Juventud

USACH

USACh y Reforma de Estatutos: Estudiantes impulsan junta de firmas para terminar con el subcontrato

“La universidad pondrá fin al régimen de subcontrato a través de un proceso de internalización de trabajadores de aseo y jardines, quienes se integrarán al estamento de funcionarios de la universidad, el cual deberá ser garantizado desde un espacio triestamental en conjunto con el Sindicato interempresa de Aseo y Jardines de la USACh”.

Vencer Usach

Universidad de Santiago de Chile

Sábado 17 de agosto de 2019

Proceso de conformación de nuevo Estatuto Orgánico

Actualmente la universidad se encuentra en un proceso de elaboración de su propio estatuto orgánico que reemplazaría al DFL-149 impuesto en dictadura cuyos artículos podrán ser propuestos por cualquier miembro de la comunidad universitaria, sea profesor, funcionario o estudiante.

Esto tiene origen en la Ley de Universidades Estatales, tras la cual las universidades deben avanzar en la democratización y la participación triestamental, sin embargo, este proceso no ha contado con espacios de discusión y debate entre los estamentos, traduciéndose en un espacio que la Rectoría ha cooptado bajo su propio lineamiento, pauteado u manteniendo la presencia del autoritarismo que le es propio.

Las fechas también fueron impuestas por la rectoría, lo cual ha sido cuestionado por el estamento de profesores y de funcionarios quienes apelan que el proceso aún tiene tiempo para poder ser desarrollado e impulsar así un espacio verdaderamente participativo desde el cual sentar las bases para un nuevo estatuto pensado por toda su comunidad y no que resguarde los privilegios de unos pocos. Por otro lado, se denunció que una parte del estamento estudiantil no estaría asistiendo a las reuniones, por lo que desde el ampliado varias carreras exigieron la renuncia, la cual no fue aceptada, aprovechando la desorganización del ampliado tras la renuncia de la mesa ejecutiva y en medio de la conformación de la mesa interina.

Otro de los temas controvertidos, es que las propuestas que emanen de la comunidad deberán pasar por filtros, como lo es el Consejo Académico, el cual está compuesto por las altas jerarquías de profesores planta, donde muchos de ellos son los principales aliados del rector y los interesados en mantener la estructura universitaria tal como está, blanqueada a su vez a través de este proceso.
Los distintos estamentos deberán convocar para este segundo semestre, nuevos espacios para organizar y discutir cómo debe ser la universidad, en función de las demandas de funcionarios, profesores y estudiantes y organizar el plebiscito para la aprobación del nuevo estatuto

No más trabajo precario: Poner fin a la subcontratación

A raíz de esto, estudiantes han impulsado juntar firmas para poner fin al subcontrato a través de una propuesta que dicta:

“La universidad pondrá fin al régimen de subcontrato a través de un proceso de internalización de trabajadores de aseo y jardines, quienes se integrarán al estamento de funcionarios de la universidad, el cual deberá ser garantizado desde un espacio triestamental en conjunto con el Sindicato interempresa de Aseo y Jardines de la USACh”

La universidad se mantiene contratando servicios que son permanentes (labores de aseo y jardines) pero que son llevados por empresas externas (que según las leyes de la administración pública deben ser destinado para servicios temporales, no lo que sucede actualmente). La razón de esta relación comercial entre la universidad y las subcontratistas no obedecen a temas de presupuesto, todo lo contrario, se ha demostrado que la universidad invierte más dinero con las empresas subcontratistas que con el contrato directo.

A cambio, esta modalidad de empleo mantiene a trabajadores sin su reconocimiento como parte de los funcionarios de la universidad, así como también los mantiene desorganizados y atomizados, puesto que tras cada proceso de licitación, se deben enfrentar a la inestabilidad laboral, donde las empresas en complicidad con la universidad despide a trabajadores, tal como sucedió en el proceso de licitación de trabajadores de jardines del 2016, que resultó un duro golpe a la organización al sindicato interempresa de aseo y jardines de la USACH, porque se despidió a todos los jardineros, y apenas una docena de ellos fueron recontratados por la otra empresa ganadora de la licitación.

Últimamente ha habido denuncias por hostigamiento de parte de supervisores hacia trabajadores subcontratados, quienes son atomizados para que no puedan organizarse y defenderse, razón por la cual muchos de ellos confían en que serían los mismos estudiantes sus principales aliados para resolver sus problemáticas.

La universidad es consciente de la precariedad de sus condiciones de trabajo, tal como lo ha revelado la Fundación Sol e investigaciones de los propios estudiantes, sin embargo la única solución que ofrece es una “mesa de trabajo” que no resuelve las condiciones bajo las cuales están sometidos y con la cual la rectoría espera limpiar su imagen en pos de la supuesta “responsabilidad” social, pero en donde persisten los tratos humillantes, la falta de espacios donde sean escuchados y considerados parte, sin ir más lejos, trabajadores que llevan 30 años en la universidad jubilarán con una miseria ¿Esta es la responsabilidad solidaria en la que se escuda la rectoría?

Por esto es importante que sean considerados como parte del estamento de funcionarios, en donde se les conceda los derechos como cualquier otro trabajador de la universidad. La USACH debe transformarse, democratizarse y como institución educativa y pública comprometerse con la nivelación de estudios para quienes no cumplan con los requisitos del estatuto administrativo. ¡Ya no más excusas para sostener el trabajo precario!






Temas relacionados

Educación en crisis   /   Educación pública   /   Debate Educacional   /   USACH   /   Ministerio de Educación   /   Estatutos   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO