×
×
Red Internacional

ACTO INTERNACIONAL. Trabajadoras en tiempos de crisis: doblemente explotadas, doblemente revolucionarias

Cuando llegó el Día de las y los Trabajadores 2020, el mundo estaba sacudido por una pandemia y acechado por la recesión económica. En un contexto casi apocalíptico, mujeres de todo el mundo, representantes de la primera línea, proponen otro rumbo para la humanidad

Javiera MárquezSantiago de Chile

Sábado 9 de mayo de 2020 | 10:07

El 1 de mayo de este año 2020 no tuvo las tradicionales marchas para conmemorar el día internacional de las luchas obreras, esto porque el Covid-19 ha exigido aislamiento social en la mayoría de los países. En este contexto, la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) realizó, a través de la red La Izquierda Diario, un acto virtual que, sin duda, siembra la esperanza de que otro mundo es posible.

Así, fueron transmitidos en vivo en 14 países y con traducción a 6 idiomas los testimonios de quienes están en primera línea en la lucha contra la pandemia y, también, de los que están en contra del capitalismo. Las mujeres somos protagonistas de estas batallas que han dejado en evidencia no solo que la tecnología es incapaz de reemplazar a los humanos, sino que, además, aquellos trabajos que históricamente han sido infravalorados por la sociedad, son esenciales en estos días.

Nos referimos a trabajos de reproducción, los cuales abarcan todas aquellas labores de cuidados de enfermos, ancianos, niños; limpieza; alimentación y educación. Esta división sexual del trabajo, que define las tareas de cada sexo en el ámbito doméstico, es también una forma de segregación en el mercado laboral.

Mujeres, pandemia y crisis social

La crisis sanitaria global llegó en un momento de convulsiones sociales por los efectos de un capitalismo que está en crisis económica desde el año 2008. Situación que ha alentado movilizaciones, rebeliones y revueltas, que reivindicaron, una vez más, la lucha de clases.

Esta realidad fue retratada por las palabras de Tre Kwon, participante del acto internacional de conmemoración del Día internacional de los Trabajadores. Al respecto, la enfermera socialista de Left Voice nos señaló, desde el epicentro de la pandemia, Nueva York, EE.UU.:

“Hace cuatro meses di a luz a Maia, dicen que cuando te conviertes en madre, empiezas a mirar hacia atrás en la historia de tu propia madre, el imperialismo estadounidense está arraigado en su vida y en la mía, en cierto modo se podría decir que el imperialismo de Estados Unidos es la razón por la que estoy aquí.

Mi madre nació durante la guerra de Corea, que cobró 5 millones de vidas, (Esta guerra fue el campo de batalla donde la OTAN desarrolló sus primeras fuerzas internacionales y su estrategia). Su juventud estuvo marcada por la dictadura militar, el toque de queda, no poder tomarse de la mano con niños y comer carne solo en los cumpleaños. A los 23 años emigró a la ciudad de Nueva York y consiguió su primer trabajo como empleada doméstica. Hoy en día, mi madre es una enfermera que trabaja en un hospital cuidando a los pacientes del Covid-19, como yo. No puede jubilarse ni renunciar para no arriesgar su vida porque depende de su trabajo(...) Trabajo junto a ella y otros 2 millones de enfermeras, el 90% de nosotras mujeres. El trabajo feminizado está subvalorado en nuestra sociedad, pero ahora con la crisis de la salud se ve que el trabajo social reproductivo es absolutamente esencial. Nosotras las mujeres trabajadoras somos esenciales”.

Te puede interesar: Tre Kwon enfermera EEUU: "La clase trabajadora necesita su propio partido"

La pandemia llegó cuando la crisis económica que arrastra el mundo desde el año 2008 va directo a una catástrofe de dimensiones históricas, en donde los empresarios y sus gobiernos buscan descargar sobre los hombros de la clase trabajadora los costos de esta crisis.

En ese sentido, Tre agregó que “a los trabajadores de la primera línea se nos ha dicho una y otra vez que somos soldados en la guerra contra el virus, pero eso es una mentira total. La verdadera guerra en curso es la que se libra entre los capitalistas y la clase obrera, no estamos todos juntos en esto: los trabajadores están pagando las mayores consecuencias de la crisis, ya hay 26 millones de desempleados, la gente espera en largas filas en los bancos de alimento para comer algo…”.

Te puede interesar: “No les importa que mueran porque son minorías”: la denuncia de una enfermera de Nueva York

Las miles de muertes asociadas a la pandemia se explican en parte por los recortes y ajustes que han dejado en evidencia el desmantelamiento de la salud pública en todo el planeta. Los gobiernos han tomado medidas de salvataje a las grandes empresas, permitiendo despidos y suspensiones a los trabajadores.

En el Acto del 1 de mayo destacó la experiencia compartida por Violeta Tamayo, representante de Pan y Rosas Bolivia y de la Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional LORCI. Violeta es enfática: “desde Bolivia queremos conmemorar este primero de mayo a las trabajadoras y trabajadores del campo y de la ciudad, en especial en medio de esta crisis política, a quienes enfrentaron valerosamente el golpe de estado cívico, militar, clerical, policial y empresarial que se ha gestado gracias al imperialismo, la OEA y grupos de la derecha regional en noviembre del año pasado.

Sabemos que las mujeres trabajadoras, campesinas, indígenas han sido la primera línea en esta lucha y tenemos el orgullo de contarles que el 8 de marzo las mujeres de Senkata, hermanas, madres, hijas y compañeras de las víctimas de la masacre han encabezado la que ha sido la más grande movilización del movimiento de mujeres vivido en Bolivia, esto pese y contra la voluntad del feminismo liberal que ha pactado con los golpistas, que han sido parte del golpe y han capitulado, finalmente, a la extrema derecha. Nuestro país ha visto mezclada la pandemia con esta crisis política lo que ha aumentado los niveles de represión”.

Un panorama similar se vive en Chile, donde el gobierno ha usado la pandemia como excusa para arremeter con medidas represivas contra la rebelión que estalló en octubre de 2019, que ya ponía en cuestión el régimen heredado de la dictadura y profundizado por gobiernos empresariales en democracia, un régimen que vive de los ahorros de los trabajadores, quienes debemos trabajar hasta morir, en un sistema que en 2018 fue responsable de que murieran más de 26 mil personas en los listas de esperas para tratamientos que nunca llegaron. Sebastián Piñera ha puesto “la economía por delante”, con toques de queda por la noche y aglomeraciones de trabajadores en el transporte público. Piñera sabe que no se puede implementar el aislamiento social sin paralizar aquellos sectores no esenciales. En otras palabras, el mandatario prioriza una vez más las ganancias empresariales antes que el cuidado de nuestras vidas.

También en Chile hubo una marcha histórica este 8 de marzo, con millones de mujeres que formaron parte de la rebelión de octubre. Traspasamos continentes por medio de la coreografía y el grito de “Un violador en tu camino”, con miles de dedos femeninos acusando a los Estados opresores de ser quienes sostienen la violencia estructural.

En el mundo las mujeres están más expuestas a las consecuencias de la crisis sanitaria desatada por el Coronavirus. Ramas feminizadas, precarización y trabajos de cuidado no remunerados son las raíces del problema.

Violencia doméstica y cuarentena

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aseguró que el confinamiento obligatorio impone a millones de mujeres en el mundo permanecer con sus abusadores. Además, recordó que los órganos de respuesta frente a estos hechos están saturados a causa de la emergencia del COVID-19. Un ejemplo de esto es que según Carolina Cuevas, ex ministra de la mujer en Chile, las denuncias de violencia aumentaron en un 70% en el primer fin de semana luego de que se decretó la cuarentena en varias comunas.

La violencia hacia las mujeres es estructural y en el contexto de crisis sanitaria y económica mundial se ha agudizado. Sin embargo, estamos convencidas de que se puede resolver esta crisis con una estrategia que ponga en el centro los intereses de la clase trabajadora.

En esa línea, Flora Aco, referente Pan y Rosas México y militante del Movimiento Trabajadores Socialistas MTS, señaló que “En este México que está a las puertas del mayor imperialismo del planeta, las y los trabajadores empezamos ya a luchar contra la crisis sanitaria y crisis económica. Las mujeres que están en la primera línea, en el país con más feminicidios del continente, son enfermeras, médicas, trabajadoras de limpieza. Ellas encabezan estas protestas y exigen, junto a sus compañeros, insumos, equipos de bioseguridad, mascarillas y guantes; enfrentando, además, las consecuencias de la desastrosa política sanitaria de este gobierno.

Un panorama similar se vive en Italia. Scilla di Pietro, trabajadora de la gastronomía y militante de Frazione Internacionalista FIR, recalcó que “el movimiento feminista también denuncia que han aumentado los casos de violencia machista sin posibilidades de contar con una vivienda alternativa, algo que el Estado debiera garantizar para todas las mujeres víctimas de violencia de género, expropiando las viviendas vacías en manos de los grandes propietarios, los bancos, la Iglesia Católica”.

¿Por qué decimos doblemente explotadas? Las mujeres y la doble jornada laboral

En tanto, la enfermera de obstetricia y militante de Revolutionaren internationalistisohen organisation- RIO, Charlotte Ruga, desde Alemania señaló que: “La violencia doméstica contra la mujer aumentó, además de que los costos de cierre de las guarderías y las escuelas se descargan sobre las mujeres en los hogares, (...) Hablo por los trabajadores de los hospitales. La falta de personal, equipos de protección y camas determinan nuestras condiciones laborales, por esto tenemos que luchar por la nacionalización de todo el sistema de salud bajo el control de las y los trabajadores”.

En ese sentido, estos tiempos de crisis, de cuarentenas obligadas, con trabajo remoto forzado, con aislamiento social, ejerciendo maternidad, con instituciones educativas cerradas, las mujeres de la clase obrera viven la agudización de la “doble jornada laboral”.

Desde Italia, uno de los países más golpeados por la catástrofe, Scilla enfatizó que “durante esta pandemia, las mujeres son las más afectadas porque tienen que cuidar a sus hijos que han dejado de ir a la escuela, mientras hacen trabajo en la casa o siguen obligadas a salir a trabajar”.

Lo señalado anteriormente es un problema que se repite en todo el planeta. En Chile, por ejemplo, antes de la pandemia ya se denunciaba esta doble jornada laboral. Así lo demostró el reciente estudio publicado por la Fundación Sol, titulado “No es amor, es trabajo no pagado, un análisis del trabajo de las mujeres en el Chile actual”, revela que las mujeres ocupadas, en promedio, destinan 41 horas a la semana en tareas de trabajo no remunerado. Es decir, una jornada laboral más por semana, en comparación con las 19.9 horas de los hombres. En tanto, las mujeres con niñas y /o niños entre 0 y 6 años, dedican en promedio 70 horas semanales al trabajo no remunerado. Una cifra muy elevada si consideramos que el máximo de una jornada laboral legal semanal son 45 horas, versus las 31 horas promedio que realizan los hombres en los hogares con niños de esas edades.

Te puede interesar: Mujeres en tiempos de cuarentena y teletrabajo

Las crisis son una oportunidad

Por otra parte, Marcello Pablito, trabajador de la Universidad de Sao Paulo y militante de MRT, desde Brasil enfatizó en que “como trabajadores organizados podemos avanzar a la conclusión de que es necesario luchar por un gobierno propio en ruptura con el capitalismo, de lo contrario seguiremos entregando nuestra vida a manos de esta miseria capitalista (...)”

Quien además denunció que "las mujeres negras cobran el 60% menos que un hombre blanco(...) Carlos Marx decía: ´el trabajo de piel blanca no puede emanciparse donde el trabajo de piel negra es marcado con hierro` , por eso luchamos por la unidad de los trabajadores, negros y blancos.

Con cientos de trabajadores venimos organizando en los lugares de trabajo comités de Izquierda Diario, con el cual estamos llegando a millones de personas con una sola voz, para que sean los capitalistas los que paguen por esta crisis”.

Te puede interesar:Las 10 crisis humanitarias en el mundo eclipsadas por el coronavirus

Ejemplos de luchas hay en diversos puntos del planeta. Lester Calderón, del Partido de Trabajadores Revolucionarios de Chile, compartió la experiencia de las trabajadoras de aseo del Hospital Regional de Antofagasta, que, con solidaridad y organización, lograron doblarle la mano a la empresa que las mantenía trabajando en condiciones precarias, sin implementos de higiene en plena crisis sanitaria.

Te puede interesar: Doblan la mano a la empresa y consiguen sus demandas de higiene y seguridad

Así también destacó que en Santiago, en la zona Sur de la capital, las y los trabajadores del Hospital Barros Luco, han encabezado campañas de denuncia por falta de insumos para la seguridad del personal.

Te puede interesar: Agrupación "Guerreros de la salud" dona insumos de protección a funcionarios del hospital Barros Luco

Lo que resulta evidente es la intención de los estados capitalistas de disciplinar al pueblo trabajador y pobre, mientras multiplican sus fortunas. Como denunció desde Argentina el dirigente obrero y diputado del FIT- U (Frente de Izquierda de los Trabajadores- Unidad), Raúl Godoy: “antes de la pandemia, el 1% más rico del mundo concentraba un obsceno 82% de la riqueza global”.

Godoy, quien cerró el Acto Internacional de la FT- CI, recalcó que esta crisis sanitaria y social fue generada por el propio sistema capitalista. Y manifestó:
“¡Basta de especular con la salud y la vida de millones! Exigimos la centralización del sistema de salud pública, privada y de las obras sociales para poner todos los recursos sanitarios a disposición de un plan integral de salud que permita atender a toda la población. Exigimos testeos masivos para saber el desarrollo real de la pandemia. Licencias con salarios íntegros en todas las fábricas y trabajos no esenciales. Salario de cuarentena, para quienes no tienen ingresos. Comisiones de seguridad e higiene en cada lugar de trabajo. Ningún despido y ninguna rebaja salarial”.

Esta enorme crisis sanitaria también nos ha dado la oportunidad de develar el rol que cumple cada quién: los gobiernos priorizando las ganancias empresariales, los partidos de oposición como el Partido Comunista votando a favor de una ley que permite suspensiones y despidos, mientras que, por otra parte, las mujeres trabajadoras hemos demostrado ser esenciales. Esta crisis también nos demuestra que no es necesario producir en los ritmos de la sed insaciable de los capitalistas, que destruyen el medio ambiente y se roban nuestras vidas; que se pueden repartir las horas laborales para que se trabaje menos y para que todos puedan trabajar; que es necesario redistribuir la riqueza. Y que, si no lo hacemos nosotras mismas, quienes vivimos las peores consecuencias del capitalismo, ningún gobierno vendrá a salvarnos de esta barbarie.

Te puede interesar: Lester Calderón: "Mientras la CUT guarda cuarentena, el gobierno quiere aprovecharse y atacar a los trabajadores"

Es por esto que, a través de este acto y la red internacional La Izquierda Diario, extendemos la invitación a todas esas mujeres que hoy son parte de la primera línea. Hacemos un llamado a aquellas que luchan contra la pandemia, a las que sufren doblemente la crisis sanitaria, a que se sumen a esta “apasionante tarea abrazar las ideas revolucionarias” como dijo Raúl Godoy. Cada testimonio evidencia que los problemas de la clase obrera son universales y pone a la orden del día la necesidad imperante de levantar un partido revolucionario de nuestra clase, que tenga un corte internacional. Como señaló Gaëtan Gracia, delegado CGT en la industria y militante del Nuevo partido Anticapitalista Révolution Permanente en Francia: "Creemos que es posible construir un partido que tenga un programa y una estrategia realmente revolucionarios y que luche por el comunismo, es decir, por un mundo del mañana que esté organizado en función de nuestras vidas y no de sus ganancias".

Te puede interesar: [VIDEO] Revive el gran acto internacionalista que se realizó este 1° de Mayo




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias