Mundo Obrero Chile

PARO NACIONAL DOCENTE

Violencia laboral y no estudiantil, causa del malestar docente

Según la OCDE, el 96% del profesorado en Chile se lleva bien con sus estudiantes, en contraste con los discursos de Piñera, Cubillos o Alessandri. Es que la real violencia no son sus estudiantes, sino el sistema educativo y las condiciones para trabajar dignamente ¿Acaso la derecha desvía el foco del problema?

Raúl Gómez

Trabajador Atención Primaria de Salud

Lunes 24 de junio

Con la intención de parecer protectores de la integridad de docentes, el trío Piñera-Alessandri-Cubillos ha tomado como clave de su política la violencia que hay en la comunidad educativa. Pero su foco y estigmatización es para con las y los estudiantes. Sin embargo ¿son ellos los principales causantes de la violencia que viven los profesores?

En la Encuesta Internacional sobre la Enseñanza y Aprendizaje de la OCDE (TALIS) -que consideró una muestra representativa de 1.971 profesores de 7° y 8° básico y 170 directores de colegios públicos y privados– mostró el sorprendente resultado de que el 96% de los docentes está de acuerdo con la afirmación de que se llevan bien con los estudiantes [1].

Hoy en día según las pocas investigaciones en salud laboral del cuerpo docente, la "infelicidad" se expresa en forma de deterioro de su salud mental y física como lo son: Disfonía Ocupacional, Estrés (Burn Out), Colon Irritable - muy relacionado a la salud mental-, Hipertensión Arterial, Várices, Depresión, entre otras (ver tabla) [2].

Estas patologías han significado que del total de enfermedades profesionales (EP) de la población chilena (según la superintendencia de Seguridad Social) la actividad de profesores esté entre las 5 que más licencias implican por EP: 9.5%, es decir, de cada 10 licencias médicas, al menos una será de un o una profesora.

Más aún, en una actividad tan feminizada como es la de la docencia, la carga de género es rotunda, ya que según la SUSESO, 8 de cada 10 docentes que están con licencia son mujeres [3].

Pero ¿de dónde tanta enfermedad?

Las conclusiones de un estudio del 2011 [4] convergen en que las principales cusas del malestar docente derivan de la explotación, la opresión ideológica y la desprofesionalización. En primer lugar son la inestabilidad laboral, los contratos flexibles y la alta carga horaria que implican arduas jornadas de trabajo con cumplimiento de labores por fuera del establecimiento, en sus hogares, donde además la gran cantidad de profesoras debe llegar a atender sus tareas domésticas.

Junto a esto existe agobio ante las opiniones y comentarios hacia directivos o en los contenidos que las y los docentes quieren impartir. Y por último, la desprofesionalización, porque la estandarización de la enseñanza permite que cualquiera persona, ni siquiera siendo necesaria una formación como profesor, pueda enseñar en el colegio.

Todo esto se enmarca en la educación impuesta desde la dictadura militar que le quitó al profesorado la calidad de trabajadores del estado, los municipalizó e inserto un sistema de educación subvencionado y privatizado bajo las banderas de la eficiencia y la efectividad. Nada de eso logrado hasta ahora.

Es interesante observar que, a pesar de que se considera el trabajo altamente exigente por las características de los alumnos, lo que más pesa en la percepción de exigencia son las condiciones en que se realiza el proceso educativo: excesivo número de alumnos por aula; falta de cooperación por parte de padres y tutores; ausencia de apoyo pedagógico de especialistas en la escuela [2].

El gobierno desvía los problemas y criminaliza estudiantes

Sin embargo, el gobierno de Piñera vira el foco del asunto y culpabiliza al estudiantado de la violencia en liceos mediante la aplicaión de la Ley Aula Segura, y ha recrudecido el control y vigilancia de las y los estudiantes secundarios, con focalización en el Instituto Nacional. Así como las arremetidas contra los universitarios en el Ex Pedagógico e, incluso, se ha visto cómo docentes resultan violentados por Fuerzas Especiales de Carabineros en las marchas de la semana pasada en el norte y Santiago.

Para concluir, nos quedamos con las palabras de la profesora María Isabel Martínez, militante del PTR, de la Agrupación Nuestra Clase y dirigenta del comunal Lo Espejo "es imprescindible la unidad con todo el mundo educativo, estudiantes secundarios, universitarios y docentes; así como los demás sectores de trabajadores, como los mineros de Chuquicamata; puesto que la única manera de recuperar la Educación Pública y de calidad es con la conquista de nuestras demandas como lo son los puntos del petitorio referido al Agobio Laboral, Estabilidad Laboral, Carrera Profesional Docente, entre otras" y agrega "como agrupación Nuestra Clase también impulsamos la vuelta de los colegios al Estado, Cogobierno Triestamental y Educación Gratuita y de Calidad...sólo así y no en pugna con el estudiantado podremos conseguir que la Educación sea un derecho ejercido con calidad y no mediada por las concepciones neoliberales de la misma como es la estandarización, la subvención y la privatización".

[1] https://www.emol.com/noticias/Nacional/2019/06/20/952002/Estudio-OCDE-El-96-de-los-profesores-en-Chile-afirma-que-se-lleva-bien-con-los-estudiantes.html

[2] Condiciones de Trabajo y Salud Docente: Estudios de casos en Argentina, Chile, Ecuador, México, Perú y Uruguay. UNESCO, 2005.

[3] Análisis a las licencias médicas. Sectores que concentran mayor emisión de licencias médicas. SUSESO 2017

[4] El Neoliberalismo y Bienestar Docente: Un Estudio Comparado de las Condiciones Laborales Docentes en el Sistema Escolar Municipal y Particular Subvencionado. Ami Terachi, SIT Study Abroad, 2012.






Temas relacionados

Explotación laboral   /   Violencia laboral   /   derechos laborales   /   Mundo Obrero Chile   /   Nuestra Clase   /   Colegio de Profesores de Chile   /   Paro docente   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO