www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario
21 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

DESPIDOS
¡Enfrentemos los despidos y la reforma laboral de Piñera!
William Muñoz | Trabajador Industrial

Despidos y rebaja de la indemnización por años de servicio. Frente a este escenario, hay que fortalecer la coordinación y preparar el 8 de marzo y el 11 e abril como jornadas de paro nacional efectivo.

Link: https://www.laizquierdadiario.cl/Enfrentemos-los-despidos-y-la-reforma-laboral-de-Pinera

Nuevamente los despidos son un tema en Komatsu, la multinacional japonesa sigue golpeando el sustento de las familias trabajadoras sin tener necesidad y en un contexto de aumento de sus millonarias ganancias. Esta vez fueron 2 jóvenes de un taller abierto hace poco más de un año en Santiago, la empresa busca producir más pero bajando los costos de mano de obra y sobreexplotando a los trabajadores que aún mantienen sus puestos.

Frente a esto el sindicato de trabajadores de Komatsu Remann Center Chile S.A hemos votado impulsar una campaña contra los despidos y la reforma laboral del Gobierno que justamente busca abaratar los despidos para los empresarios reduciendo la indemnización por años de servicio.

Además demandamos incumplimiento y poca transparencia a la hora del pago de los bonos de renta variable donde la empresa oculta información relativa a esta y hace cambios en las tablas de valores de los bonos de forma unilateral, desconociendo el acuerdo alcanzado con el sindicato sobre no cambiar ni valores ni cantidad de horas por trabajo sin tratar el tema junto al sindicato. Los multimillonarios japoneses y sus gerentes en Chile buscan aumentar sus estratosféricas ganancias despidiendo y engañando a los trabajadores

Esto se da en el marco nacional de despidos masivos, cierres de empresas y plantas productivas completas, mientras el gobierno quiere pasar grandes ataques contra las y los trabajadores: reforma laboral antisindical, el estatuto laboral juvenil, la reforma a las AFP y ahora la reducción de la indemnización por años de servicio, favoreciendo un clima de despidos y ataques a los trabajadores.

Medidas anti-obreras que buscan reducir los casi nulos derechos que la legislación chilena le reconoce a los trabajadores. Bajo el discurso de la modernización de las relaciones laborales lo que oculta el gobierno es la precarización laboral poniendo en manos de los empresarios (el supuesto mutuo acuerdo) tanto el pacto de la jornada laboral que podría sobrepasar las 12 horas diarias, como también la indemnización a la hora de ser despedido.

Además buscan perpetuar la injerencia del mercado y los capitales nacionales y extranjeros en nuestros ahorros para la vejez. Toda la vida de millones de trabajadores, jóvenes adultos y ancianos puestas en función de las ganancias de unos pocos

¿Qué dice la CUT?

Durante el año pasado, las principales centrales sindicales permanecieron prácticamente en silencio frente a los miles de despidos en diferentes sectores, como en Maersk, con más de 2000 trabajadores en la calle, en IANSA Linares, en Pastas Suazo. Se contabilizan incluso más de 20 mil a nivel nacional sólo el año pasado. Pero la CUT recién luego de meses de despidos y cierres de fábricas la CUT hace un llamado a paro nacional “activo“ para el 8 de noviembre del año pasado, pero no lo prepara, no lo organiza y no se ejecuta: el país siguió funcionando como siempre.

Esta estrategia de la respuesta tardía y de los paros como gestos o hitos no es una respuesta seria a lo que la misma CUT llama “una crisis de empleabilidad en Chile” y mucho menos para frenar la reforma del gobierno de la derecha y los empresarios

Hoy la CUT, en una declaración titulada "Pronunciamiento CUT ante derecho a indemnización", hace un llamado a levantar Coordinadoras locales para enfrentar la reducción de la indemnización por años de servicio. Hay que tomar este llamado, ampliar la coordinación en torno a sectores en lucha que se propongan o enfrentar despidos o se encuentren en huelga y para preparar el 8 de marzo y el paro convocado por la CUT para el 11 de abril.

La clave es que estas jornadas sean paros realmente efectivos, a diferencia del 8 de noviembre del año pasado, donde se paralice la producción y donde llenemos las calles, por las demandas de la mujer trabajadora y también contra los despidos.

La coordinación tiene que ser para luchar y para enfrentar al gobierno y a los empresarios. Y la principal fortaleza de esta lucha será la unidad de las filas obreras y ninguna confianza en la ex Nueva Mayoría ni menos en la derecha.

En eso diferimos profundamente de la direcciones de la CUT. Ellos hacen el llamado a trabajar en una “verdadera agenda laboral” con el gobierno. Pero sabemos de antemano cuál es esa agenda. Son los ataques que han anunciado. Es porque este es un gobierno de representantes de empresarios. La única agenda válida la impondrá la movilización de los trabajadores en miras del 8 de marzo y del 11 de abril.

A su vez, la CUT pretende levantar un comité con las bancadas de oposición “en defensa de los derechos de los trabajadores”, según sus propias palabras. Es de esperarse, porque sus principales dirigentes son del Partido Comunista y del PS, miembros de la ex Nueva Mayoría.

Pero con los partidos de la vieja Concertación no llegaremos a nada. Al menos nada favorable para las y los trabajadores. Ellos son los responsables de mantener la herencia de la dictadura, del subcontrato, del trabajo precario y de esta legislación anti obrera. ¡No confiamos en la ex Concertación ni en sus partidos empresariales! Ellos son responsables de la reforma laboral de Bachelet que impulsaron para debilitar la fuerza de los sindicatos.

¿Cómo responder a los despidos y a la reforma laboral?

Frente a este escenario, las y los trabajadores tenemos que desarrollar un camino de independencia política, que se proponga enfrentar al gobierno y empresarios, sin confiar en la Nueva Mayoría y sin aliarnos con ellos.

Tomamos el ejemplo del Ferrocarril Antofagasta Bolivia, donde los trabajadores y sus familias decidieron resistir a una empresa del magnate Luksic, y lo hicieron durante meses, tomando en sus manos además las demandas de otros sectores como el movimiento de mujeres y su lucha por el derecho al aborto. Las chaquetas naranjas del Ferrocarril se hicieron reconocidas en Antofagasta por resistir a los despidos y a la prepotencia empresarial.

Para hacerle frente a los despidos que vienen ocurriendo, como nos pasó en Komatsu, como se amenaza en Correos de Chile, como está pasando en la estatal ENAP, en Anglo American Los Bronces, como ocurrieron a lo largo de todo el año, y que el gobierno quiere profundizar con la reducción de la indemnización por años de servicio, es que queremos levantar una coordinación contra los despidos. Una coordinación que fortalezca las movilizaciones del 8 de marzo y del 11 de abril.

Queremos aportar a esta coordinación y discusión la necesidad de pelear por una ley de prohibición de los despidos, que permita fortalecer la posición de las y los trabajadores frente a la prepotencia empresarial, la necesidad de base resolutivas enmarcadas en un plan de lucha ascendente contra los despidos y el reparto de las horas de trabajo sin rebaja de sueldo para que nadie quede sin trabajo y todos puedan trabajar.

Para debatir abiertamente sobre todo esto, queremos invitar a los sindicatos, trabajadores de base, delegados, especialmente de la Zona Norte de Santiago, a la Constramet, a una reunión de coordinación para este jueves 21 de febrero a las 18.30 hrs en la sede la Constramet Zonal Norte, dirección Luis Zegers #423, Quilicura.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá