Política Chile

Opinión

"No miren arriba" y su relación con Chile: entre zonas de sacrificio y desastres naturales

Tiempo estimado 3:56 min


La exitosa película en Netflix da cuenta de una catástrofe mundial cuyo epicentro serían las costas de nuestro país. Y es que la realidad no deja de serlo con las catástrofes naturales y el saqueo de los recursos naturales en un país con el puesto top 5 de multimillonarios de América Latina, Andrónico Luksic.

Teresa Melipal

Santiago de Chile

Jueves 30 de diciembre de 2021 | Edición del día

"No miren arriba" (Don’t look up) se ha convertido en la película del "fin de año" en Netflix, particularmente por su conexión con Chile, lugar donde sería el epicentro de una catástrofe mundial.

Se trata de una película ficción, que con mucha sátira y humor negro pone en cuestión de cómo una gran potencia imperialista como Estados Unidos salva a los ricos y poderosos de la destrucción del planeta en desmedro de la población mundial. Una trama que no deja de ser ficción, más aún cuando se trata de Chile en materia medioambiental y sus catástrofes naturales.

Catástrofes naturales y saqueo empresarial

Chile se ubica en el puesto 27 entre 180 países de la última edición del Reporte Mundial de Riesgo por Desastres Naturales, siendo catalogado como uno de los más peligrosos del planeta. Según el Informe de Estado de Medioambiente del 2021, los grandes eventos de la última década (2009-2019) dan cuenta de terremotos, erupciones, incendios, inundaciones y remoción de masa. El terremoto y tsunami del 27 de febrero del año 2010 fue el evento fatal con un sismo de magnitud 8,8° Richter, con una duración de casi 3 minutos, tuvo epicentro a 59,4 kilómetros de profundidad en el mar y devastó seis regiones del centro del país, causando, según informaron algunos medios, 525 muertos, 25 desaparecidos y 800.000 damnificados.

Pero, una catástrofe natural tiene consecuencias sociales y responsabilidades políticas. ¿Por qué? Se trata de un sistema que pone por delante los intereses de los grandes empresarios en desmedro de la población. Durante el terremoto del 2010 las casas de material ligero fueron las primeras en desmoronarse y las últimas en reconstruirse, mientras que el Estado sorteó la calidad de vida de miles de familias mediante el trabajo voluntario sin tocar las ganancias a los empresarios.

Las zonas de sacrificio comienzan a aumentar. Estas zonas a diferencia de las "catástrofes naturales" son propiciadas por empresas que dañan la calidad de vida los habitantes del lugar. Uno de los ejemplos más emblemáticos es la lucha de la comunidad de Quintero, quienes entre la contaminación de las industrias de la bahía de la costa central del país recientemente le doblaron la mano a Enap con una indemnización a los pescadores artesanales producto del derrame de 200 mil litros de petróleo en la costa. Otro ejemplo es Mejillones, región de Antofagasta, puerto atravesado por la producción de la mega minería debido al transporte que cruza de la ciudad hasta el puerto y donde una de las principales empresas responsables dela contaminación a la población es el ferrocarril (FCAB) de la familia Luksic, una de las cinco familias multimillonarias de Latinoamérica según Bloomberg.

Capitalismo o barbarie

Volviendo a la trama de "No miren arriba" (Don’t look up) queda entre dicho que es necesario cambiar las prioridades. Los grandes empresarios no deben decidir sobre nuestras vidas, hay que terminar con el saqueo empresarial. Para esto, es fundamental poner en el tapete el problema del control, gestión y nacionalización de los recursos naturales, donde trabajadores y comunidades puedan decidir. Reconvertir la industria de acuerdo a las necesidades sociales y ambientales, y no hacia las ganancias de unos pocos. También sobre la ciencia: comisiones independientes y el financiamiento a la investigación junto con la nacionalización de la banca y el monopolio estatal del comercio exterior.





Temas relacionados

ecología y ambiente   /    Zonas de sacrificio   /    Política Chile

Comentarios

DEJAR COMENTARIO