que trabajamos para mujeres, NO NATURALIZAMOS NI HACEMOS OIDOS SORDOS a la realidad institucional en la que nos desempeñamos. La vulneración de los derechos y revictimización que sufrimos como colectivo de trabajadores/as, nos insta a alzar nuestras voces.

    Este 25 de noviembre, día internacional de la no violencia contra las mujeres denunciamos:

    1- Falta de recursos institucionales para la atención integral de las personas en situación de violencia. En el trascurso del año hemos entregado 172 módulos y 8 bonos de gas para la asistencia directa a las familias.
    2- Instalación edilicia inadecuada e insuficiente para la atención. Cabe mencionar que solo tenemos dos oficinas para la atención directa.
    3- Vulneración de Derechos Laborales. Las trabajadoras que ingresan al Ministerio de Desarrollo Social, estamos atravesadas por la precarización laboral en las diferentes modalidades de contrato (Eventual, A Prueba, Político, Suplencia), en la cual no hay derecho a la toma de vacaciones, artículos personales, a la enfermedad. Y para todo el personal, hay carencia de supervisión externa, el considerable “Bourn-out”, es decir, quemarse con la tarea, entre otras.
    4- La falta de presupuesto institucional específico destinado a las mujeres que atraviesan contextos de violencias.
    5- La ausencia de políticas públicas definidas y genuinas, para garantizar los recursos necesarios y requeridos en cada situación en particular, y sobre todo, en el acompañamiento de la ruta crítica a las mujeres.
    6- La evidente carencia de perspectiva de género en el poder judicial y sus órganos diferenciados, interconexos, sin mirada feminista, y el daño que produce en las mujeres lo que ello conlleva: la revictimización de las mismas por parte del poder judicial, comisarías, ministerio público de defensa y ministerio público fiscal, por mencionar algunos.
    7- Inexistencia de acuerdos interministeriales para el transito adecuado y breve de la ruta crítica para evitar la revictimización de las familias.
    8- Que existe un solo dispositivo de alojamiento preventivo para las mujeres y sus hijes, es decir, para las familias que requieren resguardo y garantías institucionales de su integridad física, emocional, psicológica, todas ellas producto y consecuencias de las violencias machistas. El cual no cuenta con equipo técnico especializado en la temática.
    9- Que en toda la Ciudad de Neuquén no existe dispositivos de Consumo Problemático para Mujeres para que se aborde esta problemática de manera integral.
    10- Le EXIGIMOS al Estado (en todos sus niveles) la implementación de políticas públicas, con iniciativas que respeten la autonomía de las mujeres, y que se garantice el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, a la vivienda, la educación, la salud y el empleo formal, como así también, garantice el acceso a la justicia para prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencia.

    Desde Pan y Rosas en el Frente de Izquierda Unidad expresaron su apoyo a las demandas de las trabajadoras del Servicio de Prevención de las Violencias y expresaron: “vamos a insistir sobre la necesidad de tratamiento y aprobación en la Legislatura provincial del proyecto para la creación de un Plan de Emergencia contra la violencia hacia las mujeres, también desde el Concejo Deliberante de la ciudad de Neuquén para que se avance en la ordenanza que pretende brindar una solución habitacional para aquellas mujeres que han padecido estas situaciones pero sobre todo, sabemos que nuestra lucha está en las calles y vamos a acompañar cada movilización que vaya en ese sentido, porque nunca ningún gobierno nos regaló nada y todo lo hemos conquistado con organización y lucha”.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias