Juventud

Universidad de Santiago: ¡por nuestra salud mental, no más agobio académico ni autoritarismo de Zolezzi!

Desde el jueves 8 de julio del presente año, la Universidad de Santiago de Chile está atravesando un paro estudiantil. Esto sucede a raíz del desgaste provocado por la pandemia y crisis social puesta sobre los estudiantes y sus familias que se suma a la carga académica.

Vencer Usach

Universidad de Santiago de Chile

Viernes 16 de julio | 13:58

Durante una jornada reflexiva, que se realizó por cada carrera de la universidad, el día miércoles 9 de junio, salió a la luz la problemática que como estudiantes de la universidad estamos viviendo, con agobio académico y presión en la universidad en este contexto de crisis sanitaria. En estas jornadas reflexivas se evidenciaron varios vacíos del protocolo de docencia, que fue establecido por la universidad tras el paro realizado el año 2020, debido a estar atravesando también por este problema.

Frente a esta situación, se realizó nuevamente un petitorio estudiantil que tiene varios puntos: se reprochan los incumplimientos del protocolo ya existente acordado en 2020, se hacen correcciones a este mismo para dar solución a sus vacíos, reporta los problemas de la plataforma “Usach te apoya”, se pide que les docentes estén en pleno conocimiento de los protocolos para su correcto cumplimiento y se pide una mesa fiscalizadora para su regulación, además hay un apartado relacionado a la salud mental del estudiantado donde se hacen peticiones para un mejoramiento colectivo dentro de este marco de dificultad mayor en pandemia.

Junto con estas demandas, se suma una sección realizada por la Vocalía de género y sexualidades (Vogesex), quienes se pronuncian por la insuficiencia del protocolo actual de prevención, sanción y reparacion frente al acoso sexual, violencia de genero y otras conductad discriminatorias que fue una pelea dada desde la toma feminista del año 2018; sumado a la negligencia de los canales institucionales es que Vogesex presenta sus demandas. Evidenciando situaciones en que el protocolo actual no es efectivo para resolver las denuncias relacionadas a abuso y acoso sexual, y mantiene un mecanismo donde son las autoridades y fiscalía quienes toman los casos, llevando a instancias de revistimización de denunciantes.

El petitorio fue presentado a las autoridades durante la última semana del mes de junio, dando lugar a 3 mesas de negociaciones: De docencia, de salud mental y la de género y sexualidad, donde participarían representantes de la Feusach y la Vogesex, a su vez que la rectoría de Zolezzi y sus representantes. Sin embargo la respuesta de rectoría fue negativa, indicando que la presentación del petitorio fue “de manera irrespetuosa por interrumpir el receso excepcional”, menospreciando las demandas del estudiantado que se han exigido desde el año pasado. Es por esta razón que a partir del día miércoles 7 de julio comenzó la paralización total de las actividades académicas de manera indefinida.

¡No más agobio académico! ¡Cogobierno triestamental para que todes podamos decidir en la universidad!

En las jornadas de negociación, se ha logrado avanzar en la mayoría de los puntos del petitorio, una muestra de la fuerza que tenemos cuando nos movilizamos por nuestras demandas. Sin embargo, varios puntos han sido negados o modificados por las autoridades, sin entregar una respuesta satisfactoria para les estudiantes y la comunidad educativa además de presionar la respuesta de Feusach a un tiempo límite con la amenaza de negar los puntos ya aceptados en las negociaciones de no cumplir el plazo e independientemente de que a prontas de finalizar la negociaciones hayan nuevas asambleas abriendo discusiones en las bases respecto al nuevo petitorio y la respuesta de la institución.

Junto a las demandas urgentes que allí expresamos, hay problemáticas más profundas que debemos resolver. El problema de salud mental, algo tan frecuente que debatimos las y los universitarios en distintos establecimientos, tiene directa relación con la imposibilidad de afrontar la carga y exigencias académicas con las demás problemáticas de nuestras vidas. Durante la pandemia, esto se ha agudizado, pues miles de estudiantes nos hemos enfrentado a nuevos problemas, como tener a nuestras familias cesantes, enfermos, estar cuidando a nuestros hijos o hermanos, etc.

Sin embargo, si pensamos que en realidad somos estudiantes, es decir, una de las partes de un proceso educativo que tiene como propósito que adquiramos herramientas, conocimientos, habilidades y experiencias para ciertas áreas; entonces, lo lógico, sería que en momentos donde las condiciones cambian, también cambien las condiciones en que desarrolla el aprendizaje. Pero no es eso lo que ha ocurrido. En la Usach fue necesario un paro el año pasado y, otro, este, para tener mínimas garantías, cuando en realidad deberíamos ser el conjunto de la comunidad educativa, es decir, profesores, estudiantes y funcionarios, de forma democrática quienes tomemos todas y cada una de las decisiones de la universidad.

No es solo una institución quien tomas las decisiones por sobre nosotres. Es un rector, como Zolezzi, que hace más de 15 años ostenta ese cargo con un sueldo millonario, manteniendo el subcontrato y escondiendo bajo la alfombra violencia machista. Es por eso que desde Vencer, creemos que la movilización actual y la conquista de nuestras demandas en este paro, debe ser una experiencia que nos fortalezca para pelear por acabar de raíz con estas problemáticas. Por democratizar efectivamente la universidad, mediante un Cogobierno Triestamental que tome las decisiones, y la elección universal de las autoridades, es decir, donde cada miembro de la comunidad tenga un voto que valga lo mismo. Así como por una educación 100% gratuita y financiada integralmente por el estado, que sea laica y no sexista, sin subcontrato y con paso a planta de todos los trabajadores.

La Feusach debe convocar a asambleas estudiantiles de base y democráticas en cada carrera, donde discutamos estas perspectivas, y nuestras demandas para de conjunto acabar con una educación de mercado y neoliberal en la que somos meros números. Si impulsamos nuestra organización podemos ser fuertes para conquistarlas. Por esa razón, nosotrxs somos parte de impulsar una comisión estudiantil, llamada Organización de Autoconvocades Usach, con el objetivo de organizarnos por nuestras demandas estudiantiles, como por la libertad de lxs presxs políticxs. Te invitamos a impulsar asambleas en tu carrera y a sumarte también a este espacio.






Temas relacionados

USACH   /   Cogobierno   /   Salud mental   /   Educación   /   Universidad   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO